martes, 11 de diciembre de 2012

De los Andes a los Llanos en un viaje


Para nadie es un secreto la diversidad que nuestro país tiene en cuanto a “Pisos climáticos” con lo que ello conlleva. En esta oportunidad haremos referencia a un programa cuyas particularidades lo convierten en una excelente elección para todos los amantes de la naturaleza ya que el mismo se desarrolla en ambientes que van desde el Páramo Andino hasta los Llanos o  viceversa, dependiendo principalmente de los requerimientos y gustos del interesado. La “Travesía Gavidia-Santa María de Canaguá”, ubicada dentro de lo que se conoce como la “Red de Turismo Rural Comunitario” del Programa “Andes Tropicales”.


De todas formas a nuestros efectos, y aunque los promotores de la ruta (Andes Tropicales) la recomienden en sentido ascendente, es decir comenzando desde el caserío de Santa María de Canaguá a 660 metros sobre el nivel del mar y finalizando en la población de “Gavidia” a 3.350 metros. mi experiencia personal después de haber hecho la ruta durante varios años y con personas de todas las edades y capacidad física, incluyendo grupos de más de 45 personas,  me dice que en bajada este recorrido es menos exigente desde el punto de vista físico. Tomando en cuenta esto, nuestro recorrido comenzará desviándonos de la “Carretera Nacional” Barinas-Mérida donde, desde la población de Mucuchies, justo detrás del “Hotel Castillo San Ignacio” en la “estatua de la  virgen” tomaremos en dirección hacia “Gavidia” y aunque la carretera es casi inconfundible, “preguntando se llega a Roma”,  por cierto, antes de adentrarnos hacia la “Sierra Nevada”, tenemos que tomar la previsiones de apertrecharnos bien con todo lo que nos haga falta… alimentos, medicinas y GASOLINA. Una de las opciones, si no deseamos dormir en el pueblito de Gavidia, o no hemos encontrado cupo en sus pequeñas posadas, es el de pernoctar en Mucuchies en donde abundan los buenos hoteles y posadas. Es importante destacar que en Diciembre, además de ser una excelente fecha para realizar este recorrido, en la población de Mucuchies, aparte de las tradicionales fiestas navideñas el 24 y 25 de la víspera, el 27 se celebra la fiesta de Santa Cecilia, el 28 la de Santa Lucía y el 30 la fiesta de la virgen de Guadalupe y si esto le ha parecido poco, lo puede empatar con el “Año Nuevo”.

 
Retomando nuestro recorrido,  en una media hora, llegaremos, atravesando un hermoso “cañón” rocoso formado por la “quebrada Gavidia” a este pequeño poblado de aproximadamente 50 casas, donde, desde la posada de “Michicabá”  aún podremos subir con un vehículo 4x4 hasta el “Alto de Micarache” a 3.640 metros,  donde solo las mulas y el caminante pueden osar  irrumpir la quietud del páramo y continuar el camino hacia los lejanos llanos, por cierto, ya que lo menciono, si no somos diestros caminantes o tenemos niños en el grupo, así como carga que no estamos dispuestos a llevar en nuestras espaldas, recomiendo utilizar algunas mulas para intercalar a lo largo del recorrido. Esto hay que arreglarlo con anterioridad al viaje. Desde aquí hay algunos paseos interesantes que vale tener en cuenta y podemos consultar con los mismos “Baquianos”, yo me atrevo a recomendar visitar las lagunas de “La Canoa” y “El Montón”.

Como primera etapa del recorrido, después de pasar “Quita Sol” y el “Valle del loco”, se llega al sector de “Los Morritos” este puede ser un buen lugar de acampada. La presencia de una pequeña casa campesina (en estado de semi-abandono), la cercanía de la quebrada y el excelente paisaje le dan al lugar un toque muy particular. Desde aquí, viene uno de las etapas más exigentes del trayecto: Los Morritos-Carrizal. Hay que comenzar temprano para poder tomarnos el tiempo necesario y tener así la posibilidad de disfrutar el trayecto, especialmente en los puentes colgantes que tendremos que cruzar. Este recorrido nos llevará aproximadamente 6 horas… dependiendo de la velocidad que le imprimamos al “paso”.  Nos encontraremos con la primera subida fuerte entre la quebrada y “El Castillo”. Al llegar a Carrizal (1.500 metros), Mario y Flor nos atenderán exquisitamente con su familia en su humilde pero impecable posada con una comida exquisita y la posibilidad de bañarnos en las aguas cristalinas del río Canaguá. Como detalle importante es bueno saber que desde la posada hay comunicación telefónica.

 
Al día siguiente, después de un desayuno criollo, podemos comenzar una nueva jornada con el trayecto: Carrizal-San José, uno de los más hermosos, tal vez por ser el más poblado. Pasaremos el caserío de “Santa Gertrudis” donde, en épocas de “caña”, nos podremos tomar un buen jugo. Aquí dejaremos el Estado Mérida y entraremos a Barinas, una segunda “buena subida” nos lleva al “Cienago” y después de un pequeño y último esfuerzo, llegaremos a “San José”, lugar ubicado estratégicamente en lo alto de una loma a 1330 metros, Enoe y su esposa Rafaela nos recibirán, con toda su amabilidad y numerosa familia, amenizando nuestra estancia con unas agradables coplas llaneras al compás del cuatro y el violín y tal vez si estamos en temporada podremos hasta preparar un poco de papelón para endulzar el aromático café de la zona. Si le gusta dormir en “Hamaca”… este es el lugar. ¡En la loma hay señal celular!

Un último día de camino nos separa del llano, tal vez el más fácil, sin embargo es siempre recomendable comenzar temprano, especialmente si nos queremos desviar hacia la capilla de “La Loma” donde una iglesia construida por “el maestro” Juan Félix Sánchez es el centro de la actividad católica del sector. Este cruce hay que identificarlo bien con la ayuda de los habitantes del sector o los baquianos que nos acompañan. Si el tiempo nos rinde, después del mediodía estaremos llegando a “Santa María”, objetivo de nuestro viaje. Richard nos estará esperando y si con antelación le solicitamos comida y posada, una vez más disfrutaremos de la cálida hospitalidad del venezolano del campo.

Para mayor información pueden contactarme a través de: alfa@eldish.net o www.alfredoautiero.com

No hay comentarios: