domingo, 6 de octubre de 2013


A partir del 9 de octubre, Nepal nos recibe con su magia y sus montañas, esta oportunidad es especial por la particularidad de ser un equipo compuesto en su gran mayoría por montañistas merideños, liderados por Arístides Moreno, el grupo también está conformado por  Daniel Moreno, Yovanny Gil, Juan Ygnacio Gil, Wilmer Rodriguez, todos ellos de Mérida, de Caracas Daniel Mora Sotomayor y por Ecuador, Rafael Cáceres, Agradeciéndoles a todos ellos de antemano, el privilegio de poderles acompañar en la parte organizativa de esta expedición, la cual les invitamos a seguir a través de este “Blog” y del ubicador satelital SPOT que amablemente me ha facilitado mi gran amigo, el Sr. Guillermo Garróz Bermudez, esto a través del “link”: 

Los mantendremos informados a Través de comentarios, anécdotas y hermosas fotos de los lugares que vayamos visitando y naturalmente informándoles los logros de esta expedición.

Esperamos que nos acompañen con sus comentarios y buenos deseos para que estas cumbres sean de todos.


De los Andes al Himalaya
Lobuche East – Inja Tse

El inevitable trasnocho hacia pesado los pasos en los pasillos del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, suele suceder siempre la noche antes de salir de expedición, especialmente cuando las expectativas llenan la mente. A pesar de todo, una rebosante alegría llenaba los rostros de cada uno de los 8 integrantes del grupo. La puerta 23 ya se encontraba abarrotada de gente que, hechizada bajo el aroma del chocolate y el café de los negocios cercanos, aguardaban el momento del abordaje al margen del tiempo que pasaba en la sala de espera,
Una vez ubicados todos en nuestros respectivos asientos el vuelo inició su larga travesía hacia nuestro destino final, no sin antes detenernos en las 2 escalas casi obligatorias para llegar al al “otro lado del mundo”… Frankfurt y Delhi. Una docena de pesadas maletas nos acompañaban en este viaje, algunas de ellas llenas de exquisiteces que arrancaban gustosos sabores de nuestra tierra. Harina “PAN”, café criollo, algunos quesos y hasta bien enlatadas botellas de esxquisito rón son parte importante de este equipaje que será un elemento fundamental en el logro de las metas que nos hemos propuesto en el Himalaya.
Después de casi 10 horas de vuelo, Frankfurt no dejó de ser un punto para estirar las piernas después de la larga escala, en el que un moderno aeropuerto nos permitiría pasar hacia otro mundo misterioso al Oriente del globo terráqueo. Tres horas de escala que pasaron casi desapercibidas, nos encontraron caminando por los congestionados pasillos del aeropuerto para abordar nuestro siguiente vuelo hacia la capital de la India… Delhi. En el avión ya se podía percibir ese misterioso aire que escondido entre barbas, turbantes y saris nos indicaba sin lugar a dudas que no nos habíamos equivocado de vuelo. En el avión, una película tras otra iban colmando las horas sin detenerse a pensar quienes eran los ocupantes de ese vuelo hacia tierras lejanas. Comida, licores, y la atención de aeromozas de un perfecto estilo europeo intentaban hacer pasar las horas mñas confortablemente, sin embargo, para nosotros ya las horas habían pasado  a tener una nueva dimensión. Hoy era ayer, o tal vez mañana sería hoy… esa extraña sensación que atraviesa lo “ridículo”, llenaba nuestro cansado cuerpo, que bajo el entumecedor sopor del cansancio nos encontraba atravesando los largos pasillos del aeropuerto Indira Ghandi en Delhi. El misterio de la India, siempre te acompaña al entrar a este populoso país, para nosotros los misterios estaban acompañados de 2 cosas fundamentales, que haríamos con nuestro equipaje, que a pesar de estar “chequeado” hasta Kathmandú, debería cambiar de “manos” a través de una nueva operadora aérea, y además de esto, Rafael Cáceres “Chapico”, el integrante número 8 del equipo, al no conseguir en su país el visado de la India, debería permanecer en el aeropuerto por más de medio día, “entendiéndose” con una cultura tan divergente como la de la India.


Finalmente algo de “descanso”, una buena ducha de agua tibia, buena comida y una CAMA, fueron el regalo que nos deparó esta parada en Delhi… una efímera estancia caracterizada por la constante lluvia que desde la madrugada bañaba las caóticas calles de la ciudad, sin embargo esto no varió en nada nuestro compromiso de encontrarnos con nuestra realidad, teníamos que continuar el viaje hacia Nepal y tomar el vuelo que nos habría de trasladar hasta Kathmandú, no sin antes superar todas las “triquiñuelas” para entrar al aeropuerto que sirve a esta de Delhi y tomar nuestro siguiente vuelo. Primero la policía, que difícil hacerle entender a uno de estos individuos que hoy día los boletos electrónicos se manejan a través de una computadora. Bueno, a fin de cuentas para un venezolano NADA ES DIFÍCIL, o mejor dicho “imposible”. Si esto fue difícil, imagínense lo complicado de que una aerolínea pueda entender como nos presentábamos a su “counter” sin equipaje y hacerles entender que nuestro equipaje se los “debiera” haber entregado Lufthansa para así completar su destino en Nepal, bueno “que importa”, a fin de cuentas aquí lo único que funciona es el tema del “Karma”, así que a esperar que este tema se resuelva de la manera más afortunada (Karmática) para nosotros, por ahora, sentado en mi habitación del “Kathmandú Guest House”, tres maletas se encuentran en el “limbo” aeroportuario del mundo asiático. Sin embargo, henos aquí, después de innumerables horas de viaje, de tantas ilususiones, sueños y esfuerzos en Kathmandú, lugar multifacético en el que todos hemos soñado alguna vez y para los que, enamorados de las montañas, siempre hemos tenido en nuestros corazones hurgar sus intrincadas calles y saborear sus exóticos rincones en busca del “Nirvana” que todos llevamos dentro.

Entre compras y visitas, entre ellas “algunas” al aeropuerto (en la búsqueda de las maletas perdidas), han pasado dos días, hoy en esta madrugada del día 14, escuchando la música de mi Ipod y mezclado al mejor estilo de un DJ profesional, la lluvia llena el silencio y la oscuridad de esta noche en la que ya el cansancio normal antes de nuestra salida hacia la montaña, nos hace más taciturnos y la cama acaricia nuestros pensamientos y movimientos, como invitándonos a sumirnos en ese sopor placentero de los sueños, sin embargo hago este último esfuerzo para saludar a lo lejos este relato en el que vale destacar… La aparición de TODO nuestro equipaje, tal vez la visita al templo de “Swayambhunat” surtió efecto al encontrarnos y participar en una pequeña ceremonia con el “Tulku” Tashi Rimpoche, en el que algunas recomendaciones y buenos augurios (Apoyados por algunas llamadas telefónicas de Aristides) fueron la antesala de la aparición de las últimas dos maletas que se encontraban extraviadas.
Si, estamos listos. Si el clima lo permite, y las oraciones de los lamas surten el efecto esperado, mañana salimos en el vuelo hacia el pequeño aeropuerto de “Lukla” y finalmente nuestras botas besaran el suelo del Himalaya y los equipos, comprados con tanto esmero, podrán darle forma a este lejano sueño que para muchos de nuestro grupo finalmente está en los albores de convertirse en realidad.

Día 15 de Octubre del 2013 6:30 am… Una situación digna del mejor festival de teatro que cualquiera pudiera imaginar. Como sonido de fondo, se mezclaba la voz ensordecedora de cientos de personas nerviosas que no saben que está sucediendo en el recinto y los detectores de metal enloquecidos que no dejaban de pitar ante la marejada de personas que los atravesaban. Las palomas cruzaban el recinto volando a su libre albedrío acostumbradas a este caos “ordenado” que se repite día tras día sin que nadie haga algo para evitarlo… es parte de la “diversión”.
        9:36 am… Entramos en la fase de “espera”, la incertidumbre llena nuestras mentes que se agolpan alrededor del equipaje, en espera de que algo suceda. Nadie sabe hacia dónde va cada grupo, pero todos queremos ir a algún lado, sin embargo, el tiempo pasa. Dos alemanas juegan “cartas” a mis espaldas y a la izquierda un grupo de chinos se deleitan con uno de sus “extraños” juegos (naturalmente con “palitos”), rodeados por unos cuantos curiosos que tratan de indagar la mecánica del mismo. Llamadas telefónicas van y vienen en todo el recinto, las miradas van de un lado al otro tratando de buscar un rumbo… una señal.
10:07am Fase de espera… en todo el recinto, entre los pocos asientos que dispone el asinado espacio, duermen varios de los agotados pasajeros, no más de los que hacen otro tanto en el piso.
11:11am La incertidumbre comienza a despertar junto al anuncio casi indescifrable de los parlantes, anunciando la cancelación de todos los vuelos hacia “Phokara”, por suerte esta ciudad se encuentra en el lado opuesto al que vamos, sin embargo, la incertidumbre siempre trae dudas… confusión, y en esto, los venezolanos somos maestros. El aeropuerto comenzó a convertirse en una especie de colmena en la que todos se movían de un lado a otro. Nuestra decisión… “el helicóptero”, a pesar de que esto aumentaría considerablemente el monto presupuestado para este traslado. 
15:00 Después de algunas maniobras casi indescriptibles parte del equipo y la carga se encontraba volando hacia “Lukla” y minutos después los restantes integrantes estabamos en el vuelo 235 de “Tara Air” con el mismo destino para finalmente a las 4:00pm, a pesar de cualquier pronóstico, estábamos reunidos en “Lukla”… inicio de lo que para nosotros era la “esencia” de lo que veníamos a hacer: estar en contacto directo con estas montañas y con su cultura tan especial, que siempre ha atraído a millones de personas a sus senderos, cumbres y pueblos, cambiando sus vidas para siempre.


3:00 de la tarde del día 17 de octubre en el “Café de 8.8482”, ya estamos en “Namche Bazar”, 3.400m en nuestra ruta de aclimatación, ya las conversaciones giran alrededor de temas relacionados a montañas. Muchos “trekkers” y expedicionarios se han retirado de las montañas motivado a las nevadas intensas que han vestido de blanco el “Khumbu”.


Ayer 16 dormimos en “Mondjo”, un placentero lugar a la entrada del Parque Nacional “Sagarmatha”, donde aparte del aroma del té con leche, mantequilla y sal (Tsampa), se mezclaba con un intenso perfume de café criollo de la “Fundación Proyecto Alcatraz” y el profundo sabor del ron “1796” de Santa Teresa, transformaron la noche en una verdadera fiesta de venezolanos.

Hoy 17 la cosa ha cambiado, en Namche Bazar, a pesar del mal tiempo, nos encontramos llenos de alegría, las mismas que nos transmiten todas las elevadas montañas que nos rodean… “Kantega”, “Kongdhori”, “Thamo” incluyendo nuestro primer contacto visual con la “Diosa Madre de la Tierra”, Chomolugma… el Everest.

18/10/2913… Ver el Everest (Sagarmatha) es entrar un mundo donde la dimensión del cielo cambia de forma, color y contenido. Su luz llena de sueños la imaginación y es como colocar un hermoso collar en el cuello de la mujer amada, haciendo resaltar sus labios, brillar sus ojos y llenar de alegría su sonrisa.
La nieve, que fue un verdadero problema para la gente que se encontraba en las montañas, para nosotros ha mostrado un paisaje verdaderamente espectacular, donde el horizonte se viste de blanco dándole poco acostumbrado para estas fechas.


Después de subir entre pinares y la majestuosa vista hacia el cañón del río “Duth Khosi”, llegamos a la meseta en la que se levanta el templo budista de “Thyangboche”, en el que bajo la mirada celosa de 2 parejas de águilas y un primer contacto con un grupo de lamas que se encontraban en los aposentos del templo, el “Rimpoche” (Abad mayor del lugar) nos recibió con un sencillo pero emotivo acto en el que bajo sus bendiciones continuamos el camino hacia nuestro objetivo final del día… “Pangboche”.
Atravesar el bosque de rododendros que rodea el camino hacia “Pangboche” es despertar los recuerdos de tantos pasos recorridos por estas montañas, se trata de un lugar donde la paz llena el corazón del caminante, donde, entre el follaje aparecen como duendes los “dheer” (ciervos almizcleros) y detrás de cada roca las “Dakhinis”, deidades protectoras” te acompañan de la mano enseñándote el camino correcto. Ayer 17 de octubre se cumplieron 20 años de nuestro primer ascenso al “Ama Dablan” y los recuerdos de nuestra estancia en este lugar llenaron de nudos mi garganta, una nueva oportunidad de pisar este follaje me llena de alegría y permite revivir tantos hermosos momentos vividos.
Uno de los puentes que cruzaba el río “Duth Khosi” había caído al perder la base de sustento rocoso en uno de sus extremos, lo que nos obligó a bajar al río y atravesarlo por un puente provisional de madera construido al viejo estilo nepalés. Al pasar las “estúpas” y el “Ghat” de entrada al pueblo, las luces de las ventanas de las posadas nos indicaban nuestra llegada a “Pangboche”, y luego de los innumerables saludos a los antiguos amigos del sector, nuestro grupo se diluyó entre los asistentes del salón riendo entre comentarios y risas sobre lo acontecido durante esta enriquecedora jornada.
Lentamente el día le dio paso a la noche y el “Ama Dablam” (madre de gran corazón) tímidamente nos daba la bienvenida entre un suave manto de nubes.
Los mantras llenaron la estancia y convirtieron nuestro día de descanso en “Pangboche” en un momento muy especial. El “Lama Geshe” llevaba a cabo todo tipo de ceremoniales, arrojando arroz al aire y quemando en su incensario todo tipo de hierbas para que los Budhas nos acompañaran en nuestras escaladas y el buen retorno a nuestros hogares, insistiendo en la importancia que tenemos como seres humanos y la necesidad de comenzar con cambios internos para poder generar así cambios en nuestros entornos. Cerramos la ceremonia con el recitar algunos mantras para el bienestar de Venezuela y, con toda la espiritualidad del momento, comenzamos el regreso hacia la posada y sumirnos cada uno en sus propios pensamientos, que se generaron en las horas pasadas.
A partir del 20 de octubre la tónica cambió, los 4.000m se sentían a cada paso. Nuestra llegada a “Dingboche” nos mostraba en realidad la intensidad de la nevada de los últimos días. A los lados de nuestra posada las montañas se levantaban haciéndonos sentir inmensamente pequeños. El frío nos hacia reunirnos desde temprano en el comedor transformándolo en una pequeña Babel en la que personas provenientes de los más diversos lugares del planeta conversaban en diferentes idiomas temas relacionados al mismo tópico… las montañas.
Hoy 21, todo ha cambiado, estamos a 4.800m, inmersos en un mundo blanco en el que los caminos se inundaban con el deshielo formando un liquido achocolatado que nos obligaba a movernos de un lado a otro tratando de evitar humedecer el interior de las botas. Ahora en una de las “peores” posadas de “Lobuche” la alegría venezolana contagiaba todo el ambiente con música, café y risas que convierte este gélido y oscuro ambiente en algo muy llevadero y agradable.
Todo el mar de gente que hemos encontrado en el camino confluye en un solo lugar, en el que 5 posadas deben dar alojamiento y comida a un volumen incomprensible de personas venidas de los más diversos lugares del mundo.
Hoy 22 de octubre nos encontramos en el “Lodge” (posada) “Snow Land”, a 5.100m de altura compartiendo en el comedor con aproximadamente 160 persona… Un espectáculo variopinto en el que todos los colores de la “paleta” de un pintor se mezclan en la variada vestimenta de los presentes que sería suficiente para dotar a todos los montañistas venezolanos. Nuestro siguiente objetivo, remontar un promontorio rocoso llamado… “Kala Pathar”, para desde allí poder observar uno de los espectáculos más bellos del mundo, el momento en el que el sol da el último beso a la tierra, en el punto más alto del planeta… El Everest (Sagarmatha), el cual enrojece su rostro bajo la mirada atónita de todos los presentes, que nos apresuramos a tomar las últimas fotos bajo el gélido ambiente que ha quedado luego de la retirada del sol, a los 5.600m de este lugar.
Ya entrada la noche, encontramos en el descenso lo que lógicamente no puede faltar en un ambiente en el cual, la imprudencia de los visitantes es una variable que comúnmente se puede observar entre el volumen tal alto de visitantes. Una persona con las fuerzas colapsadas y una lesión en uno de los pies, tuvo la fortuna de encontrarse con nuestro grupo, que diligentemente lo traslado hasta la seguridad de la posada.

Como último día de nuestra aclimatación, hoy 23 de octubre hemos ido a visitar el “Campo Base del Everest”, en el que solo una expedición coreana se aprestaba a intentar en la vecina “Época Invernal” la ruta Sur Oeste de la montaña… ahora, a las 4:30 de la tarde, casi todo el grupo ha dejado la posada para encontrarse con el equipo que nos acompañará hasta el Campo Base del “Lobuche” la próxima montaña que el grupo intentará escalar… hasta dentro de aproximadamente 6 días no les podremos enviar noticias, la tecnología aún no ha alcanzado estos lugares en el que nos encontraremos sin embargo, si quieren ubicarnos, les tengo buenas noticias… el “SPOT” ha comenzado a funcionar, pueden seguirnos a través de: http://share.findmespot.com/shared/faces/viewspots.jsp?glId=0lGTgzyV9BQXQ5MH05hXIsaKVckxoLlJK


 Tratamos de alargar nuestra salida lo más que pudimos, a fin de cuentas el Campo Base del Lobuche estaba a tan solo 1 hora de camino. Ya avanzada la tarde, un gélido valle, resto de una antigua laguna glaciar, nos esperaba. La nieve realzaba el brillo amarillo de nuestras carpas y nos obligaba a resguardecernos en la carpa comedor en busca de condiciones un poco más confortables que nos permitieran discutir los planes de ascenso a esta montaña. “Gombu”, nuestro “climbing sherpa” llegó comenzando la noche y muchas de sus sugerencias coincidieron con lo que nosotros ya teníamos previsto. El frío hizo acelerar los preparativos y todos nos fuimos replegando hacia las respectivas carpas para pasar la noche, era como si cada uno hubiera abierto la puerta de una nevera y dentro de su saco de dormir se preparara para pasar las siguientes horas a -10°C de la manera más confortable posible. El hielo cubría todo y solo las ganas de ir al baño obligaban a dejar la relativa comodidad del saco de dormir. Afuera, solo el silencio de las estrellas y el musical sonido de los cencerros de los “Yaks” que pastaban, eran testigos de tiempo y la gélida noche.
El día 26 de octubre, a las 6:45 de la mañana, el sol acariciaba tímidamente el techo de nuestras carpas y en la misma medida que aumentaba su calor, aumentaba la inquietud de todos los preparativos para el ascenso al “Campamento Avanzado”. Después del desayuno, una verdadera feria de equipos de escalada fue llenando los morrales, bajo la mirada acuciosa de cada uno de nosotros, evitando así exceso de peso y equipos innecesarios. Este obligatorio protocolo se alargo hasta poco después de las 11am, hora en la cual el equipo de escaladores junto al “staff” de cocina y los porteadores emprendieron lentamente el ascenso hacia el “Campamento Avanzado”.
Como de costumbre tan solo llegar al alto del collado, previsto para el Campamento, el “staff” de sherpas ya tenía preparada las bebidas calientes y la cena, que el equipo tan solo al salir del asombro ante el espectáculo que se abría hacia los 4 puntos cardinales, procedieron entre todos a montar las carpas correspondientes. Aunque suene raro ir a dormirse a las 5:30 de la tarde, más raro puede sonar salir a caminar a las 2:00 am, especialmente si hay que hacerlo a -12°C y bajo el innegable esfuerzo que implica caminar en la altura. Todo este esfuerzo bien vale la pena cuando el sol comienza a esclarecer las altas cumbres que circundaban el “Lobuche”, cuya cima se aproximaba a cada paso… Un encuentro sublime entre la noche y el día que bajo caricias y besos convertían la belleza de la noche en el imprescindible calor del sol. A las 7:00 am los primeros integrantes del equipo llegaron a la cumbre del “Lobuche East” con la alegría de un sueño hecho realidad, que se realizaba aún más a medida que un nuevo integrante del equipo pasaba a formar parte de ese manojo de sonrisas que incrementaba la alegría del objetivo logrado.
Entre fotos, banderas de oraciones, recuerdos familiares, las mentes tuvieron que “aterrarse” y emprender el regreso hacia el lejano “Campamento Base”, pero nada más agradable que ese cansancio que queda después del anhelado logro.
Ahora una vez más en Dingboche, disfrutando de esa modesta pero innegable comodidad que ofrecen los “Lodges” y sus anfitriones, un poco de calor de chimenea, algo de “rackshi” (licor de arroz local) y muchos comentarios y expectativas… hoy 29 salimos hacia el Campo Base del “Island Peak” (Inja Tse) y les daremos noticias a partir del 2 de noviembre, fecha en la que una vez más regresaremos a las facilidades de estos acogedores lugares del Khumbu.


El 29, las montañas se encendieron con todas las tonalidades de rosado, adornadas por un extenso velo blanco que contrastaba con el intenso azul del cielo… uno de los amaneceres más hermosos que tuvimos durante todos estos días. Las comodidades de Dingboche, un buen baño, buena comida y señal de Internet, parecían mantenernos anclados a este lugar, hubo que hacer un verdadero esfuerzo para emprender el camino hacia nuestro siguiente objetivo… el “Inja Tze” (Island Peak). Un camino empedrado en la margen izquierda del río “Inja Khola” iba adentrándonos hacia este profundo valle nevado que se extendía infinitamente hacia las fronteras con Tibet, y en cuyo centro se encontraba… el “Inja Tze”, vigilado por ese gran gigante, el “Lhotse”, cuya oscura sombra lo abarcaba todo bajo el manto helado de su mirada.
Hoy 30, aparentemente pasaremos el día en el campamento, el sol es nuestro único aliado y consuelo frente al fuerte frío y el creciente viento que ha comenzado a golpear las aristas somitales del “Inja Tze”. Las horas pasaban entre conversaciones que discurrían esencialmente sobre las realidades del montañismo en el mercado turístico nacional e internacional, complementado por la preparación de todo nuestro equipo de escalada que se extendía en todo el pequeño espacio de la carpa comedor. La “cena” no dejó esperarse y a las 6:30 ya nos estábamos preparando para buscar la mejor posición posible para intentar dormir las pocas horas que nos quedaban antes de iniciar nuestro ascenso hacia el “Inja Tze” (Island Peak), que según lo planeado debería ser a la 1:00 am.
Algunas voces del “staff” comenzaron a escucharse interrumpiendo la helada noche, indicando que la “lucha” comenzaba, lucha para salir de los “sleeping bag”, para vestirnos, para comer algo en tan inusual hora, en fin, era la hora para llevar a cabo nuestros sueños.
Las linternas rompían el oscuro velo que se extendía al salir de los límites de la carpa comedor. Como una hilera de penitentes poco a poco nos adentrábamos en los reinos de la montaña, un lacerante frío cortaba cada centímetro de la piel, congelando inclusive las ideas. Cada uno luchaba por el siguiente paso y lentamente la altura iba cediendo ante la voluntad de cada uno de los integrantes del equipo.
Los colores comenzaron a tener sentido y la monotonía de la luz de las linternas frontales fue dando paso a una fiesta de colores que danzaban  entre las notas del blanco enceguecedor hasta el azul profundo. Las horas pasaban y antes de llegar a la cumbre la pendiente final se levantó inclementemente como queriendo detener el paso, sin embargo lentamente, uno a uno fueron compartiendo la alegría de la cumbre de esta hermosa montaña. A las 8:00 del día 31 el “Imja Tse” le permitía a nuestro equipo alcanzar su cumbre, fotos, abrazos… mucha alegría, llenaban los corazones de todos los afortunados. 


El objetivo estaba cumplido, ahora el regreso, ese momento en el que “algo” de nosotros queda enterrado en la nieve, diluido en el aire. Ahora, sentado en la posada “Paradaise” de Lukla, todos estamos más “delgados”, algunos dirían que es por el esfuerzo físico nos ha hecho perder mucho peso, yo digo que son los “sueños”, esos que han quedado en los bosques de “Deboche”, en las cumbres heladas del “Lobuche” y el “Imja Tze”, los que han quedado atrapados en la mirada de cada humilde habitante de estas montañas… en los mantras de cada “mani”, los que han recitado los Lamas junto a nosotros… todo esto aligera el cuerpo y llena el espíritu de energía, esa que nos hará regresar a casa y lograr entender que los sueños no llegan solos, que hay que construirlos a cada paso, a cada respiro… en cada sentimiento.