domingo, 30 de agosto de 2020

Montañismo... el mundo de la luz

La tendencia del hombre a la búsqueda y exploración de lo desconocido, lo ha impulsado a descubrir y desarrollar la mayoría de los aspectos de su vida, superándose y abriendo nuevos horizontes en la sociedad en la que se desenvuelve. La invención, el descubrimiento, la exploración, son antecedentes que han acompañado al hombre en toda su historia, y en este sentido el montañismo ha jugado un papel fundamental el la vida de un gran número de personas que atraídas por "El reino de la luz" han ido a las montañas a buscar... algo... ese algo que sólo consigue explicación dentro de cada uno de nosotros.

En principio la búsqueda de lugares más seguros para vivir, mejor cacería, mejores climas, fueron los primeros motivos que impulsaron al hombre a internarse en las montañas y sus misterios. Seres privilegiados como los

"Chamanes", "Hechiceros", lograron a través de sus sortilegios apaciguar la ira de los dioses ante la indiscreción humana. Ruinas Aztecas, Incas, Mayas, restos pictóricos descubiertos en Europa y Asia, y tal vez en su gran mayoría las literaturas religiosas del mundo, nos demuestran su presencia en estos ambientes. 


Seguidamente algunos militares "atrevidos", fueron adentrándose en las montañas tal vez buscando alguna circunstancia oportuna para que el elemento sorpresa los llevara a la victoria... por cierto siempre "heroica", Jenjis-Kan, Aníbal, Simón Bolívar, todos ellos alguna vez "deliraron" bajo los efectos mágicos y sobrecogedores que las montañas ejercieron sobre ellos.


Finalmente la realidad tenía que ser desvelada. El progresivo aumento de pobladores en zonas montañosas, y consiguientemente el aumento de las intrigas y "charlatanerías" sobre su entorno generó un ambiente apropiado para los "investigadores". Ahora les tocaba a los científicos descorrer el velo de lo que durante tantos años se había tejido en torno a las montañas, su gente y su ambiente. El ejemplo de Humboldt, el cual visitara nuestro país para el año de 1800 realizando la primera ascensión cronológica de "la silla de Caracas", y continuara posteriormente su viaje hacia Colombia, Ecuador, etc.. Otros nombres como: la Condamine, Livingstone, Burton, etc.. prepararon el ambiente para que la "nueva actividad" EL MONTAÑISMO hiciera su aparición

Muchas veces hablamos de ALPINISMO, dando honor a lo que se ha llamado, en términos generales el inicio de una actividad cuyo único motivo estaba definido por una fuerte dosis de reto personal asociado con un reforzado gusto por la naturaleza. Esta nueva actividad la ubicamos claramente en aquella jornada del 7 de Agosto de 1876 en la que Jaques Balmat, montañero de origen, cazador, y conocedor de las montañas que rodeaban el pueblo de Chamonix, junto a Francois Paccard, joven médico hijo del notario del mismo pueblo, y con gran tradición montañera, logran escalar la cumbre de la montaña más alta de Europa: El Monte Blanco (4.807 msm), siguiendo el reto propuesto por Horace Benedict de Saussure (erudito, aristócrata ginebrino, profesor de filosofía) el impulsor del que se convertiría el más famoso ascenso de Europa.

Con esta escalada, el Alpinismo comienza a desarrollarse a pasos agigantados, nuevos elementos empiezan a ser introducidos en su práctica. La cuerda, el piolet, los crampones, todos son elementos cuya única finalidad es la de permitir superar mayores niveles de dificultad... que a fin de cuentas es en lo que consiste el "juego". De hecho la tendencia fue en ese sentido, y es así como vale la pena hacer notar como en el año de 1865, específicamente el 13 de Julio se logra escalar una de las montañas más hermosas del mundo el "Materhorn", El aristócrata inglés Edgard Wimper por el lado suizo, y el veterano guía Italiano Carrel por el lado italiano, logran conquistar, en lo que pudiéramos llamar un ascenso heroico, con pocas horas de diferencia su cumbre.

Lo que siguió fue la consecuencia lógica de este desarrollo...montañas de otros países: Los Andes, Los Himalayas, Los Cárpatos... primero por sus rutas más sencillas, más "normales", después, evidentemente la dificultad, lo más difícil... algunas veces lo más absurdo. Miles de nombres pudiéramos mencionar en este

periodo sin embargo sólo destacaremos algunos como breve reseña: Guido Rey, Mumemery, Irvine y Mallory (primeros intentos por conseguir la cima del Everest), Armand Charlet, Terray, Rebuffat, Edmund Hillary y Tensing Nordway (conquistadores del Everest en el año de 1953), Ricardo Cassin, Walter Bonatti, Reinhold Messner, Jerzy Kukuczka, estos dos últimos conquistadores de las 14 montañas superiores a los 8.000 msm sin la utilización de aparatos de oxigeno. etc., etc...

Esta búsqueda por la dificultad en las montañas exige la necesidad inmediata de un mejoramiento técnico en el escalador, así como la innovación de tecnologías apropiadas a las exigencias de seguridad de estos altos niveles deportivos. Como pudiéramos imaginarnos, este nuevo impulso hace aparecer en la palestra un nuevo elemento, EL ESCALADOR DEPORTIVO. Los movimientos reformistas de los años 60 hacen que en algunos países Europeos así como en Estados Unidos se
comience a desarrollar una tendencia cuya única búsqueda en la escalada sea únicamente la dificultad, muchas veces obviando inclusive el alcanzar las cumbres de las montañas. Dentro de esta tendencia cabe destacar en Europa: Patrick Edlinger, Wolfgang Gullich, Tomo Cessen, Ben Moon, Catherine Destivelle, Jerry Moffat; en los Estados Unidos cabe destacar a: Royal Robins, Layton Khor, Jhon Bachard, Peter Croft, etc..

Adonde vamos ahora? competencias de escalada, 5.14, regulaciones, ética, la sociedad es muy cambiante, y en definitiva es el escalador el que determinará el rumbo de una actividad cuya magia real es entrar en contacto con lo más secreto de la naturaleza, sin destruirla, y en todo momento protegiéndola, ya que a fin de cuentas esta naturaleza no es más que nuestra propia naturaleza.


EL PICO BOLÍVAR



Sentimentalmente el Pico Bolívar representa para el venezolano, y de especial manera para los montañistas de nuestro país, el punto más alto de una serie de sentimientos ocultos en cada uno de nosotros que nos hacen desear, por lo menos una vez en la vida, estar en su cumbre. Este mismo sentimiento fue el que en antaño impulsó a los pioneros de nuestras montañas, quienes, en su afán de triunfo, saborearon la amarga derrota muchos, aun cuando fueron más aún aquellos guiados por el éxito.
Precisamente aquí nos referiremos a algunas de estas personas que, hacedoras de caminos, hoy nos permiten disfrutar de un legado que nos ayuda a recorrer incansablemente esas cumbres que tanto placer nos brindan.

A finales del siglo XIX, con la llegada a Venezuela de los primeros científicos naturalistas, en muchos casos europeos o con una marcada influencia de este continente, comienza a aparecer una marcada tendencia hacia la exploración de montañas e indudablemente, aunque no haya sido la primera, el "Bolívar" ocupó un lugar privilegiado en el desarrollo de la historia del montañismo nacional. En este sentido, en el año de 1842, el Dr. Pedro Enrique Bourgoin, abuelo de quien 93 años más tarde fuera conquistador de "la máxima cumbre", vino de Francia a nuestro país traído por sus padres. El Dr. Bourgoin no sólo jugó el papel de abuelo del "conquistador", sino que él mismo fue partícipe de las primeras ascensiones a las cumbres nevadas merideñas, entre las cuales cabe destacar la primera expedición formal a la Sierra Nevada con fines científicos y alpinisticos, logrando la cumbre oriental del Pico El Toro (4.758 m). Muchos historiadores y cronistas, entre ellos Sievers, Jahn y Tulio Febres Cordero, consideran este ascenso como la primera expedición científica de la cual se tiene noticias, a pesar de que ya Codazzi, Linden, Boussingault, Karsten y Buch habían visitado la Sierra Nevada de Mérida sin haber logrado ninguna de sus cumbres.

El Pico El Toro se convierte durante algunos años en el principal objetivo de los ascensionistas interesados en la geografía merideña. No fue sino hasta el año 1897 que se realizó el primer intento de escalada a la "Columna", designando con este nombre al macizo cuya principal altura es el Pico Bolívar, montaña más alta de nuestro país. Este intento fue llevado a cabo por los señores José Trinidad Nieto, Víctor Moreno, Pedro Moreno, J. Eladio Altuve, Medardo Nieto y otras personas.

A principios del siglo XX, las montañas venezolanas constituyen el objetivo de un gran hombre que sabe comprenderlas, estudiarlas y disfrutarlas: Alfredo Jahn, hijo de padres alemanes, nacido en Venezuela, graduado de ingeniero en el "Colegio de Ingenieros de Hannover". Su presencia en nuestro país sería definitiva para el desarrollo del montañismo en los páramos merideños, sin querer menospreciar con esto las actividades realizadas por Pablo Lizardo, Samuel Dario Maldonado, Sievers y algunos otros.

En 1910, Alfredo Jahn lleva a cabo la escalada a la cima occidental del Pico El Toro y en diciembre del mismo año intenta en vano conquistar el ya famoso Pico Bolívar. Esto no detiene a Jahn, quien escala el hasta entonces inexplorado Pico Humboldt (bautizado por él con ese nombre), segunda mayor altura de nuestro país. En 1915, intenta nuevamente el Bolívar, pero es detenido por la gran cantidad de nieve y el mal tiempo en el Pico Espejo.

La idea de bautizar la cumbre más alta de Venezuela con el nombre del Libertador "Bolívar" fue iniciativa del Dr. Febres Cordero y Juan Rodríguez Suárez, quienes publicaron el 19 de marzo de 1925 en el diario El Universal un artículo titulado "La cordillera andina. La mayor altura de Venezuela debe llamarse Bolívar".

 

En 1930, comienza la "carrera final" hacia la cumbre. En esta carrera, el Dr. Enrique Bourgoin, nieto de Pedro Bourgoin, jugó el papel de director infatigable, ya que viendo el interés demostrado por los extranjeros en la conquista de esta sugestiva cumbre, quiso colocar, como posteriormente lo hizo, un monumento al Libertador. Para ello, el día 6 de febrero de 1931 se crea la Junta Pro-Monumento, integrada por destacados montañistas, entre los cuales cabe mencionar, aparte del Dr. Bourgoin que se desempeñaba como presidente de dicha junta, a Virgilio Jelambi, JoséUzcátegui Burguera, Carlos Quintero Delgado y otros. Estas personas fueron las que protagonizaron los consecutivos intentos que finalmente, en 1935, los llevaron a conquistar la cumbre más alta de la patria. A comienzos de 1935, "la cima" aún permanecía ajena a la presencia humana; sin embargo, el "momento" estaba cerca. Las diferentes exploraciones e intentos habían llevado a tomar la decisión de que definitivamente la vía más factible para encontrar el éxito se encontraba en la vertiente Sur del macizo. A raíz de esto y para iniciar bien el nuevo año, sale de la ciudad de Mérida la comitiva integrada por Enrique Bourgoin, Márquez Molina y el guía "nevadero" Domingo Peña, quienes paso a paso van ganando altura hasta llegar a los "paredones de rocas lisas y verticales" que el año anterior los detuviera y que en esta ocasión la pericia del guía Domingo Peña lograra superar y llevar al grupo hasta la cumbre del "Bolívar". En esta oportunidad, Bourgoin y Márquez Molina ceden el paso a Domingo Peña, quien bien merecía este gesto, convirtiéndose así en el primer hombre en pisar las heladas rocas de la máxima altura del país y al cual el propio Bourgoin hace, en el documento testimonial dejado en la cumbre, la siguiente referencia: "En el triunfo del andinismo patrio sobre el alpinismo extranjero contribuyó con amor y con valor dignos de elogio de la historia el guía Domingo Peña". Junto al documento de cumbre los "triunfadores" dejaron un pequeño busto de bronce que años más tarde (1951) fuera cambiado por un busto monumental que aún hoy en día constituye la cúspide de Venezuela.


La gesta heroica de las montañas no finalizó aquí, aún hoy en día persiste y con gran ahínco, apoyada por el desarrollo técnico de la escalada, actividad que ha permitido no sólo escalar las más difíciles rutas de nuestro país, sino también conquistar las altas montañas del mundo.

*Videos recomendados:
  1. https://www.youtube.com/watch?v=Z4T2AbF47MI
  2. https://www.youtube.com/watch?v=9OHYxsu5rmo&t=54s
  3. https://www.youtube.com/watch?v=EneEzp3Cy84&list=FLe505bG4u-McBiVT7JqrhXw&index=5 

lunes, 10 de agosto de 2020

Primer ascenso reportado de un venezolano al Chimborazo



Apartando la maravillosa prosa del "Libertador" Simón Bolívar en una de las obras, que yo consideo más asombrosas de la literatura venezolana "MI DELIRIO SOBRE EL CHIMBORAZO" (1822), que puede ser leida completamente en: http://elbucare.com/mi-delirio-sobre-el-chimborazo-1822/ , en Venezuela adolecemos, como siempre he comentado, de un registro histórico de los eventos que en el montañismo de nuestro país se han ido llevando a cabo y, de una u otra forma, han marcado una impronta definitiva en nuestro presente, desconociendo nuestro pasado y haciéndonos vulnerables hacia un futuro incierto, en los que el presente no sea otra cosa que un redoblar esfuerzos por conseguir datos precisos y fiables que nos permitan más fácilmente impulsar logros hacia metas más altas que la de nuestros predecesores.


"Y arrebatado por la violencia de un espíritu desconocido para mí, que me parecía divino, pasé sobre los pies de Humboldt, empañando aun los cristales eternos que circuyen al Chimborazo. Llego como impulsado por el genio que me animaba, y desfallezco al tocar con mi cabeza la copa del firmamento: y con mis pies los umbrales del abismo. Un delirio febril embarga toda mi mente: me siento como encendido de un fuego extraño y superior. Era el Dios de Colombia que me poseía."

Muchos se preguntarán que tiene que ver Brewer Carías con las montañas, si más bien sus principales obras literarias y exploraciones han sido en los tepuyes de nuestro país, bueno quiero aclarar que Charles Brewer en sus albores como explorador, fue un montañista pionero en nuestro país, ya que su paso por la ciudad de Mérida le permitió, en compañía de otros jovenes deportistas de la época, realizar interesantes escaladas e inclusive importantes aportes como la construcción del "Refugio El Suero" en el Parque Nacional Sierra Nevada". Este evento lo publicaremos en otra oportunidad... así como su escalada a la "Cara Este del Humboldt".

En este sentido, mi gran amigo y explorador Charles Brewer Carías me hizo llegar estas notas en las que se reseña su ascenso al coloso "Chimborazo", montaña más alta de Ecuador (6.310m), ubicada en la Provincia que lleva ese mismo nombre (Chimborazo) y a no mucha distancia de la capital ecuatoriana... Quito.

Diario El Nacional. Caracas, 2 de Diciembre de 1965.

En octubre de 1965, en ocasión de los Juegos Deportivos Bolivarianos que se celebraron en Quito y como una actividad extra a los Juegos, Brewer Carías fue comisionado para escalar el Pico Chimborazo Fué acompañado en esta escalada por el guía Byron Garcés y otro ecuatoriano miembros del club "Nuevos Horizontes" y por la ruta de "Murallas Rojas" coronaron las dos cumbres: Wymper y Ventemiglia. Con esta escalada, Brewer Carías fué considerado por la prensa de entonces como "el venezolano más alto". La noche anterior a la escalada durmieron en el refugio cercano a Murallas Rojas y se comenzó el ascenso a la 1 de la madrugada. Regresaron a las 5 de la tarde al refugio. Brewer había sentido mucho sueño durante la permanencia en la cumbre y aunque se recuperó bien a lo largo del descenso, después desarrolló una incontinencia urinaria durante una semana y pérdida de la memoria reciente, como el no recordarse si habían llegado desde Quito en autobús o en automóvil. Un síntoma de falta de oxígeno y edema cerebral debido a no haber realizado aclimatación previa al ascenso. Pero eso no se conocía. En la fotografía descansando en la cumbre Brewer-Carías es el del lado derecho y Garcés el del medio. Información de prensa: ¨Charles Brewer escaló el tercer pico de America¨. como extra-Juegos Bolivarianos, el andinista venezolano estuvo 10 minutos en la cima del Chimborazo, a 6310 m. 
 

sábado, 23 de mayo de 2020

ORGANIZACIÓN DE EXPEDICIONES


Dentro de la actividad de montaña, especialmente en nuestro país, podría sonar ajena la palabra “organización”, sin embargo llevar a cabo una expedición, implica exactamente eso, organizarla. Una expedición no es más que una salida a la montaña, con un objetivo determinado, cuyo logro necesita tomar en cuenta una serie de circunstancias y detalles que nos obligan a tener en cuenta unas previsiones y a evaluar sus resultados, a este proceso lo denominaremos “organización”.

El desenvolvimiento histórico de la actividad deportiva de la montaña, que es el área que nos compete en este congreso, nos lleva a la conclusión, de que, la mejor manera de optimizar nuestros recursos e incrementar las posibilidades de éxito en nuestros objetivos, es planificando a priori elementos como: objetivos, necesidades, recursos y ver de que manera nuestro grupo se acerca a la realidad de los objetivos que nos hemos propuesto. Esto nos permitirá acercarnos y tener una visión previa sobre nuestras posibilidades de éxito, cosa que en la actividad de montaña, es de VITAL importancia.

Si a lo que hemos señalado anteriormente añadimos el incremento creciente en la solicitud de servicios dentro de sectores montañosos, incluimos nuevos elementos que tienen una especial connotación. Con esto quiero decir que, el inicio de las expediciones comerciales, en sus diferentes modalidades, implica una respuesta mucho más profesional dentro de lo que viene a ser la “ORGANIZACIÓN DE EXPEDICIONES”.


PARTE 1


PARTE 2

lunes, 13 de abril de 2020

VENEZOLANOS EN EL HIMALAYA


En el ideario del montañismo venezolano la palabra Himalaya siempre debió haber existido, probablemente en la mente de aquellos pioneros llegados desde el “viejo mundo”, especialmente países europeos, que se adentraron en nuestras montañas andinas, siempre debe haber resonado la palabra Himalaya. Vale la pena hacer notar que junto al periodista Inglés David Nott, estuvo escalando el Sr. George Band, quienes en el año de 1962 abrieron una ruta en el Pico “Abanico” del “Macizo del Bolívar”, hago referencia a esto porque George Band fue el integrante más joven en la Expedición Inglesa que escalara por primera vez el Everest (Sagarmatha) y en 1953 fue el primero en escalar el Kangchenjunga (La 3ª. Montaña más alta del mundo; también ubicada en el Himalaya). Naturalmente esto debe haber encendido una mecha en las generaciones de montañistas jóvenes del entorno de David Nott (Que vivía en Caracas/Venezuela).
Sin embargo, para remitirnos a los hechos, mi memoria me remonta a principios de los años 80, cuando a raíz de la formación de la Federación Venezolana de Montañismo, su presidente Carlos Reyes logró la tramitación, con la venia de la Embajada de China en Venezuela, de un permiso para escalar el Everest, expedición esta que nunca se llevó a cabo, tal vez, por la poca experiencia que se tenía sobre el tema y la visión “naif” que se manejaba en el montañismo venezolano en el tema de las expediciones internacionales.

En el año de 1983 en un viaje personal a la India con Carlos Cesari y Américo, decidimos acercarnos a la capital de Nepal, Kathmandú, e intentar tramitar un nuevo permiso con la “Nepal Mountaineering Association”, para intentar realizar una expedición hacia el “Annapurna”. Este permiso nunca se concretó y la “idea” no dejo de ser eso… solo una idea.
A finales del año de 1986, la palabra Himalaya comenzó a resonar nuevamente en nuestros oídos, Chistopher Sterling manejaba el proyecto para que, acompañado por José Betancourt, Alejandro Vandendorpe y yo integráramos una expedición cuyo objetivo sería una montaña de 7.132 m. en el Himalaya llamada “Tilicho”. Este proyecto estaba programado para el año de 1988 y su promoción estaría a cargo de la empresa “FUNDAEVENTOS”. La falta de precisión y experiencia en las técnicas de “marketing” de un evento de esta índole llevó al traste también esta idea.
Una llamada telefónica de Martín Echevarría me sorprendió a finales de noviembre de 1989… me estaban invitando a una reunión para participar en una expedición al Everest. Recuerdo haberle dicho que la idea me fascinaba, sin embargo, yo no consideraba oportuno y prudente comenzar por esa montaña… la más alta del mundo. Finalmente la reunión se realizó en “La Boyera”, en la casa de quien sería el promotor y Director de lo que comenzó a llamarse “Himalaya 90”, una Expedición que finalmente cristalizó con éxito el deseo de convertirse en la “PRIMERA EXPEDICIÓN VENEZOLANA AL HIMALAYA”… por cierto vale la pena destacar, que a pesar de su nombre, la expedición no se llevó a cabo sino hasta el año 1991, en lo que corresponde a la temporada de Otoño en el Himalaya.


En esta oportunidad la Fundación Terramar tomó la batuta de manera absoluta de la organización de la Expedición y se ocupó de todos los pasos previos a la misma, consecución de fondos, tramitación de permisos, compra de equipos, inclusive Armando Subero y Raul Castillejo hicieron previamente un viaje de reconocimiento hasta el Campo Base del Everest. Nosotros, los escaladores nos encargamos de entrenamiento y de tener “paciencia”… mucha paciencia. El momento llegó y todo el equipo incluyendo algunos acompañantes, entre ellos el Dr. Armando Subero como médico, Fabian Michelangeli como asistente en la dirección y Walter Smither como fotógrafo, llegamos a Kathmandú y tomando la ruta clásica hasta el Campo Base del Everest, asistidos por la agencia “Asian Trekking”, acompañados por Nawang Dorje Sherpa como Sirdhar (Capataz del Equipo) y Nima Rita y Kashi como “climbing sherpas” (Apoyo en el traslado y equipamiento en los campamentos de altura). Cada curva en el camino de acercamiento era una imagen asombrosa del mundo en el cual estábamos inmersos y esto aumentaba nuestra energía por iniciar la escalada, en efecto, habíamos escogido como montaña de aclimatación una montaña que se adentraba hacia el valle en el que se levanta la impresionante “Pared Sur del Lhotse”, me refiero al Imja Tse, mejor conocido como “Island Peak” (6.189m). Esta montaña, lejos de quitarnos energía, aumentó nuestro deseo por llegar al Campo Base de nuestro principal objetivo (El Pumori), ya que algunas expediciones compartían el lugar y las “reglas” de escalada en el Himalaya se manejan de una manera diferente a la que estábamos acostumbrados hasta el momento en nuestras montañas. En el Himalaya las expediciones que llegan primero… escalan primero y la escases de lugares de acampada en la ruta a la cima obligan a esperar el turno. Nosotros, sin poder esperar para drenar nuestro entusiasmo comenzamos a transportar equipos hasta un “llamado” Campamento Avanzado, que no era otra cosa que un grupo de rocas en la base de la montaña, donde realmente comenzaba la escalada.
La espera se alargó por unos días y el lamentable accidente de uno de los Guías (El Neozelandés Hary Gunarson) que trabajaba con la Expedición Inglesa de Rob Hall, dejó la montaña libre cosa que nosotros pudimos aprovechar para nuestro ascenso que nos puso en la cumbre del Pumori los días 12 y 13 de Octubre de 1991. Los equipos estaban conformados por: el 12 de octubre Martín Echevarría, Marcus Tobia, Kashi Sherpa, Luís Simosa y yo; el día 13 de Octubre Raul Castllejo y Nima Rita Sherpa.
De esta primera expedición aprendimos muchas cosas, no solo del aspecto logístico sino también de los aspectos técnicos de la montaña como tal… también del manejo del riesgo en estas descomunales montañas.

Es importante resaltar (Aunque no hablemos puntualmente del Himalaya sino del Karakorum) que ese mismo año y aproximadamente en la misma fecha (octubre de 1991) Ramón Blanco, Hanz Schwarzer y Flor Boscán estuvieron en el “Broad Peak”, donde Ramón Blanco logró alcanzar la cumbre de esa montaña.
De igual manera vale la pena hacer un inciso porque, también en el año de 1991, aunque en la cordillera del Pamir, que formaba parte en ese entonces de la República Soviética de Tadjikistán, un grupo de venezolanos (Carlos Calderas, Marco Cayuso, Xabier Leizaola, Oscar Dib, Alberto Pan, Victor Turco y Andrés Reimpell) logró el ascenso del pico “Korzhenevskaya” (Interesante también percatarse de que a excepción de Marco Cayuso, todos los integrantes eran miembros del CEL “Centro Excursionista Loyola)
Al año siguiente, en 1992, y acompañados por un grupo de Trekkers venezolanos Martín Echevarria, Marcus Tobia y yo nos adentramos en la ruta que va hacia el “Rolwaling” un sector que se encuentra ligeramente al Oeste del Everest, para escalar otra de las montañas de la zona llamada “Parchamo” de 6.273.

Pablo Borjas y Alfredo Autiero en descenso del Ama Dablam
Al regresar de Nepal en 1992, nos hicimos un planteamiento muy serio de agrupar un selecto equipo de escaladores para intentar un objetivo bastante exigente, una montaña cuyo simbolismo religioso y cultural representaba para los habitantes de la zona una montaña especial y sagrada así como para los occidentales era la “Montaña más bella del mundo”… me refiero al “Ama-Dablam” (El collar de la Madre), esa esbelta montaña que RESALTA de manera inevitable entre las montañas que se levantan alrededor del “Sagarmatha” (Everest). Nos reunimos en diferentes oportunidades varios AMIGOS montañistas hasta que finalmente el Equipo de escaladores quedó conformado por: Martín Echevarría, Marcus Tobia, José Antonio Delgado, Carlos Calderas, Pablo Borjas, Hanz Schwarzer y yo; nos acompañó como apoyo médico el Dr. Armando Subero, para finalmente en la temporada de “Otoño” del 93 emprender la escalada de esta montaña utilizando la arista Sur-Oeste. Esta fue una verdadera escalada simbólica para el grupo de escaladores venezolanos que habíamos planteado la posibilidad de realizar una escalada a una montaña de 8.000m en el Himalaya, porque, si bien el Ama-Dablam solo tiene la altura de 6.812m, era considerada una montaña de alta dificultad técnica y muy cotizada entre los montañistas del mundo. 
Este mismo año Ramón Blanco (Montañista Español residenciado en Venezuela) (Cronología de las ascensiones al Everest) se convierte en la persona de mayor edad en alcanzar la cumbre del Everest como integrante de la expedición internacional.
Permiso de escalada para el Dhaulagiri
El año de 1994 también pudiéramos considerarlo representativo porque el venezolano José Antonio Delgado “El Indio”, se convierte en el primer venezolano en alcanzar una cumbre de 8.000m; en esta ocasión “El Indio” forma parte de una Expedición Internacional a cargo de Malcon Duff y logra alcanzar la cumbre del Cho-Oyu en el mes de mayo. Ese mismo año José Antonio escala el Stok Kangri (6,154 metros) que es una montaña ubicada en el Himalayas de Ladakh una región al Norte de la India.
Equipo de escaladores al Dhaulagiri 1997

La madurez del montañismo nacional lograda hasta este momento, permite hacer un planteamiento puntual para organizar una expedición absolutamente Venezolana a una montaña de 8.000m y es así como se integra el equipo que en el mes de Mayo de 1997 formado por Marcus Tobia, Martín Echevarría, José Antonio Delgado, Marco Cayuso, Carlos Calderas y yo, acompañados por Manuel Barcenas y Erwin Mayer, así como por un nutrido equipo de “trekkers”, intentamos escalar el “Dhaulagiri”, una montaña de 8.167m en cuyo intento, el mal clima fue nefasto para todas las expediciones que se encontraban en el lugar, entre ellas la expedición vasca en la cual participaban Juan Oyarzabal y Carlos Soria. El proceso de aprendizaje en estas montañas de 8.000m no se detuvo y a raíz de esta expedición se consolida la idea de un equipo que, para ascender la montaña más alta del mundo, el Everest (Sagarmatha)… me refiero exactamente a “PROYECTO CUMBRE”.
Dentro de los planes de Proyecto Cumbre y como antesala de ascenso al Everest, ellos se propusieron escalar dos montañas de 8.000m, que fueron exactamente: En 1988 el “Shishapangma” de 8.027 metros, ubicado en la parte Tibetana del Himalaya. En esta expedición participaron Carlos Calderas, Marco Cayuso, José Antonio Delgado, Marcus Tobía y Xabier Leizaola. Esta fue la primera expedición venezolana que logra con éxito alcanzar la cumbre de una montaña de más de 8.000m; y luego del “Shishapangma”, en el año 2000, aunque no en el Himalaya sino en la cordillera del Karakoram, Proyecto Cumbre escala también el “Gasherbrum II” y un intento sin éxito a su vecino el “Gasherbrum I”.
Marcus Tobia en la cumbre del Everest "Sagarmatha"
En el “ínterin”, no podemos dejar de mencionar, aunque saltándonos un poco el orden cronológico que venía llevando, la escalada de Ramón Blanco en 1998 al “Gasherbrum II” en la cordillera del Karakoram (No en el Himalaya/Con una expedición internacional inglesa). Igualmente, en 1999 Proyecto Cumbre escala el “Muzthag Ata (7.546m) en la cordillera del Pamir, siendo esta la primera expedición latinoamericana en haber realizado este ascenso en esquís.

Finalmente, en el año 2001 “Proyecto Cumbre” en las personas de Martín Echevarría, Marcus Tobia, Carlos Calderas, Carlos Castillo, Marco Cayuso y José Antonio Delgado integran la PRIMERA
 EXPEDICIÓN venezolana el al Everest… Marcus y José Antonio llegan a la cumbre el día 23 de Mayo convirtiéndose en los primeros venezolanos en llegar a la cumbre más alta del mundo… el EVEREST (Sagarmatha).
Con el Everest no todo había finalizado, nuevos
Patricia Tacconi
nombres comienzan a aparecer en la “palestra”.

En el año 2005 se organiza la Expedición la expedición “Venezuela 8000” cuyo objetivo era la cumbre del “Cho-Oyu”, en ella participaron
Patricia Tacconi, Luís Nevet, Juan Carlos Godayol y Andrés Rosenschein. La Expedición se complicó por un “Mal Agudo de Montaña”, sin embargo, Patricia Tacconi, logró alcanzar la cima convirtiéndose en la primera mujer venezolana en alcanzar una cumbre de más de 8.000m.
Ese mismo año (2005), José Antonio “El Indio”, se fija un objetivo en la cordillera de Kyrgyzstan— frontera de Kazakhstan. El “Khan Tengri de 7.010m; y en el 2006 regresa a Pakistán donde en el mes de Julio, escala el “Nanga Parbat”, su quinto 8000, sin embargo, el mal clima le juega una muy mala “pasada” y queda atrapado en uno de sus campamentos de altura hasta perder la vida. Con la muerte del “Indio”, el montañismo venezolano pierde uno de sus grandes valores.

Durante el siguiente año… 2006 Marco Cayuso acompaña hacia la zona del Khumbu , puntualmente hacia el Inja-Tse (Island Peak) al grupo de Adriana Lopez, Laura Riera, Marcos Cavicchioli, Laskmit Yamahui y Carlos Boccardo.

En el año 2008, durante el mes de octubre, Patricia Tacconi,
Alberto Camardiel, Gonzalo Medina y Yo, acompañados por Beatriz Valenti, intentamos escalar una montaña muy técnica ubicada en la región del Khumbu (Himalaya de Nepal)… El “Tawoche”. En esta oportunidad no tuvimos éxito y la montaña aún espera algún equipo venezolano para escalarla.

El “Parchamo”, que se encuentra en la zona del “Rolwaling”, es visitado por segunda vez en el año de 2009 por el equipo de Guillermo Salas, Alejandro López y Marco Cayuso.


Siguiendo con esta gesta “Himalayista”, en octubre del 2011, Cayuso junto a Andrea Wuerz, Adriana López, Rafael Cadenas y Daniel Figallo, enfilan sus pasos hacia una zona menos visitada por montañistas de nuestro país, me refiero a la zona del Dhaulagiri, donde hacia el Noreste se encuentra una montaña llamada “Thapa Peak” o Dampus Peak (6.012m).

En el año de 2012 durante el mes de octubre, es importante mencionar el proyecto que había estado dándole forma Marcus Tobia… “Niños en la Cumbre” en el cual participaron 21 niños, 7 Nepalíes y 14 de Venezuela, en una inaudita iniciativa (Por el valor intrínseco de la misma), en la cual estos pequeños en compañía de excelentes escaladores como Marcus, Erwin Mayer, Federico Pisani entre otos, alcanzaron la cumbre del “Inja-Tse” conocido como “Island Peak” de 6.189m y han dejado, de la mano de juan Carlos López, un excelente material cinematográfico.

2013 fue una ocasión especial para los venezolanos en el Himalaya, ya que un grupo conformado por 4 merideños Daniel Moreno, Yovanni Gil, Juan Ignacio Gil, tres caraqueños Arístides Moreno (Como director de la expedición), Daniel Mora y yo como encargado de la parte logística, así como también por el Guía de montaña ecuatoriano Rafael Cáceres “Chapico”, se lograron escalar las montañas “Inja-Tse” (Island Peak-6.189m) y el “Lobuche East” 6.118m.

En el 2014 Flor Boscán hace equipo con Viviane Chonchol y Alejandro Lemus para intentar ascender el “Cho-Oyu”, sin embargo, algunos problemas de salud con Chonchol y Lemus evitarón que se llegara a la cumbre.

En el 2015 Patricia y Camardiel regresan al Nepal y escalan el “Inja-Tse” (Island Peak-6.189m).
"Vivac" en el Tawoche año 2008
Con el ascenso de Patricia al Cho-Oyu, el intento de Flor y Viviane a la misma montaña, el proyecto de Kerling Figueroa por escalar las 7 cumbres más altas de cada continente y la aparición de la joven Giselle Cessin… algo se estaba “cocinando” y en el 2017 esta última, Giselle, acompañada por Alberto Camardiel se involucraron en el Proyecto 8848, para escalar el Everest, apoyados por una expedición comercial de los hermanos Benegas, sin embargo, la altura y sus efectos en Giselle evitaron que esta expedición lograra su objetivo (https://elsumario.com/venezolanos-inician-camino-hacia-el-everest/)

Hay algo que no puedo dejar de mencionar por su importancia, es el ascenso sin oxígeno de Adam Álvarez al “Manaslu” de 8.163m (Reseña) la octava montaña más alta del mundo. Esta montaña se encuentra ubicada en el Distrito Gorkha del Himalaya nepalés.
Adam Álvarez
Hay otro intento individual al Everest, que por falta de referencias no logro ubicar cronológicamente, pero fue realizado por José Luís Dávila, sin embargo, tampoco culminó con éxito.

Los Himalayas son montañas mágicas que más allá de sus montañas tienen gente maravillosa, que en mi caso personal me han hecho regresar a sus caminos una y otra vez, y vale la pena mencionar que, en estas visitas, ya 92 personas me han acompañado a recorrer su magia y su cultura sin olvidar que… aquí se levantan 9 de las montañas más altas del mundo.



jueves, 5 de marzo de 2020

GLACIARES... Los fantasmas de las montañas venezolanas





 Curso de Alta Montaña en el "Glaciarde
Timoncito" diciembre de 1980
A temprana edad y por motivos familiares, siempre que viajaba a la ciudad de Mérida, mi vista se regocijaba frecuentemente con aquellas manchas blanquecinas que se posaban permanentemente sobre las lejanas montañas de la Sierra, crecí con ellas, sin embargo, yo crecía y ellas empequeñecían. Casi no me di cuenta pero el destino… y también mi pasión me llevo a caminar desde el año de 1974 por los picos nevados de la Sierra Nevada Merideña. Ese hermoso Glaciar de Timoncito fue mi escuela de aprendizaje y más adelante, a mediados de los años 80 lo utilizábamos con frecuencia para transmitir todas esas técnicas que había aprendido en otras latitudes. La Garganta Bourgoin, la retadora ruta del Glaciar Norte del Bolívar y que decir de todas esas rutas que rodeaban a los colosos de la “Corona”… los picos Humboldt y Bompland, inclusive valdría la pena hablar también del tímido glaciar de la Concha.
Foto del explorador venezolano Charles
Brewer Carías en la Cara Este del Pico
Humboldt en 1977
No se cuando, pero de repente dejé de dictar cursos en el Glaciar de Timoncito, el glaciar se había hecho tan pequeño que las abundantes rocas eran un peligro para los que intentaban caminar por sus mermadas nieves, y así tuve que mudarme hacia el Glaciar Norte, que poco a poco se fue haciendo tan vertical y peligroso que nos fue imposible continuar con esta importante labor didáctica. Pero eso no fue todo, ante mis ojos incrédulos uno a uno fueron desapareciendo nuestros pequeños glaciares, tanto así que en una oportunidad durante el año 2009 intenté realizar la ya acostumbrada escalada por el Glaciar Norte del Bolívar y, la mayor sorpresa fue encontrarme que los “crampones” y “piolets” que había dispuesto para facilitar la escalada no habían sido necesarios… un “boquete” de rocas había quedado al descubierto dividiendo esta gigantesca masa de hielo en dos.
Vista del Glaciar Norte del Pico Bolívar en 1980
Más sorpresivo fue el caso del accidente ocurrido el 2 de julio del año 2000 en el que perdieron la vida 5 jóvenes integrantes del Grupo de Rescate Enrique Bourgoin al ser arrastrados por un “Alud de Placas” ocurrido en el glaciar Nor-Oeste del Pico Humboldt. En efecto los glaciares se están retirando y a una velocidad que nuestra imaginación parece no acostumbrarse… las montañas cambian de rostro. No se trata de nada nuevo, ya en 1930 el ingeniero y geógrafo venezolano Alfredo Jahn, presidente de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, había hecho acotaciones de sus observaciones durante el lapso de diez años. En diferentes oportunidades había estado conversando al respecto con el gran explorador venezolano Charles Brewer Carías y viendo sus impresionantes fotos durante su igualmente memorable escalada al Glaciar Este del Humboldt nos asombramos permanentemente del radical cambio acontecido en nuestras montañas andinas, nos paseamos a la vez por diferentes teorías que se desenvuelven entre la ciencia ficción y las más sofisticadas mediciones atmosféricas y satelitales… lo cierto es una sola cosa, los glaciares están desapareciendo y este fenómeno golpea con más fuerza a las zonas tropicales, donde Venezuela ocupa un importante lugar. Gracias a algunas notas que me facilitó Ana de Bellard, hija de Eugenio de Bellard Pietri, él nos comenta sobre algunos factores concomitantes que ya se han hecho una contante entre los investigadores: “Entrada en una nueva era de calor, disminución de las áreas verdes en todo el planeta, aumento del espesor de la capa de CO2 atmosférico (efecto invernadero), destrucción paulatina de la capa de ozono, y no dudo de que a estas no se puedan añadir varias más de menor importancia”.

Vista del Glaciar Norte del Pico Bolívar en 2010
Apartando la gravedad de los cambios que se han producido y que producirán, desde el punto de vista ecológico la perdida de los glaciares en diferentes partes del mundo, especialmente en Venezuela, las montañas no han dejado de ejercer su encanto pero cabe destacar que cada día nos encontramos con un ambiente diferente que nos obliga a adaptarnos a un fenómeno indetenible y a tomar medidas en pro de una conducta más consecuente con el daño ambiental que hemos ayudado a generar en estos frágiles ambientes.





sábado, 1 de febrero de 2020

Técnicas de entrenamiento.


Poco antes de salir para el Hidden Peak, efectuaba mis habituales
entrenamientos. Estaba satisfecho: unos 1.000 mts. de altura en 
35 minutos. Aumentaba la seguridad en mí mismo.
Reinhold Messner





Evidentemente,  todas las actividades que el ser humano se ha propuesto, tienen (dentro de cada punto de vista particular) un único objetivo... su bienestar. El montañismo como una actividad lúdica, puede ser considerada una de las más antiguas actividades desarrolladas por el hombre. Sin embargo, cuando la meta que se busca va más allá del "estandar" generalizado, entra en juego la práctica.

            En el caso del montañismo, el mejor lugar de entrenamiento es sin duda alguna... LA MONTAÑA, a pesar de esto, y debido a que todos no tenemos "una montaña" a la mano, tenemos que ser ingeniosos para mejorar nuestras condiciones (físicas, técnicas y mentales), y consecuentemente mejorar los objetivos que nos hayamos propuesto.

                                                            En ambientes naturales
                                      Físico⇒
                                                            En ambientes artificiales
                                                                                               
                                                            Baja Montaña
         Entrenamiento Técnico⇒       Media Montaña                       ⇒ ÉXITO
                                                            Alta Montaña
                                                                                              
                                                            Relajación
                               Psicológico⇒       Visualización
                                                            Técnicas grupales

            Tomando en cuenta que el montañismo "deportivo", o de nivel, posee exigencias físicas considerables, podemos partir de la base de que (aún no siendo imprescindible) el entrenamiento del montañista es un elemento de gran valor a la hora de evaluar los resultados, y es necesario recordar que previo a cualquier actividad física es muy importante una consulta médica, especialmente si se trata de personas con antecedentes de alguna enfermedad en general, o de individuos con edades superiores a los 30 años. En caso de no haber ningún impedimento, nuestro Plan de Entrenamiento deberá cumplir con varias condiciones fundamentales:
            .-Ser adecuado a nuestras condiciones, exigencias y necesidades.
            .-Ser  dosificado: lento y CONSTANTE.
            .-Medible.
            .-Asesorado.
            .-Comprobado previamente.

       


     Personalmente creo que,  el entrenamiento esencial del montañista debe estar basado en el desarrollo de su capacidad de aprovechamiento de oxígeno a nivel muscular, es decir aumentar su capacidad aeróbica. En este sentido, y para dar crédito a uno de los más grandes propulsores del  "aerobismo" (el Dr. Kenneth Cooper) vale la pena referirnos a cualquiera de sus obras para tener una idea general sobre un plan de entrenamiento básico, y concientizarnos sobre como éste actúa en nuestro cuerpo. De acuerdo a ésto la idea básica de Cooper es fijar los rangos de mejor aprovechamiento de oxígeno a nivel muscular tomando en cuenta como principal parámetro la edad y el nivel individual de entrenamiento físico. Este parámetro es fijado mediante una prueba que consiste en recorrer la mayor cantidad de distancia en un tiempo de 12 minutos. De acuerdo a este total tendremos la siguiente tabla:

Categoría de aptitud física     Distancia Cubierta       Consumo de Oxiíeno

I   Muy  Mala             menos de 1.609 m.       28.0 ml. o menos

II    Mala                   de  1.609  a  1.995 m.      28.1   a   34  ml. 

III   Regular                de  2.011  a  2.398 m.        34.1   a   42  ml.

IV  Buena              de  2.414  a  2.800 m.        42.1   a   52  ml.

V  Excelente                 2.816  m. o  más             52.1  ml. o más

     Una vez que tengamos una idea general sobre nuestra aptitud física, tendremos que proponernos un plan de entrenamiento que se ajuste a nuestras circunstancias personales. Cualquiera que sea el ejercicio que seleccionemos este tendrá que mantenerse dentro de los rangos de aerobismo, es decir entre un 60% y 80% de nuestra máxima CAPACIDAD AERÓBICA (nuestra máxima capacidad aeróbica queda determinada por la relación   220 - edad = máxima frecuencia cardíaca durante el ejercicio).

            A nivel urbano considero la carrera o trote como el ejercicio que más se aproxima al ascenso de montañas... los músculos involucrados y sus exigencias psicológicas son semejantes, su sencillez, y la facilidad de adaptación a cualquier ambiente hacen del trote una excelente actividad de entrenamiento, sinembargo no puedo negar sus ligeros efectos traumáticos a nivel de las articulaciones de las piernas, lesiones éstas que pueden ser evitadas con un buen plan de fortalecimiento muscular y un par de zapatos idóneos. Una vez logrado un entrenamiento básico, la caminata rápida o la carrera en montaña son elementos necesarios para ser tomados en cuenta. En cuanto al ciclismo el costo actual del equipo y la necesidad de volúmenes altos de ejercicio lo hacen poco accesible a nuestra vida cotidiana. Por otra parte la natación, debido a la escasez de instalaciones que existen en nuestro país  se convierte en una actividad muy limitada.

            Paralelamente al entrenamiento físico, jamás debemos olvidar que el montañismo es una actividad que se desarrolla en un ambiente hostil para los que no habitamos en él, esto nos obliga a no perder de vista nunca tanto el entrenamiento técnico, como el estudio del ambiente, así como los aspectos culturales, y sobre todo... subir montañas... muchas montañas.

  • - ¿El montañismo es para todos... independientemente de la edad? ¿Por qué?

Cuando hablamos de “Montañismo”, nos referimos a una actividad donde se unen un sin número de modalidades que van desde “La Caminata”, pasando por carreras de montaña y escalada en “Grandes Paredes”, sin embargo un criterio común las une casi de manera inevitable y este es, el contacto con la naturaleza y la interrelación entre e “Yo interno” y el ambiente, resaltando la toma de iniciativas, el reto personal y el logro de las metas propuestas. Esto hace que el “Montañismo” trascienda el calificativo de “Actividad Deportiva” y se convierta en una ESCUELA, en “Una Forma de Vida” en la que muchas veces se “nace y se muere” (En el buen sentido de la palabra”… en su práctica.
  • - ¿Qué condiciones físicas debe tener alguien que desee hacer montañismo?

Las condiciones físicas del Montañista van a depender del volumen de sus exigencias personales, de sus metas y muchas veces de las motivaciones que el entorno logre inducir en el interesado. Siempre es importante poseer una condición física mínima, ya que las características del esfuerzo en el “Montañismo”, suelen subestimarse en calidad y cantidad, y a veces nos encontramos a personas con poco entrenamiento físico, afrontando largas y arduas caminatas con consecuencias “nefastas” física y emocionalmente.
  • - ¿Qué ejercicios debe hacer alguien que se entrena por primera vez para hacer montañismo?

En vista de que el “Montañismo”, desde el punto de vista físico, es una actividad esencialmente “AERÓBICA”, lo más importante es concentrar nuestro entrenamiento en actividades que desarrollen potencialmente esta condición. Estas son, en orden de importancia: La Carrera larga o “Trote”, el ciclismo y la natación. Las he colocado en este orden estricto por condiciones “intrínsecas” de nuestro país en los que la práctica de uno u otro entrenamiento se suele complicar por la existencia de un entorno poco favorable para su práctica.
  • - ¿Qué precauciones deben tomar los principiantes?

En cuanto a los que se inician en esta actividad… “El Montañismo”, hay detalles dignos de ser tomados en cuenta. Lo primero es asegurarse de poseer una condición física apropiada al esfuerzo al cual vamos a estar sometidos, por otro lado, a pesar de que esta es una actividad de introspección personal, uno de los aspectos fundamentales en su práctica es la seguridad, lo que obliga a encontrar un buen compañero o grupo para su práctica y dotarnos de un equipo y buen conocimiento técnico para su uso… evidentemente un elemento fundamental que nunca debe faltar es “La Motivación”, elemento que ha logrado las más grandes proezas en las personas más inesperadas, las que han abierto nuevos horizontes para las generaciones de “relevo”.
  • - ¿Cómo se mantiene en forma un montañista?

El montañista, por las mismas características de la actividad que practica, que lo motiva a plantearse metas cada vez más exigentes, debe ser una persona con mucha dedicación al cultivo de una vida sana física y emocionalmente, lo que lo obliga a plantearse buenos hábitos de entrenamiento cotidiano para mejorar su “performance” físico y su paz emocional… Hacer ejercicios aeróbicos dos o tres veces por semana, tal vez un poco de meditación, combinado con alguna lectura de textos técnicos, me parece un buen complemento para todo aquel que desee iniciarse en estas “lides”.
  • - ¿Qué beneficios para la salud brinda el montañismo?

Más allá de cualquier otra actividad deportiva, el “Montañismo” abarca mucho más que la parte de competencia y bienestar físico que “El Deporte” pudiera implicar, por lo cual podemos estar en presencia de una actividad “Integral” que implica beneficios, no solo para el que lo practica sino para la sociedad en general.
  • - ¿Existen algunos riesgos al practicar montañismo?

La practica del Montañismo, al igual que toda actividad humana implica “riesgos” que esencialmente se circunscriben a que este se practica en un entorno al cual el “Montañista” no está habituado… no es su ambiente cotidiano, lo que implica un aprendizaje que debe ser llevado de manera progresiva y paulatina. Excederse en los objetivos planteados puede traer implicaciones de riesgos con consecuencias físicas y emocionales que pueden ser fatales.

-
 Consejos para quien desee iniciarse en el montañismo.
Todo aquel que desee iniciar sus pasos por este fabuloso camino… el de las Montañas, debe estar dispuesto a entregar una cuota de sacrificio personal, que de seguro redundará en una gran satisfacción el logro de metas “Impensables”, en el mejoramiento personal y en una nueva manera de ver la vida a través de los entornos naturales… evidentemente también los “urbanos”.
  • - Otros datos importantes.

Hoy día el “Montañismo” es una actividad promocionada en casi todas las partes del mundo y sus beneficios personales están fuera de cualquier discusión. Esto permite que todo aquel “enamorado” de su práctica pueda dedicar su vida no solo a nivel “amateur”, sino profesionalizarse y emprender el camino hacia metas más concretas en cuanto a logros y alcances.
En nuestro país, ya existen Asociaciones de Guías Profesionales, con parámetros de servicios a la par de los países más desarrollados en el área, esto permite una mayor información y más seguridad en su práctica, así como un acercamiento más asertivo de todo aquel que se quiera acercar al mágico mundo de las pendientes, de los vientos fríos y de las altas cumbres… al mundo de las Montañas.