sábado, 23 de mayo de 2020

ORGANIZACIÓN DE EXPEDICIONES


Dentro de la actividad de montaña, especialmente en nuestro país, podría sonar ajena la palabra “organización”, sin embargo llevar a cabo una expedición, implica exactamente eso, organizarla. Una expedición no es más que una salida a la montaña, con un objetivo determinado, cuyo logro necesita tomar en cuenta una serie de circunstancias y detalles que nos obligan a tener en cuenta unas previsiones y a evaluar sus resultados, a este proceso lo denominaremos “organización”.

El desenvolvimiento histórico de la actividad deportiva de la montaña, que es el área que nos compete en este congreso, nos lleva a la conclusión, de que, la mejor manera de optimizar nuestros recursos e incrementar las posibilidades de éxito en nuestros objetivos, es planificando a priori elementos como: objetivos, necesidades, recursos y ver de que manera nuestro grupo se acerca a la realidad de los objetivos que nos hemos propuesto. Esto nos permitirá acercarnos y tener una visión previa sobre nuestras posibilidades de éxito, cosa que en la actividad de montaña, es de VITAL importancia.

Si a lo que hemos señalado anteriormente añadimos el incremento creciente en la solicitud de servicios dentro de sectores montañosos, incluimos nuevos elementos que tienen una especial connotación. Con esto quiero decir que, el inicio de las expediciones comerciales, en sus diferentes modalidades, implica una respuesta mucho más profesional dentro de lo que viene a ser la “ORGANIZACIÓN DE EXPEDICIONES”.


PARTE 1


PARTE 2

lunes, 13 de abril de 2020

VENEZOLANOS EN EL HIMALAYA


En el ideario del montañismo venezolano la palabra Himalaya siempre debió haber existido, probablemente en la mente de aquellos pioneros llegados desde el “viejo mundo”, especialmente países europeos, que se adentraron en nuestras montañas andinas, siempre debe haber resonado la palabra Himalaya. Vale la pena hacer notar que junto al periodista Inglés David Nott, estuvo escalando el Sr. George Band, quienes en el año de 1962 abrieron una ruta en el Pico “Abanico” del “Macizo del Bolívar”, hago referencia a esto porque George Band fue el integrante más joven en la Expedición Inglesa que escalara por primera vez el Everest (Sagarmatha) y en 1953 fue el primero en escalar el Kangchenjunga (La 3ª. Montaña más alta del mundo; también ubicada en el Himalaya). Naturalmente esto debe haber encendido una mecha en las generaciones de montañistas jóvenes del entorno de David Nott (Que vivía en Caracas/Venezuela).
Sin embargo, para remitirnos a los hechos, mi memoria me remonta a principios de los años 80, cuando a raíz de la formación de la Federación Venezolana de Montañismo, su presidente Carlos Reyes logró la tramitación, con la venia de la Embajada de China en Venezuela, de un permiso para escalar el Everest, expedición esta que nunca se llevó a cabo, tal vez, por la poca experiencia que se tenía sobre el tema y la visión “naif” que se manejaba en el montañismo venezolano en el tema de las expediciones internacionales.

En el año de 1983 en un viaje personal a la India con Carlos Cesari y Américo, decidimos acercarnos a la capital de Nepal, Kathmandú, e intentar tramitar un nuevo permiso con la “Nepal Mountaineering Association”, para intentar realizar una expedición hacia el “Annapurna”. Este permiso nunca se concretó y la “idea” no dejo de ser eso… solo una idea.
A finales del año de 1986, la palabra Himalaya comenzó a resonar nuevamente en nuestros oídos, Chistopher Sterling manejaba el proyecto para que, acompañado por José Betancourt, Alejandro Vandendorpe y yo integráramos una expedición cuyo objetivo sería una montaña de 7.132 m. en el Himalaya llamada “Tilicho”. Este proyecto estaba programado para el año de 1988 y su promoción estaría a cargo de la empresa “FUNDAEVENTOS”. La falta de precisión y experiencia en las técnicas de “marketing” de un evento de esta índole llevó al traste también esta idea.
Una llamada telefónica de Martín Echevarría me sorprendió a finales de noviembre de 1989… me estaban invitando a una reunión para participar en una expedición al Everest. Recuerdo haberle dicho que la idea me fascinaba, sin embargo, yo no consideraba oportuno y prudente comenzar por esa montaña… la más alta del mundo. Finalmente la reunión se realizó en “La Boyera”, en la casa de quien sería el promotor y Director de lo que comenzó a llamarse “Himalaya 90”, una Expedición que finalmente cristalizó con éxito el deseo de convertirse en la “PRIMERA EXPEDICIÓN VENEZOLANA AL HIMALAYA”… por cierto vale la pena destacar, que a pesar de su nombre, la expedición no se llevó a cabo sino hasta el año 1991, en lo que corresponde a la temporada de Otoño en el Himalaya.


En esta oportunidad la Fundación Terramar tomó la batuta de manera absoluta de la organización de la Expedición y se ocupó de todos los pasos previos a la misma, consecución de fondos, tramitación de permisos, compra de equipos, inclusive Armando Subero y Raul Castillejo hicieron previamente un viaje de reconocimiento hasta el Campo Base del Everest. Nosotros, los escaladores nos encargamos de entrenamiento y de tener “paciencia”… mucha paciencia. El momento llegó y todo el equipo incluyendo algunos acompañantes, entre ellos el Dr. Armando Subero como médico, Fabian Michelangeli como asistente en la dirección y Walter Smither como fotógrafo, llegamos a Kathmandú y tomando la ruta clásica hasta el Campo Base del Everest, asistidos por la agencia “Asian Trekking”, acompañados por Nawang Dorje Sherpa como Sirdhar (Capataz del Equipo) y Nima Rita y Kashi como “climbing sherpas” (Apoyo en el traslado y equipamiento en los campamentos de altura). Cada curva en el camino de acercamiento era una imagen asombrosa del mundo en el cual estábamos inmersos y esto aumentaba nuestra energía por iniciar la escalada, en efecto, habíamos escogido como montaña de aclimatación una montaña que se adentraba hacia el valle en el que se levanta la impresionante “Pared Sur del Lhotse”, me refiero al Imja Tse, mejor conocido como “Island Peak” (6.189m). Esta montaña, lejos de quitarnos energía, aumentó nuestro deseo por llegar al Campo Base de nuestro principal objetivo (El Pumori), ya que algunas expediciones compartían el lugar y las “reglas” de escalada en el Himalaya se manejan de una manera diferente a la que estábamos acostumbrados hasta el momento en nuestras montañas. En el Himalaya las expediciones que llegan primero… escalan primero y la escases de lugares de acampada en la ruta a la cima obligan a esperar el turno. Nosotros, sin poder esperar para drenar nuestro entusiasmo comenzamos a transportar equipos hasta un “llamado” Campamento Avanzado, que no era otra cosa que un grupo de rocas en la base de la montaña, donde realmente comenzaba la escalada.
La espera se alargó por unos días y el lamentable accidente de uno de los Guías (El Neozelandés Hary Gunarson) que trabajaba con la Expedición Inglesa de Rob Hall, dejó la montaña libre cosa que nosotros pudimos aprovechar para nuestro ascenso que nos puso en la cumbre del Pumori los días 12 y 13 de Octubre de 1991. Los equipos estaban conformados por: el 12 de octubre Martín Echevarría, Marcus Tobia, Kashi Sherpa, Luís Simosa y yo; el día 13 de Octubre Raul Castllejo y Nima Rita Sherpa.
De esta primera expedición aprendimos muchas cosas, no solo del aspecto logístico sino también de los aspectos técnicos de la montaña como tal… también del manejo del riesgo en estas descomunales montañas.

Es importante resaltar (Aunque no hablemos puntualmente del Himalaya sino del Karakorum) que ese mismo año y aproximadamente en la misma fecha (octubre de 1991) Ramón Blanco, Hanz Schwarzer y Flor Boscán estuvieron en el “Broad Peak”, donde Ramón Blanco logró alcanzar la cumbre de esa montaña.
De igual manera vale la pena hacer un inciso porque, también en el año de 1991, aunque en la cordillera del Pamir, que formaba parte en ese entonces de la República Soviética de Tadjikistán, un grupo de venezolanos (Carlos Calderas, Marco Cayuso, Xabier Leizaola, Oscar Dib, Alberto Pan, Victor Turco y Andrés Reimpell) logró el ascenso del pico “Korzhenevskaya” (Interesante también percatarse de que a excepción de Marco Cayuso, todos los integrantes eran miembros del CEL “Centro Excursionista Loyola)
Al año siguiente, en 1992, y acompañados por un grupo de Trekkers venezolanos Martín Echevarria, Marcus Tobia y yo nos adentramos en la ruta que va hacia el “Rolwaling” un sector que se encuentra ligeramente al Oeste del Everest, para escalar otra de las montañas de la zona llamada “Parchamo” de 6.273.

Pablo Borjas y Alfredo Autiero en descenso del Ama Dablam
Al regresar de Nepal en 1992, nos hicimos un planteamiento muy serio de agrupar un selecto equipo de escaladores para intentar un objetivo bastante exigente, una montaña cuyo simbolismo religioso y cultural representaba para los habitantes de la zona una montaña especial y sagrada así como para los occidentales era la “Montaña más bella del mundo”… me refiero al “Ama-Dablam” (El collar de la Madre), esa esbelta montaña que RESALTA de manera inevitable entre las montañas que se levantan alrededor del “Sagarmatha” (Everest). Nos reunimos en diferentes oportunidades varios AMIGOS montañistas hasta que finalmente el Equipo de escaladores quedó conformado por: Martín Echevarría, Marcus Tobia, José Antonio Delgado, Carlos Calderas, Pablo Borjas, Hanz Schwarzer y yo; nos acompañó como apoyo médico el Dr. Armando Subero, para finalmente en la temporada de “Otoño” del 93 emprender la escalada de esta montaña utilizando la arista Sur-Oeste. Esta fue una verdadera escalada simbólica para el grupo de escaladores venezolanos que habíamos planteado la posibilidad de realizar una escalada a una montaña de 8.000m en el Himalaya, porque, si bien el Ama-Dablam solo tiene la altura de 6.812m, era considerada una montaña de alta dificultad técnica y muy cotizada entre los montañistas del mundo. 
Este mismo año Ramón Blanco (Montañista Español residenciado en Venezuela) (Cronología de las ascensiones al Everest) se convierte en la persona de mayor edad en alcanzar la cumbre del Everest como integrante de la expedición internacional.
Permiso de escalada para el Dhaulagiri
El año de 1994 también pudiéramos considerarlo representativo porque el venezolano José Antonio Delgado “El Indio”, se convierte en el primer venezolano en alcanzar una cumbre de 8.000m; en esta ocasión “El Indio” forma parte de una Expedición Internacional a cargo de Malcon Duff y logra alcanzar la cumbre del Cho-Oyu en el mes de mayo. Ese mismo año José Antonio escala el Stok Kangri (6,154 metros) que es una montaña ubicada en el Himalayas de Ladakh una región al Norte de la India.
Equipo de escaladores al Dhaulagiri 1997

La madurez del montañismo nacional lograda hasta este momento, permite hacer un planteamiento puntual para organizar una expedición absolutamente Venezolana a una montaña de 8.000m y es así como se integra el equipo que en el mes de Mayo de 1997 formado por Marcus Tobia, Martín Echevarría, José Antonio Delgado, Marco Cayuso, Carlos Calderas y yo, acompañados por Manuel Barcenas y Erwin Mayer, así como por un nutrido equipo de “trekkers”, intentamos escalar el “Dhaulagiri”, una montaña de 8.167m en cuyo intento, el mal clima fue nefasto para todas las expediciones que se encontraban en el lugar, entre ellas la expedición vasca en la cual participaban Juan Oyarzabal y Carlos Soria. El proceso de aprendizaje en estas montañas de 8.000m no se detuvo y a raíz de esta expedición se consolida la idea de un equipo que, para ascender la montaña más alta del mundo, el Everest (Sagarmatha)… me refiero exactamente a “PROYECTO CUMBRE”.
Dentro de los planes de Proyecto Cumbre y como antesala de ascenso al Everest, ellos se propusieron escalar dos montañas de 8.000m, que fueron exactamente: En 1988 el “Shishapangma” de 8.027 metros, ubicado en la parte Tibetana del Himalaya. En esta expedición participaron Carlos Calderas, Marco Cayuso, José Antonio Delgado, Marcus Tobía y Xabier Leizaola. Esta fue la primera expedición venezolana que logra con éxito alcanzar la cumbre de una montaña de más de 8.000m; y luego del “Shishapangma”, en el año 2000, aunque no en el Himalaya sino en la cordillera del Karakoram, Proyecto Cumbre escala también el “Gasherbrum II” y un intento sin éxito a su vecino el “Gasherbrum I”.
Marcus Tobia en la cumbre del Everest "Sagarmatha"
En el “ínterin”, no podemos dejar de mencionar, aunque saltándonos un poco el orden cronológico que venía llevando, la escalada de Ramón Blanco en 1998 al “Gasherbrum II” en la cordillera del Karakoram (No en el Himalaya/Con una expedición internacional inglesa). Igualmente, en 1999 Proyecto Cumbre escala el “Muzthag Ata (7.546m) en la cordillera del Pamir, siendo esta la primera expedición latinoamericana en haber realizado este ascenso en esquís.

Finalmente, en el año 2001 “Proyecto Cumbre” en las personas de Martín Echevarría, Marcus Tobia, Carlos Calderas, Carlos Castillo, Marco Cayuso y José Antonio Delgado integran la PRIMERA
 EXPEDICIÓN venezolana el al Everest… Marcus y José Antonio llegan a la cumbre el día 23 de Mayo convirtiéndose en los primeros venezolanos en llegar a la cumbre más alta del mundo… el EVEREST (Sagarmatha).
Con el Everest no todo había finalizado, nuevos
Patricia Tacconi
nombres comienzan a aparecer en la “palestra”.

En el año 2005 se organiza la Expedición la expedición “Venezuela 8000” cuyo objetivo era la cumbre del “Cho-Oyu”, en ella participaron
Patricia Tacconi, Luís Nevet, Juan Carlos Godayol y Andrés Rosenschein. La Expedición se complicó por un “Mal Agudo de Montaña”, sin embargo, Patricia Tacconi, logró alcanzar la cima convirtiéndose en la primera mujer venezolana en alcanzar una cumbre de más de 8.000m.
Ese mismo año (2005), José Antonio “El Indio”, se fija un objetivo en la cordillera de Kyrgyzstan— frontera de Kazakhstan. El “Khan Tengri de 7.010m; y en el 2006 regresa a Pakistán donde en el mes de Julio, escala el “Nanga Parbat”, su quinto 8000, sin embargo, el mal clima le juega una muy mala “pasada” y queda atrapado en uno de sus campamentos de altura hasta perder la vida. Con la muerte del “Indio”, el montañismo venezolano pierde uno de sus grandes valores.

Durante el siguiente año… 2006 Marco Cayuso acompaña hacia la zona del Khumbu , puntualmente hacia el Inja-Tse (Island Peak) al grupo de Adriana Lopez, Laura Riera, Marcos Cavicchioli, Laskmit Yamahui y Carlos Boccardo.

En el año 2008, durante el mes de octubre, Patricia Tacconi,
Alberto Camardiel, Gonzalo Medina y Yo, acompañados por Beatriz Valenti, intentamos escalar una montaña muy técnica ubicada en la región del Khumbu (Himalaya de Nepal)… El “Tawoche”. En esta oportunidad no tuvimos éxito y la montaña aún espera algún equipo venezolano para escalarla.

El “Parchamo”, que se encuentra en la zona del “Rolwaling”, es visitado por segunda vez en el año de 2009 por el equipo de Guillermo Salas, Alejandro López y Marco Cayuso.


Siguiendo con esta gesta “Himalayista”, en octubre del 2011, Cayuso junto a Andrea Wuerz, Adriana López, Rafael Cadenas y Daniel Figallo, enfilan sus pasos hacia una zona menos visitada por montañistas de nuestro país, me refiero a la zona del Dhaulagiri, donde hacia el Noreste se encuentra una montaña llamada “Thapa Peak” o Dampus Peak (6.012m).

En el año de 2012 durante el mes de octubre, es importante mencionar el proyecto que había estado dándole forma Marcus Tobia… “Niños en la Cumbre” en el cual participaron 21 niños, 7 Nepalíes y 14 de Venezuela, en una inaudita iniciativa (Por el valor intrínseco de la misma), en la cual estos pequeños en compañía de excelentes escaladores como Marcus, Erwin Mayer, Federico Pisani entre otos, alcanzaron la cumbre del “Inja-Tse” conocido como “Island Peak” de 6.189m y han dejado, de la mano de juan Carlos López, un excelente material cinematográfico.

2013 fue una ocasión especial para los venezolanos en el Himalaya, ya que un grupo conformado por 4 merideños Daniel Moreno, Yovanni Gil, Juan Ignacio Gil, tres caraqueños Arístides Moreno (Como director de la expedición), Daniel Mora y yo como encargado de la parte logística, así como también por el Guía de montaña ecuatoriano Rafael Cáceres “Chapico”, se lograron escalar las montañas “Inja-Tse” (Island Peak-6.189m) y el “Lobuche East” 6.118m.

En el 2014 Flor Boscán hace equipo con Viviane Chonchol y Alejandro Lemus para intentar ascender el “Cho-Oyu”, sin embargo, algunos problemas de salud con Chonchol y Lemus evitarón que se llegara a la cumbre.

En el 2015 Patricia y Camardiel regresan al Nepal y escalan el “Inja-Tse” (Island Peak-6.189m).
"Vivac" en el Tawoche año 2008
Con el ascenso de Patricia al Cho-Oyu, el intento de Flor y Viviane a la misma montaña, el proyecto de Kerling Figueroa por escalar las 7 cumbres más altas de cada continente y la aparición de la joven Giselle Cessin… algo se estaba “cocinando” y en el 2017 esta última, Giselle, acompañada por Alberto Camardiel se involucraron en el Proyecto 8848, para escalar el Everest, apoyados por una expedición comercial de los hermanos Benegas, sin embargo, la altura y sus efectos en Giselle evitaron que esta expedición lograra su objetivo (https://elsumario.com/venezolanos-inician-camino-hacia-el-everest/)

Hay algo que no puedo dejar de mencionar por su importancia, es el ascenso sin oxígeno de Adam Álvarez al “Manaslu” de 8.163m (Reseña) la octava montaña más alta del mundo. Esta montaña se encuentra ubicada en el Distrito Gorkha del Himalaya nepalés.
Adam Álvarez
Hay otro intento individual al Everest, que por falta de referencias no logro ubicar cronológicamente, pero fue realizado por José Luís Dávila, sin embargo, tampoco culminó con éxito.

Los Himalayas son montañas mágicas que más allá de sus montañas tienen gente maravillosa, que en mi caso personal me han hecho regresar a sus caminos una y otra vez, y vale la pena mencionar que, en estas visitas, ya 92 personas me han acompañado a recorrer su magia y su cultura sin olvidar que… aquí se levantan 9 de las montañas más altas del mundo.



jueves, 5 de marzo de 2020

GLACIARES... Los fantasmas de las montañas venezolanas





 Curso de Alta Montaña en el "Glaciarde
Timoncito" diciembre de 1980
A temprana edad y por motivos familiares, siempre que viajaba a la ciudad de Mérida, mi vista se regocijaba frecuentemente con aquellas manchas blanquecinas que se posaban permanentemente sobre las lejanas montañas de la Sierra, crecí con ellas, sin embargo, yo crecía y ellas empequeñecían. Casi no me di cuenta pero el destino… y también mi pasión me llevo a caminar desde el año de 1974 por los picos nevados de la Sierra Nevada Merideña. Ese hermoso Glaciar de Timoncito fue mi escuela de aprendizaje y más adelante, a mediados de los años 80 lo utilizábamos con frecuencia para transmitir todas esas técnicas que había aprendido en otras latitudes. La Garganta Bourgoin, la retadora ruta del Glaciar Norte del Bolívar y que decir de todas esas rutas que rodeaban a los colosos de la “Corona”… los picos Humboldt y Bompland, inclusive valdría la pena hablar también del tímido glaciar de la Concha.
Foto del explorador venezolano Charles
Brewer Carías en la Cara Este del Pico
Humboldt en 1977
No se cuando, pero de repente dejé de dictar cursos en el Glaciar de Timoncito, el glaciar se había hecho tan pequeño que las abundantes rocas eran un peligro para los que intentaban caminar por sus mermadas nieves, y así tuve que mudarme hacia el Glaciar Norte, que poco a poco se fue haciendo tan vertical y peligroso que nos fue imposible continuar con esta importante labor didáctica. Pero eso no fue todo, ante mis ojos incrédulos uno a uno fueron desapareciendo nuestros pequeños glaciares, tanto así que en una oportunidad durante el año 2009 intenté realizar la ya acostumbrada escalada por el Glaciar Norte del Bolívar y, la mayor sorpresa fue encontrarme que los “crampones” y “piolets” que había dispuesto para facilitar la escalada no habían sido necesarios… un “boquete” de rocas había quedado al descubierto dividiendo esta gigantesca masa de hielo en dos.
Vista del Glaciar Norte del Pico Bolívar en 1980
Más sorpresivo fue el caso del accidente ocurrido el 2 de julio del año 2000 en el que perdieron la vida 5 jóvenes integrantes del Grupo de Rescate Enrique Bourgoin al ser arrastrados por un “Alud de Placas” ocurrido en el glaciar Nor-Oeste del Pico Humboldt. En efecto los glaciares se están retirando y a una velocidad que nuestra imaginación parece no acostumbrarse… las montañas cambian de rostro. No se trata de nada nuevo, ya en 1930 el ingeniero y geógrafo venezolano Alfredo Jahn, presidente de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, había hecho acotaciones de sus observaciones durante el lapso de diez años. En diferentes oportunidades había estado conversando al respecto con el gran explorador venezolano Charles Brewer Carías y viendo sus impresionantes fotos durante su igualmente memorable escalada al Glaciar Este del Humboldt nos asombramos permanentemente del radical cambio acontecido en nuestras montañas andinas, nos paseamos a la vez por diferentes teorías que se desenvuelven entre la ciencia ficción y las más sofisticadas mediciones atmosféricas y satelitales… lo cierto es una sola cosa, los glaciares están desapareciendo y este fenómeno golpea con más fuerza a las zonas tropicales, donde Venezuela ocupa un importante lugar. Gracias a algunas notas que me facilitó Ana de Bellard, hija de Eugenio de Bellard Pietri, él nos comenta sobre algunos factores concomitantes que ya se han hecho una contante entre los investigadores: “Entrada en una nueva era de calor, disminución de las áreas verdes en todo el planeta, aumento del espesor de la capa de CO2 atmosférico (efecto invernadero), destrucción paulatina de la capa de ozono, y no dudo de que a estas no se puedan añadir varias más de menor importancia”.

Vista del Glaciar Norte del Pico Bolívar en 2010
Apartando la gravedad de los cambios que se han producido y que producirán, desde el punto de vista ecológico la perdida de los glaciares en diferentes partes del mundo, especialmente en Venezuela, las montañas no han dejado de ejercer su encanto pero cabe destacar que cada día nos encontramos con un ambiente diferente que nos obliga a adaptarnos a un fenómeno indetenible y a tomar medidas en pro de una conducta más consecuente con el daño ambiental que hemos ayudado a generar en estos frágiles ambientes.





sábado, 1 de febrero de 2020

Técnicas de entrenamiento.


Poco antes de salir para el Hidden Peak, efectuaba mis habituales
entrenamientos. Estaba satisfecho: unos 1.000 mts. de altura en 
35 minutos. Aumentaba la seguridad en mí mismo.
Reinhold Messner





Evidentemente,  todas las actividades que el ser humano se ha propuesto, tienen (dentro de cada punto de vista particular) un único objetivo... su bienestar. El montañismo como una actividad lúdica, puede ser considerada una de las más antiguas actividades desarrolladas por el hombre. Sin embargo, cuando la meta que se busca va más allá del "estandar" generalizado, entra en juego la práctica.

            En el caso del montañismo, el mejor lugar de entrenamiento es sin duda alguna... LA MONTAÑA, a pesar de esto, y debido a que todos no tenemos "una montaña" a la mano, tenemos que ser ingeniosos para mejorar nuestras condiciones (físicas, técnicas y mentales), y consecuentemente mejorar los objetivos que nos hayamos propuesto.

                                                            En ambientes naturales
                                      Físico⇒
                                                            En ambientes artificiales
                                                                                               
                                                            Baja Montaña
         Entrenamiento Técnico⇒       Media Montaña                       ⇒ ÉXITO
                                                            Alta Montaña
                                                                                              
                                                            Relajación
                               Psicológico⇒       Visualización
                                                            Técnicas grupales

            Tomando en cuenta que el montañismo "deportivo", o de nivel, posee exigencias físicas considerables, podemos partir de la base de que (aún no siendo imprescindible) el entrenamiento del montañista es un elemento de gran valor a la hora de evaluar los resultados, y es necesario recordar que previo a cualquier actividad física es muy importante una consulta médica, especialmente si se trata de personas con antecedentes de alguna enfermedad en general, o de individuos con edades superiores a los 30 años. En caso de no haber ningún impedimento, nuestro Plan de Entrenamiento deberá cumplir con varias condiciones fundamentales:
            .-Ser adecuado a nuestras condiciones, exigencias y necesidades.
            .-Ser  dosificado: lento y CONSTANTE.
            .-Medible.
            .-Asesorado.
            .-Comprobado previamente.

       


     Personalmente creo que,  el entrenamiento esencial del montañista debe estar basado en el desarrollo de su capacidad de aprovechamiento de oxígeno a nivel muscular, es decir aumentar su capacidad aeróbica. En este sentido, y para dar crédito a uno de los más grandes propulsores del  "aerobismo" (el Dr. Kenneth Cooper) vale la pena referirnos a cualquiera de sus obras para tener una idea general sobre un plan de entrenamiento básico, y concientizarnos sobre como éste actúa en nuestro cuerpo. De acuerdo a ésto la idea básica de Cooper es fijar los rangos de mejor aprovechamiento de oxígeno a nivel muscular tomando en cuenta como principal parámetro la edad y el nivel individual de entrenamiento físico. Este parámetro es fijado mediante una prueba que consiste en recorrer la mayor cantidad de distancia en un tiempo de 12 minutos. De acuerdo a este total tendremos la siguiente tabla:

Categoría de aptitud física     Distancia Cubierta       Consumo de Oxiíeno

I   Muy  Mala             menos de 1.609 m.       28.0 ml. o menos

II    Mala                   de  1.609  a  1.995 m.      28.1   a   34  ml. 

III   Regular                de  2.011  a  2.398 m.        34.1   a   42  ml.

IV  Buena              de  2.414  a  2.800 m.        42.1   a   52  ml.

V  Excelente                 2.816  m. o  más             52.1  ml. o más

     Una vez que tengamos una idea general sobre nuestra aptitud física, tendremos que proponernos un plan de entrenamiento que se ajuste a nuestras circunstancias personales. Cualquiera que sea el ejercicio que seleccionemos este tendrá que mantenerse dentro de los rangos de aerobismo, es decir entre un 60% y 80% de nuestra máxima CAPACIDAD AERÓBICA (nuestra máxima capacidad aeróbica queda determinada por la relación   220 - edad = máxima frecuencia cardíaca durante el ejercicio).

            A nivel urbano considero la carrera o trote como el ejercicio que más se aproxima al ascenso de montañas... los músculos involucrados y sus exigencias psicológicas son semejantes, su sencillez, y la facilidad de adaptación a cualquier ambiente hacen del trote una excelente actividad de entrenamiento, sinembargo no puedo negar sus ligeros efectos traumáticos a nivel de las articulaciones de las piernas, lesiones éstas que pueden ser evitadas con un buen plan de fortalecimiento muscular y un par de zapatos idóneos. Una vez logrado un entrenamiento básico, la caminata rápida o la carrera en montaña son elementos necesarios para ser tomados en cuenta. En cuanto al ciclismo el costo actual del equipo y la necesidad de volúmenes altos de ejercicio lo hacen poco accesible a nuestra vida cotidiana. Por otra parte la natación, debido a la escasez de instalaciones que existen en nuestro país  se convierte en una actividad muy limitada.

            Paralelamente al entrenamiento físico, jamás debemos olvidar que el montañismo es una actividad que se desarrolla en un ambiente hostil para los que no habitamos en él, esto nos obliga a no perder de vista nunca tanto el entrenamiento técnico, como el estudio del ambiente, así como los aspectos culturales, y sobre todo... subir montañas... muchas montañas.

  • - ¿El montañismo es para todos... independientemente de la edad? ¿Por qué?

Cuando hablamos de “Montañismo”, nos referimos a una actividad donde se unen un sin número de modalidades que van desde “La Caminata”, pasando por carreras de montaña y escalada en “Grandes Paredes”, sin embargo un criterio común las une casi de manera inevitable y este es, el contacto con la naturaleza y la interrelación entre e “Yo interno” y el ambiente, resaltando la toma de iniciativas, el reto personal y el logro de las metas propuestas. Esto hace que el “Montañismo” trascienda el calificativo de “Actividad Deportiva” y se convierta en una ESCUELA, en “Una Forma de Vida” en la que muchas veces se “nace y se muere” (En el buen sentido de la palabra”… en su práctica.
  • - ¿Qué condiciones físicas debe tener alguien que desee hacer montañismo?

Las condiciones físicas del Montañista van a depender del volumen de sus exigencias personales, de sus metas y muchas veces de las motivaciones que el entorno logre inducir en el interesado. Siempre es importante poseer una condición física mínima, ya que las características del esfuerzo en el “Montañismo”, suelen subestimarse en calidad y cantidad, y a veces nos encontramos a personas con poco entrenamiento físico, afrontando largas y arduas caminatas con consecuencias “nefastas” física y emocionalmente.
  • - ¿Qué ejercicios debe hacer alguien que se entrena por primera vez para hacer montañismo?

En vista de que el “Montañismo”, desde el punto de vista físico, es una actividad esencialmente “AERÓBICA”, lo más importante es concentrar nuestro entrenamiento en actividades que desarrollen potencialmente esta condición. Estas son, en orden de importancia: La Carrera larga o “Trote”, el ciclismo y la natación. Las he colocado en este orden estricto por condiciones “intrínsecas” de nuestro país en los que la práctica de uno u otro entrenamiento se suele complicar por la existencia de un entorno poco favorable para su práctica.
  • - ¿Qué precauciones deben tomar los principiantes?

En cuanto a los que se inician en esta actividad… “El Montañismo”, hay detalles dignos de ser tomados en cuenta. Lo primero es asegurarse de poseer una condición física apropiada al esfuerzo al cual vamos a estar sometidos, por otro lado, a pesar de que esta es una actividad de introspección personal, uno de los aspectos fundamentales en su práctica es la seguridad, lo que obliga a encontrar un buen compañero o grupo para su práctica y dotarnos de un equipo y buen conocimiento técnico para su uso… evidentemente un elemento fundamental que nunca debe faltar es “La Motivación”, elemento que ha logrado las más grandes proezas en las personas más inesperadas, las que han abierto nuevos horizontes para las generaciones de “relevo”.
  • - ¿Cómo se mantiene en forma un montañista?

El montañista, por las mismas características de la actividad que practica, que lo motiva a plantearse metas cada vez más exigentes, debe ser una persona con mucha dedicación al cultivo de una vida sana física y emocionalmente, lo que lo obliga a plantearse buenos hábitos de entrenamiento cotidiano para mejorar su “performance” físico y su paz emocional… Hacer ejercicios aeróbicos dos o tres veces por semana, tal vez un poco de meditación, combinado con alguna lectura de textos técnicos, me parece un buen complemento para todo aquel que desee iniciarse en estas “lides”.
  • - ¿Qué beneficios para la salud brinda el montañismo?

Más allá de cualquier otra actividad deportiva, el “Montañismo” abarca mucho más que la parte de competencia y bienestar físico que “El Deporte” pudiera implicar, por lo cual podemos estar en presencia de una actividad “Integral” que implica beneficios, no solo para el que lo practica sino para la sociedad en general.
  • - ¿Existen algunos riesgos al practicar montañismo?

La practica del Montañismo, al igual que toda actividad humana implica “riesgos” que esencialmente se circunscriben a que este se practica en un entorno al cual el “Montañista” no está habituado… no es su ambiente cotidiano, lo que implica un aprendizaje que debe ser llevado de manera progresiva y paulatina. Excederse en los objetivos planteados puede traer implicaciones de riesgos con consecuencias físicas y emocionales que pueden ser fatales.

-
 Consejos para quien desee iniciarse en el montañismo.
Todo aquel que desee iniciar sus pasos por este fabuloso camino… el de las Montañas, debe estar dispuesto a entregar una cuota de sacrificio personal, que de seguro redundará en una gran satisfacción el logro de metas “Impensables”, en el mejoramiento personal y en una nueva manera de ver la vida a través de los entornos naturales… evidentemente también los “urbanos”.
  • - Otros datos importantes.

Hoy día el “Montañismo” es una actividad promocionada en casi todas las partes del mundo y sus beneficios personales están fuera de cualquier discusión. Esto permite que todo aquel “enamorado” de su práctica pueda dedicar su vida no solo a nivel “amateur”, sino profesionalizarse y emprender el camino hacia metas más concretas en cuanto a logros y alcances.
En nuestro país, ya existen Asociaciones de Guías Profesionales, con parámetros de servicios a la par de los países más desarrollados en el área, esto permite una mayor información y más seguridad en su práctica, así como un acercamiento más asertivo de todo aquel que se quiera acercar al mágico mundo de las pendientes, de los vientos fríos y de las altas cumbres… al mundo de las Montañas.

domingo, 13 de octubre de 2019

NEPAL 2019... Un viaje virtual al Campo Base del Everest "Sagarmatha"


“Un paso no es la totalidad del camino, un camino no es la única manera de llegar a la cumbre, una cumbre nunca será tu último objetivo.”

Este año 2019, entre nieblas y tormentas no han mostrado su mejor semblante para emprender mi acostumbrado viaje hacia la magia del Himalaya, sin embargo quiero convertir junto a ustedes estos días en un especial y diferente camino hacia las montañas más altas del mundo. Día a día, paso a paso iremos construyendo la historia y los detalles que me enamoraron de Nepal, su cultura, su gente y claro está... sus Montañas.

No te pierdas este maravilloso viaje "virtual" que con todos sus anécdotas e historias te enamorará a ti también y te preparará para acompañarme el próximo año 2020 en el que, personalmente, te podrás encontrar con "Sagarmatha"... la diosa madre de la Tierra.

Iniciar un viaje, va mucho más allá de imaginárselo, se trata de poner a mover muchas cosas que, dependiendo del objetivo y el propósito, pudieran hacerse más o menos complicadas. Para nosotros en Venezuela, al parecer, las cosas cada día resultan más complicadas. 

Partiendo del principio de que, para mí, Nepal y el Himalaya se han hecho más que un viaje, una necesidad, generalmente me planteo salir de viaje hacia este destino durante el Otoño del Himalaya (Agosto a Noviembre). Este año 2019 no será la excepción. La característica “especial” de este viaje que emprenderemos juntos, estará marcada desde un principio por sus circunstancias... podremos viajar VIRTUALMENTE a través de Instagram y Blog con las experiencias acumuladas a través de tantos años de continuas visitas a este maravilloso país.

En efecto aquí nos encontramos, a punto de tomar uno de los tantos vuelos que desde Estados Unidos (Miami o Nueva-York) o Europa (España, Francia, Inglaterra, etc.) nos llevan a través de países de Asia, Oriente Medio o Arabia hacia la capital de Nepal... Kathmandú.

En esta oportunidad tomaremos el vuelo que he estado utilizando los últimos años... es el de "Qatar Airways" que nos llevará en un tiempo de 14h y 10m hasta el lujoso aeropuerto de Doha en el cual aprovecharemos las 8h y 20m de escala para refrescarnos, comer algo y descansar para así hacer mas tolerable el "jetlag" de este gran vuelo y cambio de horario.

Nepal es uno de esos países que mientras más se visita más gusta, esto tal vez se deba a que comenzamos a entender que detrás de todos esos rostro que se cruzan con nuestra mirada hay una persona con sentimientos iguales a los nuestros, con un deseo por vivir intensamente cada momento de la vida, y que la única diferencia radica en la forma en que esto se expresa. A diferencia de otros países que poseen muchas religiones, castas y creencias, en Nepal todas estas tendencias conviven en paz y armonía

23 de Septiembre, después de 4h 30m de vuelo desde "Doha", a las 08:15 am (Hora de Nepal), el chillido de los cauchos del avión indican que hemos aterrizado en Kathmandú, nada ha cambiado en el aeropuerto, los mismos pasillos, el mismo mobiliario de los módulos de migración, el mismo papeleo... todo fluye. El rostro de Pemba, aparece detrás del cristal en la sala de espera, verlo me llena de alegría y un fuerte abrazo antecede a la acostumbrada guirnalda de flores que nos coloca a todos en señal de bienvenida. Nos abrimos paso entre el tumulto alborotado hasta llegar al transporte que nos conducirá hasta "Thamel", lugar donde se encuentra nuestro alojamiento... el "Kathmandú Guest House". Este será nuestro remanso en los próximos dos dias en los cuales terminaremos todos los preparativos antes de irnos hacia el "Khumbu".

Ahora, sentado en mi habitación del “Kathmandú Guest House”, henos aquí, después de innumerables horas de viaje, de tantas ilusiones y esfuerzos en Kathmandú, lugar multifacético en el que todos hemos soñado alguna vez y para los que, enamorados de las montañas, siempre hemos tenido en nuestros corazones hurgar sus intrincadas calles y saborear sus exóticos rincones en busca del “Nirvana” que todos llevamos dentro.

Después de un buen baño comenzaremos a perdernos entre la multitud de las intrincadas y estrechas calles de Thamel, para ir acostumbrándonos a las particularidades culturales de esta ciudad y su gente. 

Al final de la tarde visitaremos el templo de "Bhudanath", costumbre "kabalística" que me ha permitido adentrarme en la cultura del pueblo nepalés, especialmente en el de la cultura Sherpa.

Durante los años 60, el consumo libre de Opio en Kathmandú enamoró a más de un “Hippie” a viajar a esta ciudad que más adelante y por orden exclusiva del Rey “Bhirendra” su consumo fue prohibido. Hoy día ese espíritu de “libertad” y la vida cosmopolita, donde la tolerancia y la aventura se mezclan para dar esa sensación de estar en un lugar único en la tierra, es el espíritu que se respira en Nepal y resalta verdaderamente en Kathmandú, ciudad cosmopolita en la que se mezclan razas lenguas y culturas para convertirla en lo que hoy día es… un lugar que marca un “antes y un después”. Recuerdo haber viajado a Kathmandú en el año 82 (Para solicitar un permiso para escalar el “Annapurna”), cuando mi sueño por las altas montañas comenzaba a germinar en mi corazón. Cerca de esa fecha los venezolanos Carlos Reyes y Freddy Matos consiguieron un permiso para escalar el Everest y más adelante en el año de 1988 Christopher Sterling nos invitó a José Betancourt, Alexander Vandendorpe y a mí a integrarnos para realizar una expedición al Tilicho una montaña de 7.132m. Ninguna de estas expediciones logró llevarse a cabo y no fue hasta 1981 cuando logramos conformarnos en un equipo venezolano solido para intentar escalar una montaña en el Himalaya… el Pumori, montaña a cuyos pies llegaremos en nuestro camino hacia el Campo Base del Everest… la gran “Sagarmatha”. (En nuestro recorrido les contaré sobre esta expedición y otras). A partir de este momento Nepal pasó a ser uno de mis países favoritos especialmente por mi estrecha relación con los Sherpas. 

Hoy es nuestro día “libre” en Kathmandú, visitaremos el templo de “Swayambhunath” (Templo de los monos) y, durante el día compraremos los equipos faltantes para nuestro Trekking al Khumbu en alguna de las innumerables tiendas con equipos de montañas que hay especialmente en la zona de Thamel. Mientras tanto yo me “echaré” alguna que otra escapadita para arreglar asuntos referentes al viaje: Reservaciones y pagos de los boletos para volar a Lukla, reservaciones de posadas y hoteles para nuestro regreso, compromisos con amigos, etc.

Había olvidado presentarles a nuestros anfitriones... prácticamente familia. Desde el año 1991, cuando realizamos la primera expedición venezolana al Himalaya, Nawang Dorje y su familia nos atendieron e hicieron sentir como en casa. Nawang lleva adelante un orfanato para asistir a familias Sherpas de escasos recursos y con algún niño en condición de orfandad... algunos de ellos fueron adoptados por venezolanos y hoy día se desempeñan como profesionales. En la segunda foto Shansha Maya y Sonang (Mi hijo adoptivo). Amanecer en Kathmandú es como despertar en un lugar familiar muy querido, ese lugar que siempre trae a la memoria un recuerdo agradable, una vivencia auténtica, donde todo te resulta confortable. Esta ciudad es donde la luz de las 5:30 de la mañana es cálida y placentera porque sabes que el tiempo pasa lentamente, que nada de lo que hagas detendrá el aletear de las palomas en el patio, o el graznido de los cuervos en el ambiente. Esa luz matutina siempre será bienvenida porque sabes que es la que dará vida a todos los colores de la ciudad, a los crisantemos del patio del hotel, a las montañas que reflejan tus sueños en la lejanía y despiertan todos tus sentidos a un mundo de infinitas vivencias que hay en ti.

Hoy aprovecharemos bien el día ya que iremos a visitar dos ciudades importantes desde el punto de vista arquitectónico, Pathan y Bhagtaphur. No están muy alejadas de Kathmandú, sin embargo no podemos regresar muy tarde al hotel ya que hay que dejar el equipaje listo para poder madrugar el día 26 y poder tomar el vuelo hacia “Lukla” desde donde iniciaremos nuestra caminata.

Pathan y Bhaktaphur contituyen “Património arquitectónico de la humanidad” y fueron dos de las ciudades más afectadas por el fuerte terremoto del año 2015, esto debido principalmente a sus construcciones antiguas. En Bhaktaphur visitaremos a un gran amigo descendiente de una gran familia de pintores de “Thankas” (Pinturas de carácter religioso en la cultura budista), se trata de Madhu Krishna Chitrakhar… sus creaciones son maravillosas y sobre todo lo es la tradición de enseñanza que el transmite a las nuevas generaciones, incluyendo a sus hijas.

Son las 6:30 am… Una situación digna del mejor festival de teatro que cualquiera pudiera imaginar. Como sonido de fondo, se mezclaba la voz ensordecedora de cientos de personas nerviosas que no saben que está sucediendo en el recinto, y los detectores de metal enloquecidos que no dejaban de pitar ante la marejada de personas que los atravesaban. Las palomas cruzaban el recinto volando a su libre albedrío acostumbradas a este caos “ordenado” que se repite día tras día sin que nadie haga algo para evitarlo… es parte de la “diversión”. Entramos en la fase de “espera”, la incertidumbre llena nuestras mentes que se agolpan alrededor del equipaje, en espera de que algo suceda. Nadie sabe hacia dónde va cada grupo, pero todos queremos ir a algún lado, sin embargo, el tiempo pasa. Dos alemanas juegan “cartas” a mis espaldas y a la izquierda un grupo de chinos se deleitan con uno de sus “extraños” juegos (naturalmente con “palitos”). Son 2 días que no han salido vuelos por mal clima en el aeropuerto de “Lukla”, uno de los aeropuertos que se ha ganado la fama de ser uno de los más peligrosos del mundo. En efecto, yo mismo lo pude constatar, cuando en el año 2008 el vuelo que debíamos abordar de la Aerolínea “Yeti Airline” tuvo un accidente donde perdieron la vida 19 personas. (Era el primer accidente con víctimas fatales en Lukla)

Después de algunas maniobras casi indescriptibles el equipo y la carga nos encontrábamos volando hacia “Lukla” en el vuelo 235 de “Tara Airlines", donde finalmente llegamos a las 9:30am… lugar de inicio de lo que para nosotros era la “esencia”: estar en contacto directo con estas montañas con su cultura tan especial, que siempre ha atraído a millones de personas a sus senderos, cumbres y pueblos, cambiando sus vidas para siempre.

Al tocar "Lukla" Dawa Phuti nos espera con su singular sonrisa y simpatía. Los porteadores se debaten, como todos los años, en la negociación para transportar nuestro equipaje durante los próximos días. Mucha gente llama a estos "porteadores" SHERPAS, sin embargo pocos de ellos pertenecen a esta etnia, casi todos son "Tamines", que vienen de las tierras bajas a buscar trabajo en la época de turismo. Hoy nos hemos encontrado con Phura Jangbu Sherpa (https://www.facebook.com/profile.php?id=100009283104585), un joven Sherpa que con tan solo 17 años ya ha logrado llegar a la cumbre del Everest en tres oportunidades y que visitó Venezuela con el proyecto "Niños de la cumbre" de Marcus Tobía. El también recibió el apoyo para sus estudios de Inglés y Guía de Montaña por una gran amiga venezolana Erika Mendoza.

La caminata de hoy es sencilla y transcurre por varias zonas pobladas entre ellas "Jorsalé" y "Mondjo" (Nuestro objetivo del día), que se encuentran a las márgenes del río "Duth-Kosi" (Río de leche) que baja desde el Everet y el Lhotse. Hoy es un día para tomárselo con calma, para soñar. Estos sueños me remontan a la primera vez que hice este recorrido en el año 1991 con un grupo maravilloso con el cual regresé varias veces y conseguimos grandes logros de escalada en esta zona del Khumbu-Himal (Región del Everest/Sagarmatha). Más adelante, cuando lleguemos a los piés de cada una de estas montañas iré haciéndoles referencia al respecto.

Me quedo con un comentario de Martín sobre este trayecto...

"La excursión por el valle del Khumbu fue fascinante, porque ademas de cumplir muy bien con la función de aclimatación, tuvimos la oportunidad de volver a una serie de lugares que alguno de nosotros ya conocíamos y repasar nuestra propia historia como grupo". Martín Echevarria.

Las montañas ya se sienten en el ambiente, al fondo del cañón ya se puede ver el "Khumbila", que identifica muy bien el lugar que alcanzaremos el día 28.

Esta noche nos quedaremos en el lodge "Himalayan Pilgrimage Home" se encuentra ubicado justo al lado de la oficina de entrada al "Parque Nacional Sagarmatha" donde se encuentra la montaña más alta del mundo. La propietaria de este "lodge" es la mujer con la sonrisa más encantadora del Khumbu y es una maravillosa anfitriona.

Son las 7:30 Nima se adelantó a la oficina del Parque para chequear todos los permisos de Trekking y entradas al Parque Nacional. Hoy comenzamos la "verdadera" subida. Nos encontramos a 2.835 metros de altitud y hoy nos tocará alcanzar 3.440 metros en "Namche-Bazar" la "capital" del pueblo sherpa.

Después de un agradable desayuno, y asegurarnos que los porteadores ya arreglaron todas las cargas, nos equipamos con nuestros morrales de marcha para iniciar el trayecto, no sin antes despedirnos de la "Didi" (Señora en lengua nepalí). Continuamos por un trecho bordeando el río "Duth-Kosi" entre sembradios y cascadas hasta llegar a un estrecho que nos obliga a ascender para atravesarlo a través de un espectacular puente colgante donde el río "Bathe-Kosi" se une al "Duth-Kosi" e inicia la subida más fuerte del día, que entre los porteadores y trekkers que hay en el camino, unidos a los "Zoquios" (Hibridos entre Jaks y vacas) nos obligar a detenernos en algunos recodos para disputarnos el derecho al paso, que sin duda lo llevan las bestias de carga. A pesar de todo a medida que subimos el paisaje aumenta su belleza y la marcha entre los pinares y la frecuente conversación entre nosotros se hace agradable y hasta imperceptible, tanto así que al llegar a una pequeña explanada y entre los pinos y rododendros del lugar aparece majestuosa "Sagarmatha", la Diosa madre de la tierra, conocida por nosotros los occidentales como EVEREST... la montaña más alta del planeta.

Sin darnos cuenta y luego de pasar el control de entrada... aquí estamos, Namche. estrechas calles con cientos de curiosas miradas se abren a un sin número de variadas tiendas hechas para satisfacer la más variada gama de necesidades del turista, desde parches para ampollas hasta el más sofisticado equipo de montaña y el más exquisito café. La música occidental se mezcla con la más clásica música nepalí... parece que ya se hubieran preparado para nuestra llegada, hay ambiente festivo, sin embargo, hay que ir a la posada... 

"Timida te escondes entre el follaje del bosque; mi vista te busca, y una tras otra desapareces, sin embargo, haberte visto una vez me basta... eres parte de mí, eres el recuerdo".

Los sueños ameritan descanso... hoy es un día de descanso. Bajar al pueblo y dejar deslizar un trago de buen café en el local "8.000", ese aroma que te traslada a casa, a Venezuela y rememorar las cosas que te anclan a esa tierra que ha tenido que sufrir aun teniendo tanto y poder compararla con este pueblo, cuya mayor riqueza son estas montañas y una cultura ancestral donde la prioridad es la felicidad de los otros.

Aquí estamos preparándonos para continuar ascendiendo y afrontando los efectos de la altura en el cuerpo... en este caso el descanso se aprecia. En "Namche" podemos evaluar los días pasados, lo que nos falta, lo que nos sobra. Es el lugar ideal para que el descanso se convierta en fortaleza.

Ver el Everest (Sagarmatha) es entrar en un mundo donde la dimensión del cielo cambia de forma, color y contenido. Su luz llena de sueños la imaginación y es como colocar un hermoso collar en el cuello de la mujer amada, haciendo resaltar sus labios, brillar sus ojos y llenar de alegría su sonrisa. La nieve, que fue un verdadero problema para la gente que se encontraba en las montañas, para nosotros ha mostrado un paisaje verdaderamente espectacular, donde el horizonte se viste de blanco dándole poco acostumbrado para estas fechas.

Después de subir entre pinares y la majestuosa vista hacia el cañón del río “Duth Khosi”, llegamos a la meseta en la que se levanta el templo budista de “Thyangboche”, en el que bajo la mirada celosa de 2 parejas de águilas y un primer contacto con un grupo de lamas que se encontraban en los aposentos del templo, el “Rimpoche” (Abad mayor del lugar) nos recibió con un sencillo pero emotivo acto en el que bajo sus bendiciones continuamos el camino hacia nuestro objetivo final del día… “Deboche”.

Hoy 1 de octubre, con mucho pesar, abandonamos "Rivendel" una de las mejores posadas del Khumbu. Su ubicación entre un bosque mágico de rododendros y situada entre dos de los templos budistas más conocidos de la zona, "Thiangboche" y "Deboche", hacen de esta posada (Lodge) una de las más privilegiadas de este trekking. La caminata de hoy será corta y mañana tendremos un nuevo día de descanso, ya que estaremos entrando en la zona de los 4.000 metros, esto nos obliga a tomarlo "con calma", lo que nos da la oportunidad de detenernos a visitar el templo de las "monjitas" budistas de "Deboche", donde muchos años atrás tuve la oportunidad de conocer a una lama "ermitaña", cuyo contacto directo me tomó prácticamente 5 años. Su nombre Äni Shasan", ella ya falleció, sin embargo aún mantengo su humilde imagen grabada en mis recuerdos más preciados. Así como también haber podido conocer, en compañía de Marcus Tobia, en este mismo lugar y en condiciones muy especiales a uno de los Lamas más importantes de esta época... "Trulshi Rimpoche". Nuestra parada en "Pangboche" tiene mucha significación porque el Lama Geshe "Odiyana Vajra" Rimpoche siempre nos recibió con mucho cariño y alegría desde nuestra visita en el año de 1991 con la finalidad de escalar el "Pumori". Lamentablemente él falleció en el mes de Febrero del año pasado 2018 a la edad de 87 años. "Lama Geshe" siempre nos ofreció sus bendiciones, no solo en cada una de nuestras expediciones y trekkings, sino también realizó mi ceremonia matrimonial y mi '"toma de refugio". Su familia ahora... es mi familia. Precisamente la posada "Mont Kailash" donde nos quedaremos, pertenece a su hija "Tashi" que siempre nos ha hecho sentir como en casa.

Pangboche es un pueblo que se viste de magia... nunca hubiera pensado que conocería en persona las "reliquias" del Yetti. Si en efecto, en el monasterio de este pueblo se guardan con mucho celo los restos del cráneo y una mano del Yetti, personaje mitológico de la tradición budista... "ver para creer", bueno, nosotros lo vimos. 

Añoro la presencia del "Rimpoche de Pangboche" él, aparte de ser un gran maestro y amigo, era la vida del pueblo, era muy querido especialmente por la comunidad de montañistas, quienes siempre se presentaban para pedir sus bendiciones durante los ascensos a las montañas cercanas. 

Retomo algo que escribí en años anteriores al respecto: "Los mantras llenaron la estancia y convirtieron nuestro día de descanso en “Pangboche” en un momento muy especial. El “Lama Geshe” llevaba a cabo todo tipo de ceremoniales, arrojando arroz al aire y quemando en su incensario todo tipo de hierbas para que los Budhas nos acompañaran en nuestras escaladas y el buen retorno a nuestros hogares, insistiendo en la importancia que tenemos como seres humanos y la necesidad de comenzar con cambios internos para poder generar así cambios en nuestros entornos. Cerramos la ceremonia con el recitar algunos mantras para el bienestar de Venezuela y, con toda la espiritualidad del momento, comenzamos el regreso hacia la posada y sumirnos cada uno en sus propios pensamientos, que se generaron en las horas pasadas". Uno de mis recuerdos más preciados fue el de la ceremonia de mi matrimonio con Adri (Chamba Salten) y yo (Tenzin Sampo). Todos los amigos del pueblo y los integrantes del equipo del Trekking participaron... unos más sorprendidos que los otros.
Si el sol se apagara, esta parte del mundo quedaría iluminada. El "Ama Dablam" y el macizo del Everest (Sagarmatha) brillaban con luz propia, una luz enceguecedora que acariciaba nuestros cuerpos entumecidos por el frio de la mañana.

Hoy seguimos el ascenso hacia "Dingboche" una corta caminata que no tiene mayor implicación que alcanzar la altura máxima del día... 4.410m.Para los venezolanos que hemos escalado en esta región, este trayecto, con la presencia del Äma Dablam" a la derecha y el "Tawoche" a la izquierda, tiene mucho significado. En el año de 1993 durante los días 17, 19 y 20 de Octubre, todos los escaladores integrantes de la expedición venezolana al Ama Dablam alcanzamos su cumbre (Pablo Borjas, Carlos Calderas, José Antonio Delgado, Martín Echevarría, Marcus Tobia, Hans Schwarzer y yo), fue una de las escaladas más espectaculares que haya realizado en esta vida.

En cuanto al "Tawoche", desde el primer momento que la vimos en 1991, quedamos enamorados de ella, y no fue hasta el 2008 que intentamos concretar esta idea... lamentablemente sin éxito. En ese entonces, Patricia Tacconi, Gonzalo Medina, Alberto Camardiel, Phurba Sherpa y yo (En compañia de Beatrz Valenti), después de un "espectacular" vivac de altura decidimos abandonar nuestro intento.

Entre un relato y otro ha pasado la caminata del día sin percatarnos de la altura... después de dejar atrás el cruce hacia "Pheriche" y haber cruzado una vez más el río, nos encontramos en la subida final que nos lleva al pueblo de Dingboche. Llegamos temprano lo que nos permite tomar una buena ducha caliente "Thato Pani" (água caliente) y distraernos en el amplio comedor hasta la hora de la cena.

Desde Dingboche suelen separarse dos vías principales, una que va hacia la pared Sur del "Lhotse" y el "Island Peak" (Inja-Tse) y la otra que continua ascendiendo por un valle alto hacia "Lobuche" y el Campo Base del Everest. 

El Island peak suele ser una cumbre de aclimatación y fue visitado por primera vez por un grupo venezolano en el año 91 con motivo de la escalada al "Pumori". La ultima vez que yo estuve en esta montaña fue el 31 de Octubre del 2013 con una expedición venezolana donde Arístides Moreno fue el director acompañado por Daniel Moreno, Yovanny Gil, Juan Ygnacio Gil, Wilmer Rodriguez, todos ellos de Mérida, de Caracas Daniel Mora Sotomayor y por Ecuador, Rafael Cáceres.

Hoy 4 de Octubre, todo ha cambiado, estamos a 4.800m, inmersos a los pies de un mundo blanco donde estas altas montañas te hacen sentir diminuto.

Despues de un pequeño lunch en "Tukla" al inicio de una última pendiente, muy fuerte, cuyo final está perfectamente delimitado por una serie de "monumentos funerarios" (Manis), donde resaltan algunos nombres de escaladores conocidos como Scot Fisher y Rob Hall, llegamos al verdadero inicio del glaciar del Khumbu, que baja directamente desde el "circo" del Everest. El glaciar del Khumbu se extiende a la derecha, y a la izquierda algunas carpas indican el Campo Base de los grupos que intentan escalar el "Lobuche East", por cierto escalado por el grupo mencionado anteriormente el 27 de Octubre del 2013. 

Finalmente nos encontramos en una de las mejores posadas de “Lobuche”, ya casi a 5.000m., algunas caras conocidas nos reciben. La alegría venezolana contagiaba todo el ambiente con música, café y risas que convierten este gélido ambiente en algo muy llevadero y agradable.

El trayecto hacia "Gorak Shep" es bastante sencillo, sin embargo ya podemos hablar de 5.000 mts de altura, exactamente marcados al llegar a la "piramide" (Centro Internacional de Investigaciones de altura), un laboratorio "high tech" ubicado en "la mitad de la nada" que parece un laboratorio de la NASA. Hemos tomado el camino que transcurre por un valle alto, desde el cual podemos apreciar a plenitud el glaciar del Khumbu, así como el Nutse, el Changtse, Lingtren, Pumori (mañana les hablaré un poco más de esta montaña) y el Everest.

Todo el mar de gente que hemos encontrado en el camino confluye en un solo lugar, en el que 5 posadas deben dar alojamiento y comida a un volumen incomprensible de personas venidas de los más diversos lugares del mundo.

Hoy 05 de Octubre nos encontramos en el “Lodge” (posada) “Snow Land”, a 5.100 mts. de altura compartiendo en el comedor con aproximadamente 160 persona… Un espectáculo variopinto en el que todos los colores de la “paleta” de un pintor se mezclan en la variada vestimenta de los presentes, un "ajuar" que sería suficiente para vestir a todos los montañistas venezolanos. Nuestro siguiente objetivo, remontar un promontorio rocoso llamado… “Kala Pathar” (5.600 mts.), para desde allí poder observar uno de los espectáculos más bellos del mundo, el momento en el que el sol da el último beso a la tierra, en el punto más alto del planeta… El Everest (Sagarmatha), el cual enrojece su rostro bajo la mirada atónita de todos los presentes, que nos apresuramos a tomar las últimas fotos bajo el gélido ambiente que ha quedado luego de la retirada del sol. Ya entrada la noche, encontramos en el descenso lo que lógicamente no puede faltar en un ambiente en el cual, la imprudencia de los visitantes es una variable que comúnmente se puede observar entre el volumen tal alto de visitantes. Una persona con las fuerzas colapsadas y una lesión en uno de sus tobillos, tuvo la fortuna de encontrarse con nuestro grupo, que diligentemente lo trasladamos hasta la seguridad de la posada.

"Gorack Shep" es el último lugar poblado antes de adentrarse hacia el Campo Base del Everest o del Pumori (La hija del Everest), montaña esta que fue el objetivo principal de la "1a. Expedición Venezolana al Himalaya" en el año 1991 y que precisamente en el mes de Octubre logró con éxito llegar a su cumbre. Fue una expedición organizada por la Fundación Terramar y dirigida por el Sr. Armando Michelangeli. Como equipo de escalada estábamos: Martin Echevarria, Raúl Castillejo, Luís Simosa, Marcus Tobia, Kashi Sherpa, Nima Rita Sherpa y yo.

Caminar por esta ruta empedrada una vez más me trae a la memoria estos gratos momentos que, finalmente en el año 2001 trajeron como lógico desenlace la primera Expedición Venezolana en lograr alcanzar la cumbre de la montaña más alta del planeta a través de sus representantes Marcus Tobia y José Antonio Delgado, quienes el 23 de Mayo movieron emocionalmente todos nuestros corazones con este maravilloso logro.

De nuestro acercamiento al Campo Base del Everest no hay mucho que decir más que el sentirse infinitamente pequeño al caminar entre estos colosos de la tierra y moverse en un mundo helado de rocas y hielo que se desplaza lentamente... a la velocidad del tiempo. El "Campo Base" como tal es un lugar inhóspito, demarcado por un grupo de carpas desordenadas y restos de las diversas expediciones esparcidos por todo el glaciar... no es un lugar digno de elogios. Después de las fotos de rigor iniciamos a toda velocidad nuestro retorno hacia Gorack-Shep y continuar el descenso a nuestro siguiente lugar de pernocta... "Lobuche", donde llegaremos alrededor de las 4:30pm.

No quisiera dejar atrás estas montañas sin recordar que ellas hacen grandes su presencia por la luz que brilla en nuestros corazones, esa que hace grande nuestros sueños y mantiene viva la esperanza de llegar a su cumbre... el Campo Base de Everest, a pesar de la basura, muchas veces la "inconsciencia" humana, es también eso, esperanza, alegría, grandeza, fe, por eso las Montañas seguirán esperando siempre por nosotros, para que las adoremos las escalemos, las compartamos con nuestros familiares y amigos.

De regreso hacia Kathmandú, utilizaremos casi la misma ruta de ascenso y lo haremos de manera más acelerada ya que la salida desde el aeropuerto de "Lukla" suele complicarse a medida que pasan los días... el volumen de turistas en el mes de Octubre aumenta de forma bárbara y con ello todas sus consecuencias. 

En la foto... el Campo Base del Everest con Ana María, mi hija mayor. Naturalmente regresaré, porque aún me queda mostrarle este maravilloso lugar a Verita y al Picco... mis dos hijos menores. Para los "curiosos", el helicóptero en el fondo es ¡basura! A pesar de la importante labor de rescate que ellos realizan, volar a esta altura no es nada fácil y cualquier falla mecánica o humana significa el final de la aeronave y algunas veces de sus tripulantes.

Estar tan lejos fuera de casa puede resultar una eternidad, aunque si se mide en función de las experiencias vividas, puedo concluir que en Nepal el tiempo no se mide por el calendario… se mide por las experiencias, y de esas siempre se traen muchas.

Como un eterno círculo vamos y venimos por los caminos de las Montañas llenándonos de experiencias. Nosotros escogemos los caminos, las Montañas... el destino. En esta oportunidad agradezco una vez más a todos los que me han acompañado en este viaje virtual al Campo Base del Everest, sin ustedes este viaje habría sido distinto... no habría sido una experiencia.

Ya iniciaremos nuevos caminos, escalaremos nuevas cumbres, pero pueden estar seguros de que... siempre nos encontraremos. "TASHI DELEK"... བོད་སྐད
Ahora vamos a ver que hemos aprendido sobre el "tema" de la paciencia. Como buenos venezolanos, como montañistas, y después de haber estado caminando entre las más hermosas y altas montañas del mundo, hemos llegado a Lukla, lugar desde el cual deberíamos volar a Katmandú (Capital de Nepal)... si el clima nos lo permite. Por ahora los pronósticos no son muy buenos. Mañana será otro día. Pero en este pueblo hay una premisa: "A Lukla no se sabe cuando se llega pero... tampoco se sabe cuando se sale".

Si deseas ver muchas más imagenes no dejes de visitar el sitio de INSTAGRAM: https://www.instagram.com/alfredoautiero/