martes, 12 de marzo de 2019

"HUMBOLDT Y BOMPLAD"... dos montañas de lujo




            Definitivamente la montaña venezolana es una excelente elección para todos los amantes de la naturaleza y de las actividades al aire libre y si hablamos de “Alta Montaña” no podemos dejar de mencionar a nuestra hermosa Cordillera Andina, protegida ampliamente por una red de Parques Nacionales y Monumentos Naturales que tienen por objetivo resguardar sus encantos para el aprovechamiento consciente de toda la humanidad. Sin duda alguna hay una ruta “consentida” entre todos los montañistas y excursionistas venezolanos experimentados que puede adaptarse a todos los gustos y necesidades, desde observadores de aves hasta avezados escaladores, me refiero a la ruta que asciende desde el Parque Recreacional “La Mucuy”, hasta alcanzar las cumbres nevadas de “La Corona” que culmina con las alturas de los Picos Humboldt (4942 m)  y el Bompland (4880 m).


            Quisiera permitirme dividir este recorrido en tres etapas que pudieran muy bien adaptarse a las necesidades de cada interesado. En todas es importante tener en cuenta una premisa importante que es la de que por encontrarnos dentro de un Parque Nacional (Sierra Nevada), nuestro comportamiento y cuidado hacia el ambiente debe ser EXTREMO, y debemos solicitar a las autoridades del Parque la correspondiente información y permisología. La primera etapa, excelente para aquellas personas amantes de la naturaleza en la que una exuberante vegetación y la abundancia de aves puede ser una prioridad, es la etapa comprendida entre “La Mucuy” (2130 m)  y la “Laguna La Coromoto” (3300 m), esta etapa nos puede llevar unas 5 horas aproximadas de recorrido y si la vamos a hacer ida y regreso durante el día, conviene comenzar la caminata temprano en la mañana. Hay abundancia de agua en el trayecto y debemos prestar importante atención al cruce de las “quebradas” del “Oso” y “La Coromoto” ya que en épocas de lluvia suelen crecer a niveles preocupantes. Este trayecto tiene su verdadero premio al alcanzar los predios de la laguna “La Coromoto” donde tímidas truchas y un agradable frío ya nos ilustran la entrada del páramo andino con too su esplendor. Existe la posibilidad de acampar y descender al día siguiente.

            La segunda Etapa, ya reservada para excursionistas más experimentados y que requiere de mayor tiempo y planificación es “Laguna La Coromoto”-“Laguna Verde”(4000 m). Este recorrido es verdaderamente espectacular, dejamos a nuestras espaldas el cañón de la Coromoto y ante nosotros aparecen repentinamente las nieves eternas del Humboldt y hacia la derecha el páramo de la Concha complementa el paisaje. Es sobrecogedor ver como la “Alta Montaña” se apodera del ambiente… de nuestro espíritu. Esta subida es exigente porque el caminar se hace más irregular y la altura comienza a “jugar” con nuestro cuerpo sin embargo una jornada de recorrido (aprox. 6 horas) serán suficientes para culminar extasiados con la aparición de la “Laguna Verde” reflejando en sus aguas las blancas cumbres del Humboldt y El Bompland.


            Para finalizar y solo para aquellos entrenados en las técnicas de escalada en “Alta Montaña”, está la tercera y última etapa de esta propuesta “Laguna Verde”- “Pico Humboldt”, existen varias rutas para este recorrido pero al final todas culminan en el glaciar que rodea a la segunda montaña más alta de Venezuela. Particularmente yo recomiendo la utilización de un Guía especializado (AVIGM/ http://www.alfredoautiero.com )  es un recorrido que ha de comenzarse en la madrugada y que nos llevará hasta los 4.980 metros de altura, hay que prever todo el día para ello y no debemos olvidar agua, comida y porque no… luz para la noche. No debemos perder de vista que las técnicas de escalada en Alta Montaña requieren de destrezas especiales y este recorrido es exigente física y técnicamente.


Reseña geográfica e histórica
de: Vicente Carrillo B.


Las cumbres más elevadas de Venezuela, se encuentran en la región andina, en las sierras nombradas Nevada de Mérida, de Santo Domingo y del Norte, también conocida como La Culata. Con un origen tectónico [telúrico], las vertientes de las montañas andinas, forman una sucesión de niveles escalonados y de valles alargados que acumulan capas sucesivas de sedimentos. En la Sierra Nevada encontramos los picos o cimas sobresalientes de mayor renombre en la región, entre ellos el Bolívar (5.007 msnm), el Humboldt (4.940 msnm), el Bonpland (4.890 msnm), La Concha (4.870 msnm), El Toro (4.730 msnm) y El León (4.720 msnm), todos ellos desdoblados en cumbres, riscos y gargantas colosales que en su momento inspiraron aquel fabuloso y hermosísimo mito de las Cinco Águilas Blancas.

La Sierra Nevada de Mérida posee los únicos glaciares de Venezuela y comenzó a ser explorada formalmente a mediados del Siglo XIX. La expedición del Botánico Pierre Burgoin (1.831-1913) en 1868, alcanzará por primera vez la cima oriental de El Toro. Más tarde el Dr. Alfredo Jahn alcanzará la cima occidental del mismo pico, el 17 de Marzo de 1910. El mismo año, llegará al entonces existente glaciar del Pico Espejo y logrará, el 18 de Enero de 1911, la que es tenida como su mayor proeza: la ascensión a La Corona, cuyos picos gemelos habían sido bautizados por él como Humboldt y Bonpland.

El Pico Humboldt fue escalado por segunda vez por Luís Ruiz Terán, en 1945. En esa ocasión ascendió igualmente al Bonpland y a un picacho vecino que desde entonces lleva su nombre. Entre el Humboldt y el Bonpland (La Corona), encontramos el más importante glaciar de las cumbres andinas venezolanas, cuyos deshielos se acumulan en las lagunas Verde (3.800 msnm) y El Suero (4.200 msnm). Se trata de un glaciar todavía imponente, de unos 30º–40º de inclinación, accesible por la vía Norte que parte de la Laguna Verde. La vía de El Suero, también lo hace accesible. Ambas vías de acceso plantean dificultades y riesgos, tanto por su inclinación como por el cúmulo de piedras sueltas.



El glaciar de La Corona viene experimentando desde hace décadas, una importante disminución de tamaño a causa de las variaciones climáticas. Nuestro amigo el Profesor Charles Brewer Carias, nos refiere cómo a finales de la década del 50 del pasado Siglo, el Glaciar se extendía hasta las proximidades de la Laguna Verde, haciendo imposible el acceso a la cumbre por esa vía. Alfredo Jahn, quien había analizado el deshielo progresivo en estas elevaciones, nos indica en sus datos y registros fotográficos, que el límite inferior de los glaciares, se ubicó para 1912-1925 alrededor de los 4.500 msnm en el lado Norte de la Sierra Nevada de Mérida. Entre los años de 1977 y 1998, desaparecieron los glaciares de Timoncitos, al sureste y suroeste del Pico Bolívar y los del flanco sur del Humboldt y del Bonpland. Hoy en día sólo se aprecian acumulaciones estacionales de nieve, en esas áreas despejadas por los otrora vetustos glaciares.

Interesa destacar que en la zona de deshielo del glaciar, se acumulan depósitos de derrubios que forman las llamadas “morrenas”.  El glaciar baja desde la cumbre y a su paso, como nos dice Brewer Carias, incorpora y desliza materiales que encuentra en el camino. Estas “morrenas” de suyo resbaladizas, a veces cortantes, se aprecian en las vertientes de las montañas que nos llevan desde La Coromoto a La Verde y de allí al glaciar que se sitúa en la base del Humboldt. Existen numerosos registros que demuestran el retroceso del glaciar en comentarios, aunque al parecer, en algún momento en el año 2001, habría dado signos de insipiente recuperación. Sea lo que fuere, todo indica que Alfredo Autiero tiene razón al alertarnos que estaríamos en presencia de un ser en trance de extinción.

El tema de la desaparición de los glaciares constituye un fenómeno mundial y, como apunta Brewer Carias, no necesariamente vinculado al llamado “calentamiento global”. A todo lo largo de la Cordillera de Los Andes, se expresa con idéntica significación en Venezuela, en Ecuador ó en el Perú, donde se concentra el mayor número de glaciares de las zonas tropicales. Y en casos puntuales, la totalidad de las aguas utilizadas por comunidades aledañas durante la estación de sequía, proviene de reservorios naturales alimentados por el deshielo glaciar. Un asunto preocupante que como hemos dicho, se expresa en mayor o menor medida en los glaciares de todas las regiones tropicales del mundo. 
          
___________________________________________

RELATO SOBRE UN ASCENSO

Nunca había tenido esa sensación. En el ángulo de la sala, mi morral impávido, parecía mirarme. Había quedado esperando con todo su contenido, a que, como mascota casera, lo sacara a la montaña. En efecto el pasado 16 de diciembre, Marcus me esperaba en el Ref. Albornoz… en la base Sur del Pico Bolívar para apoyarlo en el ascenso de un grupo de jóvenes que irían hacia la cumbre de la más alta cumbre del país.
Allí estaba yo detenido en el aeropuerto de Maiquetía gracias a la brillante decisión de un “genial” economista que había decidido dejar a Venezuela sin moneda. Explicar el “caos” de ese día en el aeropuerto sería verdaderamente complicado, tan complicado como explicar la circunstancias que lo rodearon. Sin embargo allí estaba él, si… mi morral.
Digamos que, cada vez que entraba a la casa lo veía castigado… mejor dicho, arrinconado. No me detenía en ningún momento a darle explicaciones (Al morral), porque sabía que muy pronto el día 2 de enero me tocaría salir hacia la “Sierra Nevada de Mérida”. El Centro Excursionista Loyola (CEL), me había pedido apoyo para acompañarlos a escalar algunas montañas del sector Oriental de la Sierra y finalmente descender en teleférico hacia la ciudad de Mérida el día 7.
Los días de Navidad y Año Nuevo pasaron rápidamente. Tal vez igual que cualquier otro año, pero las circunstancia que rodearon el año 2016 en el país, es probable que, por lo menos en mí, hubiesen aumentado el deseo de que llegara el 2017 con mejor pie… ustedes saben, esas tonterías “cabalísticas” que siempre nos dan esperanzas pensando que el paso del tiempo, por sí solo, traerá un mejor futuro.
Por suerte, con o sin “metafísica”, tomé por sorpresa a mi “morral” (creo que pude haberlo hasta asustado), eran las 3:20 de la mañana y, mi morral y yo nos enfilamos hacia Chacao, desde donde emprenderíamos nuestro camino hacia el destino que desde hace algunos meses, los jóvenes de 4° y 5° año de bachillerato del Colegio San Ignacio, habían estado preparando y esperando.
Entre rumbas, festividades, trasnochos y preocupaciones, allí nos encontrábamos, rodando por la “Regional del Centro”, en mi acostumbrada y trillada ruta hacia el Estado Mérida atravesaba un interminable número de Estados, ciudades, pueblos… y alcabalas. El adormecimiento producido por el monótono juego de la luz entre las cortinas y el ronroneo del motor del transporte, hizo que las 13 horas y cuarto, para llegar a San Rafael de Mucuchies, nos parecieran más cortas. Una vez más allí estaba, la simpatía de Nelson y su esposa, nuestros gentiles anfitriones, se mezclaba con la emoción de todos los integrantes de ambos grupos que nos preparábamos para salir al día siguiente hacia nuestros objetivos. Me refiero aquí a “ambos grupos”, porque es tradición en el Centro Excursionista Loyola, que dependiendo del grado de los alumnos, planifican sus objetivos. Es decir, los alumnos de 4° año de bachillerato se dedican a tratar de alcanzar algunas cumbres de la “Culata” y los de 5°año enfocan sus pasos hacia la “Sierra Nevada”.
No era nada desalentador comenzar el año caminando en la montaña, especialmente en una tan hermosa como la “Sierra Nevada de Mérida”. Un cordial saludo de año nuevo con todos los amigos de la estación de Guarda parques de “La Mucuy” y algunos de los integrantes de la brigada de montaña de los Bomberos Forestales, que se encontraban el labores de búsqueda de una pareja extraviada en el sector “Quebrada del Oso”, eran la mejor señal de que iniciábamos a adentrarnos en la MONTAÑA y que como siempre el “sentido común” y la prudencia nunca estarían de más. Aunque bien vale la pena destacar el estado de abandono de la ruta que sube hacia las lagunas “Coromoto” y “La Verde”, que definitivamente con los escasos recursos de “INPARQUES”, la falta de señalización y lo tupido de los senderos, hacen mucho más probable la posibilidad de extravío y/o accidentes entre los visitantes.
En la Montaña la mayoría de las veces, especialmente cuando se está con Grupos numerosos, lo más importante no es cuán rápido puedan llegar a su destino sino lo compacto en que todos sus integrantes lleguen, y en esta oportunidad no puedo negar que me encontraba en presencia de un buen grupo. Antes de las 16:00, todos ya estábamos en nuestro lugar de acampada (Lag. La Coromoto), y a pesar de todo pronóstico, encontramos lugar suficiente para colocar las carpas. El único problema es que, siendo esta ruta una importante fuente de agua para los habitantes de las tierras bajas de la Mucuy y Tabay, las autoridades competentes no hayan dispuesto de instalaciones apropiadas para recolectar los “Desechos Humanos” de los numerosos visitantes… en fin, con el CEL no fue difícil hacerles entender el cuidado que deberían tener al manejar sus desechos.
Nada más sabroso que acostarse cansado y que con un buen y reparador sueño, las montañas nevadas aparezcan en el horizonte… es como un “shot” estimulante que te quiere hacer llegar rápido a tu destino. Bueno, en nuestro caso así fue, a las 9:49 am del día 4 de enero, iniciamos el ascenso hacia la Laguna “El Suero”, el día estaba excelente y luego de 4 horas y 46 minutos, todos nos encontrábamos almorzando en la “Laguna Verde” y finalmente, después de haber recorrido 10.30 km. llegar a la “Laguna El Suero” a 4.104m. de altura, donde después de montar las carpas y una reconstituyente cena de “noodles con vegetales” y otras exquisiteces, cortesía de mis chefs "profesionales" Vicente Morata y “Rafo” Tineo, no quedaba otra cosa que dar las instrucciones para salir en la madrugada hacia las cimas del “Humboldt y Bompland”.
Algunas voces se abrían paso entre la oscuridad y el frío de la noche, el grupo de 19 personas que escalaría el Humboldt inició su caminata alrededor de las 4:30 am., los otros 10 que iríamos al Bompland, salimos a las 5:10am y a buen paso nos enfilamos hacia el sector conocido como “Murallas Rojas”, ya que este se dirige de manera casi directa hacia “La Ventana” del Bompland. Al poco tiempo de haber iniciado la caminata, pudimos distinguir una luz intensa y solitaria que se acercaba a toda velocidad hacia nosotros, casi sin duda, y a pesar de no poderlo distinguir por la oscuridad y la lejanía podíamos intuir que se trataba de Luís Simosa, que venía a apoyarnos en el ascenso a la montaña… en efecto, por su voz no tardamos en comprobar que nuestras suposiciones eran ciertas. A las 9:22 de la mañana del día 5 de enero estábamos en la cumbre del “Bompland” y, en vista del buen desempeño de los muchachos del grupo, decidimos complementar este ascenso con su par de “La Corona”… el Humboldt, a cuya cumbre llegamos ese mismo día a las 12:07 del mediodía. No tardamos mucho en iniciar el descenso, aunque en esta oportunidad optamos por utilizar la ruta que bordea el glaciar “Sur-Oeste” del Humboldt y las laderas del “Pico Sucre”, para llegar finalmente a la “Cascada” y ascender así a nuestro campamento en la “Laguna del Suero”. Definitivamente el sentimiento en el campamento era de alegría, todo el equipo del Centro Excursionista Loyola había logrado sus objetivos del día y antes de las 4 de la tarde ya todos estábamos en el campamento preparando nuestro regreso al día siguiente, que de manera “poco tradicional” realizaríamos por el “renovado” teleférico “Mukunbarí”, con la previa pernocta en el conocido campamento “Albornoz”, a los pies del Pico Bolívar.
A pesar de algunos “planes alternativos” de ascender a los picos “La Concha” y Bolívar” el día 6 de enero, no se puede negar que uno de los tramos más exigentes de esa jornada fue el superar, los 250m de desnivel que conforman las arenosas e inclinadas pendientes de la “TXOMAJOMA” (Iniciales de TXomin V., MAximiliano P., JOrge B. y MAximiliano R.). Definitivamente, estábamos cortos de tiempo para intentar los ascensos adicionales que se habían propuesto, sin embargo, y sin ningún percance, logramos establecer el Campamento, según los planes, a las 16:15. El campamento Albornóz es una pequeña explanada  a 4.600m de altura, en la que escasamente caben 10 carpas y el agua escasea, cuya única fuente son los vestigios de la “Laguna de Timoncito”, hasta la cual tuvimos que ascender en busca de agua para el consumo y preparación de la comida principal del día.
En el día 7, no cabía la menor duda de que la voluntad general del grupo, era la de llegar al teleférico y completar el trayecto, ya se escuchaba entre todos conversaciones relacionadas a comida, gaseosas, duchas calientes y otras “comodidades” que se añoran después de 6 días de montaña… y más rápido que nunca, a las 10:07 de la mañana y en poco menos de 2 horas, ya nos encontrábamos en Pico Espejo, deleitándonos con un buen café y con variados anécdotas acompañados de fotografías y risas.

Lo más maravilloso de esta experiencia, aparte de haber compartido con este equipo de montañistas tan especial, en un ambiente único como el de la Sierra Nevada de Mérida, es el haber llegado a mi casa, y al conectar mi equipo Garmin “Fenix 3” a mi computadora, es haber descubierto un nuevo mundo de detalles relacionados a “Rendimiento Físico”, “Topografía del Terreno”, “Ubicación”, “Cartografía”, que había, durante todas mis andanzas por las montañas tratado de juntar, y allí estaban. Ahora si entendía lo que “Claude” me había estado tratando de explicar con su acostumbrada paciencia y experiencia con los equipos Garmin, ya que él ha sido representante para Venezuela durante muchos años de estos sofisticados equipos.
Espero, poco a poco, irles transmitiendo todos estos detalles, sin embargo, para obtener algunas informaciones adicionales de esta ruta al Humboldt, les recomiendo visitar mi “Blog”: http://alfredoautiero.blogspot.com/2012/02/pico-humboldt-una-montana-de-lujo.html


Miguel Iglesias G. es un integrante del CEL Senior y ha venido haciendo de una manera metódica y consecuentemente la bitácora de sus ascensos a la Sierra Nevada de Mérida y otras montañas del país (Un digno ejemplo a seguir), aquí lo pone a nuestra disposición:

Sierra Nevada Enero 2019
(Humboldt)
El Pico Humboldt es la segunda montaña más alta de Venezuela, con 4.940 msnm. Forma parte
del grupo La Corona, un conjunto de picos que circunda un macizo donde reposa el glaciar del mismo
nombre. El glaciar La Corona es el último existente en Venezuela y se reduce a pasos agigantados, sin
embargo, gracias a fuertes nevadas en el invierno andino de 2018, el último glaciar aumentó
considerablemente su tamaño, lo que interfirió en el curso del ataque al pico.
En esta oportunidad realizamos el ascenso desde el Parque La Mucuy hasta el campo base en
Laguna Verde, desde donde se atacaron los picos Bompland exitosamente y Humboldt sin alcanzar la
cumbre.

Día 1
Caracas - San Rafael de Mucuchíes | 2·01·19
Día 2
San Rafael de Mucuchíes - Laguna La Coromoto | j.
3·01·19
Al llegar al puesto de Guardaparques en La Mucuy se nos informó que el ascenso al Pico
Humboldt está prohibido con objeto de preservar el glaciar. Sin embargo el grupo contaba con un
permiso previamente tramitado
Día 3
Laguna La Coromoto - Laguna Verde | v. 4·01·19
En el paso de roca antes de llegar al valle de Laguna Verde los últimos dos del grupo tomamos el
camino equivocado: en un punto el camino franco es interrumpido por una barrera de piedras, en ese
momento debe tomarse otro sendero menos aparente por la roca, ascender con ayuda de las manos y
empatar con el camino de descenso posteriormente. El camino equivocado lleva a un barranco que es
muy peligroso de bajar. Yo me devolví con el otro integrante del grupo sin su morral, bajé de nuevo para
buscarlo y una vez ambos arriba cada uno con su morral retomamos el camino correcto.
Día 4
Laguna Verde - Humboldt - Laguna Verde | s. 5·01·19
Comenzamos el ascenso desde Campo Base en Laguna Verde, tomando el sendero que asciende
por el valle hasta cruzar a la izquierda en dirección a la cascada congelada que drena la quebrada del
deshielo de La Corona. En la madrugada, en medio de la oscuridad (sobre todo en esta oportunidad con
luna nueva), puede confundirse el sonido de la cascada con el del río que drena la Laguna El Suero, para
distinguir el lugar en el que desviarse se tienen estos puntos de referencia: un accidente en la pared
izquierda del valle que describe una curva poco pronunciada sobre la cual se puede distinguir el glaciar y
una explanada justo antes de una larga y fuerte subida.
Continuamos el ascenso por la ruta de la cascada hasta que nos encontramos con el primer
nevero, el guía abrió la primera parte hasta una protuberancia de roca que sirvió de punto de reunión
hasta el cual se aseguró con una cuerda al resto de los integrantes. Me tocó abrir la ruta del segundo
nevero (que ya se conectaba con el glaciar) hasta la segunda reunión. Desde ese punto exploré una posible
ruta por la roca que resultó muy peligrosa, por lo cual se decidió hacer un largo por una fisura entre el
hielo y la roca hasta una repisa en la que se encontraron dos cuñas que sirvieron para montar una travesía
hasta otro punto de reunión, que se conectaría más tarde con la base del Pico Sucre en el último largo de
escalada que hicimos.
Una vez todos estuvimos en la base del Sucre decidimos no seguir avanzando por seguridad,
almorzamos y descendimos en rapel por la misma ruta sin mayor percance. Es importante tener extremo
cuidado con las piedras que fácilmente pueden desprenderse de la pared sin previo aviso.
Día 5
Laguna Verde - San Rafael de Mucuchíes | d. 6·01·19
Día 6
San Rafael de Mucuchíes - Caracas | l. 7·01·19

Hitos de la ruta-Tiempo en la ida 
Caracas - Mucuchíes 13h 11h 10
Mucuchíes - La Mucuy 1h 19 +26
La Mucuy - El Oso 3h 07 +53
El Oso - El Duende 1h 49 +8
El Duende - La Coromoto 0h 46
TOTAL 6h 45 4h 31

La Coromoto - Puente Quemao’ 1h 06 1h 03
Puente Quemao’ - Valle Amarillo 1h 05
Valle Amarillo - Paso de La Verde 1h 26 +35
Paso de La Verde - La Verde 0h 49
TOTAL 6h 43 3h 15

La Verde - Cascada congelada 0h 28 -
Cascada - Base del Sucre - La Verde 13h 01
TOTAL 13h 29

miércoles, 6 de febrero de 2019

KAILASH 2019... Un viaje a lo profundo del Tibet


Kailash… La montaña interior.

Estar tan lejos fuera de casa puede resultar una eternidad, aunque si se mide en función de las experiencias vividas, puedo concluir que en Tibet el tiempo no se mide por el calendario… se mide por las experiencias, y de esas siempre se traen muchas. Han pasado varios años, en los que el nombre del “Kailash” ha estado resonando en mi mente y con toda mi fuerza siempre he concretado un programa que me permita, con un grupo idóneo, ponerme en contacto directo con un país y una cultura, que a pesar de su valor como sociedad, pudiéramos llamar “En peligro de extinción”... Tibet.

En la frontera del Tibet con Nepal, en cualquier balcón de hotel en “Kodary” (Población fronteriza de Nepal con Tibet) puede ser como una “Atalaya” desde la cual nos podemos percatar de las vivencia de los días transcurridos en esta remota tierra del mundo. Al dejar el “Puente de la amistad” que divide la vida estos dos países (Nepal y Tibet) en dos trozos movidos por ritmos diferentes, culturas diferentes. Son momentos que marcan definitivamente el cambio entre una vida humilde pero con alegría (Kodary-Nepal) y la otra (Zangmu-Tibet) opulenta pero oprimida y triste. Para mi, entrar y salir de Tibet (Hoy invadido por China), es una experiencia en la que queda de manifiesto la opresión de un estado “totalitario” sobre sus países vecinos. Restricciones en los medios de comunicación, Internet, literatura, en la que la menor presencia del Dalai Lama implica el decomiso o la destrucción. Pasar unas horas en la frontera, y superar el “tapón humano” en las oficinas de migración chinas bajo el más absurdo proceso de corrupción… pueden representar unos 30 minutos de derechos ajenos “violados” para nada, para luego pasar horas en un balcón de un “Guest House” oyendo indiferente el cornetéo, al caos… siempre se resolverá, siempre se ha resuelto, cada mañana durante horas lo imposible se hace posible en el pueblo de “Kodary”.

El Kailash, para mi es la materialización de un sueño. Se trataba de visitar un lugar que más allá de este mundo, nos transporta hacia otra dimensión, una montaña que no significa nada si se veía por fuera, es una montaña que hay que visitarla desde nuestro interior. Creo que esto no es muy difícil, desde el momento en que se entra a Tibet, la realidad de una China que trata de modificar a pasos agigantados, no solo la cultura sino también el ambiente de una tierra que durante muchos años se ha negado a sucumbir a esta barbarie, obliga a encerrarme en nuestro propio mundo y tratar de hacer caso omiso a una serie de hechos que se van desarrollando día tras día confirmando lo que ya todos hemos escuchado sobre este país de montañas profundas a través de las cuales se llegaba a otra dimensión. Hoy por hoy creo que esas puertas se van achicando, el Gobierno Chino creo que está poco interesado en mundos que vayan más allá de intereses económicos y el poder político que representa el anexarse un territorio que además de sus privilegios fronterizos es la principal fuente de agua y algunas riquezas minerales de China.

Pero la realidad va más allá, la riqueza de Tibet radica en que su cultura tiene mucho que enseñar a la sociedad actual, enseñarnos como el trabajo justo es la base de un mundo interior rico y proclive en el que cada día el esfuerzo personal es la base de la “supervivencia”… porque Tibet está sobreviviendo. Percatarse de esto no es muy complicado después de atravesar más de 800 km. por tierra y poder compartir con esos rincones escondidos en los que los años hablaban por si solos de una tierra desvastada a punta de violencia y destrucción. En cada rincón ruinas de lo que había sido una cultura ancestral adaptada a uno de los lugares más difíciles del mundo en los que, un gran desierto a más de 4.500 metros de altura alberga a una de las poblaciones más fuertes y pacificas que nos podamos imaginar. Nómadas que con sus hábitos ancestrales han podido convivir con la paz de estas montañas y la violencia
del invasor, manteniendo a pesar de todo su orgullo, su identidad y sobre todo su cultura, esa misma que permite convertir algunos lugares terrenos en “sucursales” del mundo espiritual, como en este caso es el “Monte Kailash” y el “Lago Manasarovar”, donde nos podemos percatar de que, en efecto, más allá de esa realidad cruda y violenta, como lo es la invasión China a este país, el pueblo sigue profundizando sus creencias y visitando a sus Dioses tal como lo hacían hace cientos de miles de años. Girar alrededor (Hacer la "Kora" o "Parikrama") de esta hermosa montaña "El Kailash" es como sumergirse en una dimensión en la que desaparece la violencia y en la que el tema de las diferencias culturales o religiosas dan paso a otra dimensión, la dimensión de “La Fe”. Esa misma fe que nos mantiene a todos pensando en que las cosas van a cambiar… tienen que cambiar. Esa misma fe que nos obliga a seguir adelante escalando nuestra… MONTAÑA INTERIOR.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Las Botas



Desde el primer momento en que la práctica del montañismo fue una actividad inherente al género humano, las botas han sido parte esencial del equipo necesario para su práctica.


Tal vez podamos ver en la montaña personas sin morral o sleeping bag, tal vez sin una buena chaqueta, pero es muy difícil verlos sin calzado, aunque se ha dado el caso. En este sentido, un buen par de botas de montaña es indispensable para garantizar seguridad, protección y buen rendimiento. En los actuales momentos, existe en el mercado una gran variedad de modelos y marcas cuya única finalidad es llenar las necesidades de ciertos parámetros que exige el público comprador: costo, calidad, marca, apariencia y uso para el que han sido diseñadas, entre otras características. En general, suelo recomendar las botas europeas, especialmente las italianas, ya que su construcción de carácter artesanal permite detallar cualquier defecto en el proceso de manufactura. Pudiera mencionar marcas como Asolo, Sportiva, Scarpa, Galibier, Boreal, One Sport, Salomon. Lamentablemente, en este sentido, en nuestro país casi no podemos conseguir variedad en cuanto a marcas y modelos; sin embargo, gracias a algunas tiendas (“La Cordada”, “Macundales”, “5.007”, etc.), las marcas “Altus” y “Salomon” están disponibles (Escasamente) en tiendas deportivas venezolanas. Cuando las personas me preguntan qué botas deben comprar, lo primero que les consulto es para qué las van a utilizar, pues la respuesta es esencial para la selección. Apartando el caso del calzado para escalada en roca, el cual amerita un estudio especial, quisiera dividir el calzado en 4 categorías principales:
1° Botas para excursionismo o caminatas diarias. Éstas pueden ser preferiblemente "ligeras", fabricadas con mezcla de cuero y telas sintéticas (cordura y nylon). Algunas también tienen en sus capas intermedias materiales sintéticos impermeabilizantes como "Gore-Tex" o "Simpatex"; sin embargo, en este tipo de calzado, estos últimos materiales constituyen un lujo que sólo hace aumentar considerablemente su costo. En cuanto a la talla, estas botas pueden ser un poco más justas que las otras; sin embargo, siempre es recomendable comprarlas como mínimo ½ número mayor al nuestro. Cuidado cuando compren botas por encargo, pues las medidas difieren mucho dependiendo del país de fabricación. Estas botas pueden ser flexibles, eso sí con una buena suela que permita mejor adherencia en terrenos resbaladizos (la marca italiana VIBRAM, iniciales de Vitale Bramani, ha sido garantía de calidad durante los años y se reconoce por un hexágono amarillo con estas iniciales). Es recomendable que la plantilla interior pueda ser retirada para facilitar el proceso de lavado y secado, y evitar así los malos olores de la bota. El modelo "NUCLEON MID GV" de Asolo es un excelente ejemplo de este tipo de calzado.
2° Botas para trekking o caminatas largas. La rigidez comienza a hacerse presente en este tipo de botas, ya que, a lo largo de las horas de largo caminar, ella se traduce en descanso y confort (No le tengas miedo a las botas rígidas, es cuestión de costumbre). En este caso, el tamaño de la "caña" es importante, ya que produce mayor estabilidad y protección en terrenos irregulares, como morrenas, pedreras y arenales. Igualmente, el corte alto de estas botas suele dar mayor impermeabilidad y aislamiento del agua y la tierra que suele entrar en la bota durante la caminata. Es importante recordar que si tenemos previsto caminar en terrenos nevados donde la utilización del "crampón" es necesaria, las suelas deben tener la adaptación apropiada para la colocación de éstos. En cuanto al aislamiento interior con capas sintéticas, las botas de "trekking" comienzan a necesitar algún tipo de protección; en este caso, y básicamente por cuestiones de costo, les recomiendo que estas cubiertas sean en base a capas de “teflón” tipo “Gore-Tex” (No necesariamente esta marca, aunque suele ser la mejor). La talla en este caso debe ser, por lo menos, un número más que el acostumbrado, debido fundamentalmente al uso de medias de mayor grosor. Los modelos "POWER MATIC 200 GV" y "Rebel Lite GTX", de Asolo y Scarpa respectivamente, son una buena opción en este caso. Yo, aun siendo vegetariano, recomiendo principalmente los modelos hechos de una  sola pieza de cuero.
3° Botas para alta montaña y escalada en nieve y/o hielo. Siendo realistas, y considerando que los glaciares en Venezuela no son grandes ni en tamaño ni en cantidad, así como tampoco son muchas las posibilidades de conseguir diferentes modelos de calzados de este tipo, no me queda otra cosa que hablar de una bota en la que el cuero sea el elemento predominante. El hecho de que el cuero haya retomado la posición que el calzado plástico le había quitado en la década de los ochenta no es más que una muestra de su durabilidad y calidad, cosa que, si le añadimos las innovaciones tecnológicas, como es el caso de las fibras sintéticas transpirantes, podemos darnos cuenta de que por ningún motivo hay que tenerle miedo al cuero cuando hablamos de condiciones extremas de humedad y temperatura. Evidentemente, el uso de crampones es inevitable, lo que exige en este tipo de botas una "muesca" sobresaliente tanto en la parte delantera como en la trasera, precisamente utilizada para ajustar los crampones de modelo "automático". Al mismo tiempo, el hecho de ser éste un calzado en el que el "cramponaje" es un elemento indispensable, le añade otras características particulares, entre ellas mayor altura de la "caña" (siempre sobre el tobillo para evitar el cansancio de éstos) y mayor rigidez para evitar el cansancio en los gemelos cuando se utiliza la técnica de "cramponaje frontal". Naturalmente, todo esto se traduce en peso (aprox. 2 kg. el par); en este sentido, las botas plásticas tienen la ventaja de ser mucho más ligeras, pero su durabilidad es inferior en comparación con las de cuero. Personalmente recomiendo el modelo "Ortles GTX" de Scarpa o el "ALTA VIA GV" de Asolo; otras marcas como Altus, Sportiva y Koflach son también válidas dentro de esta selección. No olvidemos que el uso de medias gruesas o dos pares de medias es frecuente en estas circunstancias; por lo tanto, es recomendable usar 1 1/2 números más grandes, ya que una de las causas más frecuentes de lesiones en los pies es el calzado muy justo.
4° Botas de expedición. Las mencionaremos sólo como referencia, ya que se trata de un calzado muy especializado en el que la característica fundamental es el aislamiento del frío. Esto se logra fundamentalmente con el uso de materiales especiales como el "Thinsulate" o el "Alveolite". Suelen ser botas ligeras y es en este tipo de calzado donde el plástico ha dado mejores resultados por la facilidad de poder quitarse las botas sin tener que quedar descalzo, ya que el botín interior que suelen tener funciona aisladamente de la "carcaza" de la bota. En los nuevos modelos, se está incluyendo un "cubre botas" de cordura como capa adicional con la finalidad de aumentar la impermeabilidad y la entrada de nieve al interior del calzado. Aquí podemos citar el modelo "MANASLU GV" de la marca Asolo, el "Phantom 8000" de la Scarpa y las revolucionarias "OLYMPUS MONS EVO" de Sportiva, aunque estas últimas para montañas de temperaturas menos extremas.


Lamentablemente, la situación en la que nos encontramos en Venezuela con respecto a las importaciones y costo de nuestra moneda, hace muy difícil encontrar calzado para montaña de calidad. Por experiencia y lo que he podido observar en las montañas del país, las peores marcas "testeadas" son:
Hay detalles que no puedes descuidar... la Calidad es el primero, luego el uso. No dejes de usar por tiempos prolongados tus botas, los componentes de las suelas y sus adherentes perderán sus propiedades y los resultados serán "nefastos"

1.-"ROCKLAND"
2.-"MERELL"
3.-"TIMBERLAND"
4.-"COLEMAN"

NO DEJES DE VER: 




miércoles, 16 de mayo de 2018

De los Andes a los Llanos en un viaje.


Para nadie es un secreto la diversidad que nuestro país tiene en cuanto a “Pisos climáticos” con lo que ello conlleva. En esta oportunidad haremos referencia a un programa cuyas particularidades lo convierten en una excelente elección para todos los amantes de la naturaleza ya que el mismo se desarrolla en ambientes que van desde el Páramo Andino hasta los Llanos o  viceversa, dependiendo principalmente de los requerimientos y gustos del interesado. La “Travesía Gavidia-Santa María de Canaguá”, ubicada dentro de lo que se conoce como la “Red de Turismo Rural Comunitario” del Programa “Andes Tropicales”.
De todas formas a nuestros efectos, y aunque los promotores de la ruta (Andes Tropicales) la recomienden en sentido ascendente, es decir comenzando desde el caserío de Santa María de Canaguá a 660 metros sobre el nivel del mar y finalizando en la población de “Gavidia” a 3.350 metros. mi experiencia personal después de haber hecho la ruta durante varios años y con personas de todas las edades y capacidad física, incluyendo grupos de más de 45 personas,  me dice que en bajada este recorrido es menos exigente desde el punto de vista físico. Tomando en cuenta esto, nuestro recorrido comenzará desviándonos de la “Carretera Nacional” Barinas-Mérida donde, desde la población de Mucuchies, justo detrás del “Hotel Castillo San Ignacio” en la “estatua de la  virgen” tomaremos en dirección hacia “Gavidia” y aunque la carretera es casi inconfundible, “preguntando se llega a Roma” (En este caso a Gavidia),  por cierto, antes de adentrarnos hacia la “Sierra Nevada”, tenemos que tomar la previsiones de apertrecharnos bien con todo lo que nos haga falta… alimentos, medicinas y GASOLINA. Una de las opciones, si no deseamos dormir en el pueblito de Gavidia, o no hemos encontrado cupo en sus pequeñas posadas, es el de pernoctar en Mucuchies en donde abundan los buenos hoteles y posadas. Es importante destacar que en Diciembre, además de ser una excelente fecha para realizar este recorrido, en la población de Mucuchies, aparte de las tradicionales fiestas navideñas el 24 y 25 de la víspera, el 27 se celebra la fiesta de Santa Cecilia, el 28 la de Santa Lucía y el 30 la fiesta de la virgen de Guadalupe y si esto le ha parecido poco, lo puede empatar con el “Año Nuevo”.

Retomando nuestro recorrido,  en una media hora, llegaremos, atravesando un hermoso “cañón” rocoso formado por la “quebrada Gavidia” a este pequeño poblado de aproximadamente 50 casas, donde, desde la posada de “Michicabá”  aún podremos subir con un vehículo 4x4 hasta el “Alto de Micarache” a 3.640 metros,  donde solo las mulas y el caminante pueden osar  irrumpir la quietud del páramo y continuar el camino hacia los lejanos llanos, por cierto, ya que lo menciono, si no somos diestros caminantes o tenemos niños en el grupo, así como carga que no estamos dispuestos a llevar en nuestras espaldas, recomiendo utilizar algunas mulas para intercalar a lo largo del recorrido. Esto hay que arreglarlo con anterioridad al viaje. Desde aquí hay algunos paseos interesantes que vale tener en cuenta y podemos consultar con los mismos “Baquianos”, yo me atrevo a recomendar visitar las lagunas de “La Canoa” y “El Montón”.

Como primera etapa del recorrido, después de pasar el “Valle de los locos” se llega al sector de “Quita Sol” marcado por tres casas semiderruidas, la cercanía de la quebrada y el excelente paisaje le dan al lugar un toque muy particular. Hasta aquí, hay un aproximado de 9.5 Km. que cómodamente pudieran ser recorridos en 3h30´. Si el tiempo le ha rendido y prefiere ahorrarse una hora de camino al día siguiente, puede continuar hasta “Los Morritos”, el paisaje en este lugar es imponente.
Desde aquí, viene uno de las etapas más exigentes del trayecto: Quitasol-Carrizal 19 Km. Hay que comenzar temprano para poder tomarnos el tiempo necesario y tener así la posibilidad de disfrutar el trayecto, especialmente en los puentes colgantes que tendremos que cruzar. Este recorrido nos llevará aproximadamente 6h30´… dependiendo de la velocidad que le imprimamos al “paso”.  Nos encontraremos con la primera subida fuerte entre la quebrada y “El Castillo”. Al llegar a Carrizal (1.500 metros snm), Alí y Lourdes nos atenderán exquisitamente en su humilde pero impecable posada con una comida exquisita y la posibilidad de bañarnos en las aguas cristalinas del río Canaguá. Como detalle importante es bueno saber que desde la posada hay comunicación telefónica con tecnología “CDMA”. No dejen de preguntarle a Alí o a Lourdes si tienen para la venta miel de su propias colmenas, y en épocas de “caña de azucar”, nos podremos tomar un buen jugo.
Vale la pena recomendarles que, si disponen de tiempo para el recorrido, este es el lugar ideal para pasar un día de descanso.

Al día siguiente, después de un desayuno criollo, podemos comenzar una nueva jornada con el trayecto: Carrizal-San José, 12Km aproximadamente, sin embargo uno de los más hermosos, tal vez por ser el más poblado. Pasaremos el caserío de “Santa Gertrudis”. Aquí dejaremos el Estado Mérida y entraremos a Barinas, una segunda “buena subida” nos llevará, después de unas 5 horas al “Cienago”. Noe y su esposa Rafaela nos recibirán, con toda su amabilidad y numerosa familia, amenizando nuestra estancia con unas agradables coplas llaneras al compás del cuatro y el violín y tal vez si estamos en temporada podremos hasta preparar un poco de papelón para endulzar el aromático café de la zona. Si le gusta dormir en “Hamaca”… este es el lugar.
Un último día de camino, que es de aproximadamente 17.5 Km., se inicia con una subida moderada hasta el “Alto de San José”, lugar ubicado estratégicamente en lo alto de una loma a 1330 metros de altura, y en caso de ser necesario, a la derecha de la casa, en la loma, ¡hay señal celular!
Continuaremos así el descenso, que no nos debe llenar de “mucha felicidad”, porque todo este trayecto que bajemos hasta la quebrada principal, lo tendremos que subir para llegar al “Alto de La Aguada”. Es siempre recomendable comenzar temprano, especialmente si nos queremos desviar hacia la capilla de “La Loma” donde una iglesia construida por “el maestro” Juan Félix Sánchez es el centro de la actividad católica del sector. Este cruce hay que identificarlo bien con la ayuda de los habitantes del sector o los baquianos que nos acompañan. Si el tiempo nos rinde, después del mediodía, y aproximadamente 6 horas y media de recorrido, estaremos llegando a “Santa María”, objetivo de nuestro viaje. Richard nos estará esperando y si con antelación le solicitamos comida y posada, una vez más disfrutaremos de la cálida hospitalidad del venezolano del campo.

Una opción ideal para añadir a este inigualable programa, es disfrutar de algunos de los hermosos ríos del pié de monte andino realizando "Rafting", pero esto será tema de una proxima entrega.

Para mayor información o contratación para la organización de este recorrido pueden contactarme a través de: alfredoautiero@gmail.com o al tel. 04143112149


Fecha del programa.: Recomendable entre Diciembre y Mayo




                                                                                                                                                     



viernes, 30 de marzo de 2018

NEPAL 2019... Un exclusivo viaje al corazón del Himalaya


Nepal es un país de montañas y sentimientos donde los comentarios no tienen cabida... Solo pueden tener valor en el corazón del que los experimenta.

Realmente pensar en un país inspirador, en el que artistas, poetas y exploradores hayan fijado sus sueños puede ser difícil si no pensamos en Nepal. Es un lugar que se ha tejido con un hilo de leyendas ancestrales que le han obligado a demarcar una cultura en la que la vida no se puede desligar de la intensidad con la que se han desarrollado los hechos que la han obligado a tener un estilo cultural casi único en el mundo, definido por las emociones que hacen despertar en sus habitantes y visitantes un mundo rico en vivencias que pueden desencadenar los más altos contrastes de la personalidad de cada ser que recorre sus diversos paisajes y regiones.

Nepal es un país de montañas y sentimientos donde los comentarios no tienen cabida... Solo pueden tener valor en el corazón del que los experimenta. Esto es tan cierto que la multiplicidad de lenguas, costumbres y culturas que conviven no tienen otra manera de hacerlo sino con un nivel de aceptación y tolerancia mutuo que les permite una convivencia pacifica en la que el respeto de valores que han persistido durante siglos se mantienen vivos de una generación a otra. Es difícil explicarnos muchas de los fenómenos que suceden en Nepal y el arraigo tienen muchos habitantes de este país si no aceptamos sus reglas...

Nepal es uno de esos países que mientras más se visita más gusta, esto tal vez se deba a  que comenzamos a entender que detrás de todos esos rostro que se cruzan con nuestra mirada hay una persona con sentimientos iguales a los nuestros, con un deseo por vivir intensamente cada momento de la vida, y que la única diferencia radica en la forma en que esto se expresa.

En nuestro afán de llevarnos nuestras costumbres como parte de nuestro vagaje, nos olvidamos que tenemos mucho que aprender de una cultura milenaria que ha logrado sobrevivir a la vorágine de la modernidad gracias a haber entendido que para vivir solo hace falta una cosa... Querer hacerlo y hacerlo con un poco de humildad hacia lo que somos, y lo que tenemos en común a pesar de las diferencias que puedan existir. Montañas, sabores, lenguas, culturas, religiones, son solo algunas de las experiencias que están abiertas a todo aquel que quiera abrirse a este mundo de sensaciones que encontramos a cada paso en este pedazo de cielo en la tierra... Nepal.


Nepal... Por los caminos del Everest.



¿QUIERES ACOMPAÑARNOS?... 
Comunícate con nosotros a través del E-mail: alfredoautiero@gmail.com o notas en "Twitter", "Instagram" o "Facebook"

PRONTO REALIZAREMOS NUESTRA REUNIÓN INFORMATIVA

Programa:
Día      19 de Septiembre: Vuelo desde Lugar de Origen hacia Kathmandú.
Día      21 de Septiembre: Llegada a Kathmandú/Nepal.
Día      22 de Septiembre: Día libre. Visitas varias a lugares de interés y preparación logística para el Trekking.
Día      23 de Septiembre:  Día libre. Visitas varias a lugares de interés en Kathmandú y sus alrededores (Patthan y Backtaphur).
Día      24 de Septiembre:    Vuelo de Kathmandú a Lukla 2830 m.- Inicio del Trekking-Lukla-Phakdingma-Mondzo 2652 m.
Día      25 de Septiembre:    Mondzo-Namche Bazar 3440 m.
Día      26 de Septiembre:    Descanso en Namche Bazar.
Día      27 de Septiembre:    Namche Bazar-Pangboche 3930 m.
Día      28 de Septiembre:    Descanso y ceremonia en el Monasterio de Pangboche.
Día      29 de Septiembre:   Pangboche-Dingboche 4.410m
Día      30 de Octubre:   Dingboche-Thukla-Lobuche 4910m
Día      01 de Octubre:  Lobuche 4910m-Gorack Shep-(Kala Día Patar)5580m –Gorak Shep
Día      02 de Octubre:   Gorack Shep- Campo base del Everest. 5.310m-Lobuche.
Día      03 de Octubre:   Lobuche- Ascenso al Campo Base del “Pokalde”
Día      04 de Octubre:  Campamento “Pokalde”- Cumbre del “Pokalde”- “Dingboche”.
Día      05 de Octubre:  Dingboche-Pangboche.
Día      06 de Octubre:  Pangboche-Namche Bazar
Día      07 de Octubre:   Namche Bazar-Lukla.
Día      08 de Octubre:  Vuelo Lukla-Kathmandú.
Día      09 de Octubre:  Día libre en Kathmandú.
Día      10 de Octubre: Día libre en Kathmandú.
Día      11 de Octubre: Vuelo Kathmandú-Lugar de Origen

 Breve descripción del programa

      Por vía aérea, nos trasladaremos desde el lugar de origen a Kathmandú, capital  de Nepal, haciendo escala usualmente en París, desde donde se suelen tomar los vuelos a Delhi. Este primer instante nos permitirá experimentar un marcado contraste entre tres mundos completamente diferentes.
Kathmandú, es una ciudad muy pintoresca y hermosa donde habitan unas 1.500.000 personas (censo 2.006). La arquitectura es muy peculiar, resaltando los monumentos y templos dedicados a la devoción y religión. Contrario a lo que sucede en las zonas montañosas, en la que la  cultura Budista es la principal tendencia religiosa, en el valle el Hinduismo florece con toda su fuerza logrando un 90% de seguidores.

A diferencia de otros países que poseen muchas religiones, castas y creencias, en Nepal todas estas tendencias conviven en paz y armonía
Las calles  de Kathmandú están repletas de turistas curiosos y de vendedores  ambulantes insistentes, quienes ofrecen las más variadas mercancías que van desde artesanías, flautas, piedras preciosas hasta hashish y opio de manera clandestina. Un olor característico generado  por mantequilla de yak, flores, incienso, y el agudo sonido de las bocinas de los scuters, rikshaws, y bicicletas, le dan un toque muy especial y pintoresco a la ciudad.
Luego de haber pasado dos días en Kathmandú, volaremos a un poblado de montaña llamado Lukla/2830 msm , el cual pertenece a la región de Solo-Khumbu, que es el punto de partida del trekking.
Este vuelo a bordo de pequeños aeroplanos, nos permitirá, con un poco de suerte, observar la cordillera del Himalaya, sus gigantescas montañas...  entre ellas el Everest.
Una vez en Lukla tendremos el primer contacto con los Sherpas, quienes habitan en esta zona del Himalaya. Son de origen Tibetano y por lo general de religión budista. Algunos porteadores nos transportarán todo el material  y equipo que utilizaremos durante el trekking.
La primera noche, así como las demás la pasaremos en un "Lodge" o posada. Comenzaremos el trekking en dirección a la montaña más alta del mundo. A partir de este momento no habrá vehículos ni tecnología avanzada, solo montañas, ríos, aire puro, y muchas estupas y gompas (Monumentos religiosos budistas).
El primer día de caminata se llegará a un pueblo llamado Mondzo, cruzando el río Duthkosi a través de emocionantes puentes colgantes.
El día siguiente ingresaremos en el "Parque Nacional Sagarmatha " y nos dirigiremos a Namche Bazar. En un punto del camino hay un sitio denominado "Everest View"  desde el cual, y con días despejados se puede observar por primera vez el "Techo del  Mundo".
Namche Bazar está situado a una altura de 3440 msm, y representa la capital del pueblo sherpa, siendo la población más grande e importante del "Khumbu Himal" (esto obliga a un merecido descanso). Todos los sábados se efectúa un interesante mercado, cuyo origen se remonta muchos siglos atrás, y en el cual se venden las mercancías provenientes de China e India.
En la siguiente jornada de marcha alcanzaremos el famoso asentamiento de Pangboche, uno de los centros budistas más importantes del área.
La siguiente etapa será Lobuche que se encuentra en la ruta hacia el Campo Base del Everest… nuestro objetivo final.
Para ascender hasta el campamento base del Everest, bordearemos por un extremo el glaciar del Khumbu, hasta llegar a un sitio denominado Gorak Shep a 5100 msm. Desde este punto es posible ascender una montaña... o mejor dicho una estribación del Pumori, llamada Kala Pattar de 5580 msm ( 600m más alto que el Pico Bolívar) y así obtener una magnifica vista al Everest, Pumori (7161 msm), Lingtren (6650 msm), Khumbutse (6640 msm), Everest (8872 msm), Lhotse (8501 msm), Nuptse (7897 msm) y muchas otras montañas más.
Con el ascenso a Kala Pattar hemos logrado nuestro objetivo más lejano. El retorno se desarrollará por el mismo camino de ascenso con la única variante de que para bajar hasta Pangboche, intentaremos escalar una hermosa montaña llamada Pokhalde (5.860m). Acamparemos en la base de esta montaña, para, al día siguiente, intentar llegar a su cumbre y dormir en Dingboche.
Nuestra siguiente noche será en Pangboche, ya que desde este lugar, al día siguiente, retomaremos la ruta que nos ha de llevar de regreso a Lukla, según el programa establecido, sin embargo no dejaremos de pasar por uno de los lugares más famosos de este recorrido, el Monasterio de Thyangboche, uno de los principales monasterios budistas del Nepal, que siendo víctima del último incendio en 1949, en 1993 fue reinaugurado, presentando un aspecto renovado e imponente. Thyangboche está edificado en la cima de un risco, rodeado por pinos, rododendros, azaleas, y muchas flores, bajo las sombras de algunas de las montañas más imponentes del mundo: Tramsercu, Ama Dablam, Nupse, Lhotse, y Everest. Es un ambiente mágico que invita a la paz y a la meditación.... tal vez con un poco de nostalgia, pero seguramente con la satisfacción de haber visitado uno de los parajes más hermosos del planeta donde los sueños de cientos de hombres han volado hasta lo más alto del mundo.
De vuelta en Katmandú, tendremos tiempo para terminar de recorrer la ciudad, hacer compras si lo desea o simplemente descansar, y no hay mejor lugar para descansar y disfrutar de este país que la majestuosa selva de Chitwang donde pasaremos dos días que nos brindarán el detalle final de este viaje que difícilmente encontremos palabras para describir.




NEPAL, La Aventura...

Por: Juana Frontera

Nuestra aventura empieza en Caracas (Venezuela), donde un grupo de 14 venezolanos emprendemos el viaje a los HIMALAYAS, encabezando el grupo se ubico el famoso montanista Alfredo Autiero, experto conocedor de estas montañas y su cultura.

Con un breve paso por París, volamos a Nueva Delhi… un breve paso por la India, que amerita un relato propio, y de allí a Nepal... especifi­camente a su capital.

Al llegar a Katmandu todo toma una nueva di­mensión y los recuerdos y experiencias regresan a un mundo en el que el tiempo no tiene un valor in­trínseco y pareciera estar detenido.Nawang, nues­tro Sirdar y ayudante nos abraza y coloca a  todos la clásica guirnalda de flores como señal de bienvenida, el bullicio de una ciudad cosmopolita que pareciera cualquier bazar medieval nos envuelve despertan­do todos los sentidos en un crisol de emociones inexplicables donde lo más antiguo se mezcla con lo moderno en un equilibrio que hace al lugar el sitio ideal para una multiplicidad de objetivos... El nuestro: Trekking al Campo Base del Everest!

En Katmandú, alojados en el “Katmandú Guest House”, pasamos 2 días en los que numerosas di­ligencias y las visitas indispensables a los Templos y monumentos de este hermoso valle, hicieron casi imperceptibles nuestra permanencia en este her­moso lugar del planeta.

El 27 de Septiembre, aun sin salir el sol nos re­unimos todos en el lobby del hotel y después de abordar los vehículos que nos llevaron al aero­puerto. En esta oportunidad nuestro destino: la pequeña población de “Lukla”, enclavada en el medio de los Himalayas. Lukla es el inicio obli­gado de casi todas las expediciones y trekkings que se dirigen hacia el “Kumbhu”, nombre que se suele dar a la región en la que se encuentra enclavada la Montana mas alta del mundo… El Everest. Un corto e inolvidable vuelo, entre las imponentes montanas a nuestro alrededor, nos lleva al mundo de los “sherpas” y lentamente a dar nuestros primeros y tímidos pasos de adap­tación en este mundo en el que la religión y las montañas se mezclan para dar forma a una leyen­da ancestral y legendaria llamada HIMALAYA.



De todos los viajes de aventura por los diferentes rincones del mundo donde tuve la suerte de poder ir… ESTE ES EL QUE JAMAS OLVIDARE.

Poco a poco, cada paso nos adentraba más en ese mundo mágico llamado Khumbu, donde la pobla­ción sherpa ha encontrado su arraigo y ha formado parte de casi todas las aventuras en la que los “oc­cidentales” nos hemos visto involucrados, siendo ellos (los sherpas) quienes hoy en día están mar­cando la pauta con las más impresionantes proe­zas: record de velocidad en ascenso al Everest (8:15 horas desde el CampoBase); record de permanencia en la cumbre del Everest (Babu Shin, 18 horas); mayor numero de ascensos al Everest (14 ascensos consecutivos). Todo esto ha sido posible porque ellos han sabido asimilar lo mejor de sus visitantes sin detrimento a una cultura ancestral, que no solo les ha permitido reforzar su identidad étnica sino los ha llevado a ser reconocidos en el mundo entero por su amabilidad, fortaleza y honestidad a toda prueba.
 Para los que ya habían visitado estos parajes, el Khumbu habría a cada paso un cúmulo de recuer­dos y sensaciones que los sumergían en un éxtasis continuo a lo largo del día, en el que el tiempo perdía cualquier referencia posible. Para los que por primera vez pisaban esta maravillosa región de montaña, un mundo totalmente desconocido per­mitía a cada uno de los 13 integrantes del grupo entregarse a su particular mundo interior, y llenarse de ese mágico mundo llamado HIMALAYA. 
 Los días fueron pasando y así también la distancia en el logro de nuestro principal objetivo “Kala Pa-tar” un resalte rocoso ubicado en una de las princi­pales aristas del Pumori, montaña esta que por su especial ubicación es considerada uno de los mejores miradores para poder observar con detalles a la diosa madre del mundo: ”Sagarmatha” El Everest. Con el pasar de los días las emociones de cada uno de nosotros se iban agudizando y con ello también la forma de interpretar y reconocer los verdaderos objetivos de un viaje a lo más recóndito de estas regiones... a lo más profundo de nosotros mismos. Al llegar a Namche, la población mas representativa de los Himalayas, aprovechamos de un merecido día de descanso, ya que la siguiente etapa del re­corrido comenzaríamos a realizarla más allá de los 4.000 metros de altura, zona en donde la marcha comenzaría a hacer mella sobre todos nosotros. Namche tiene la particularidad de ser una “gran metrópoli” en el Khumbu, sus dos ciber cafés, sus pastelerías y “discos”, la hacen el lugar predilecto de aquellos que quieren mantenerse apegados a la cotidianidad de nuestro mundo occidental; sin embargo, a partir de este lugar, otro panorama se abre al visitante y la puerta a este mundo es la majestuosa visión de la montaña más alta del planeta, custodiada celosamente por el hermoso monasterio de Thiangboche, que como atalaya en el cielo es la entrada del valle del Khumbu donde las montañas del Ama Dablam’, “Transercu”, “Taboche”, “Lhotse”, "Everest" y muchas otras se levantan majestuosas para jugar con las nubes, el cielo y los sentimientos de sus visitantes. 

Es una experiencia absolutamente increíble, las marchas entre montañas y paisajes exuberantes, de 8 a 12 horas de duración, con diferentes niveles de dicultad e inclinación.Absolutamente extenuante, y alcanzando poco a poco la altura necesaria, con sus correspondientes descensos y ascensos necesarios para lograr la ade­cuada aclimatación para llegar con poco impacto para tu salud, a alcanzar los lugares ubicados enci­ma de los 5000 (Campamento Base del Everest) y hasta cerca de los 6000 (KalaPatar).

Que es lo mas inolvidable del recorrido, que dura 2 semanas de principio a n? Es difícil decirlo... la majestuosidad de los paisajes que se pueden dis­frutar en el transcurso del desarrollo del trekking?La asombrosa hospitalidad y espiritualidad de to­dos los habitantes de ese lugar del planeta? La satisfacción del logro en completar el recorrido, cuando mas de una vez tu cuerpo te pide que lo abandones y es solo con el poder de tu mente como puedes continuar la marcha? La profunda paz espiritual que logras alcanzar luego de hacer la travesía?
 No lo se……solo puedo armar que de todos los viajes de aventura por los diferentes rincones del mundo donde tuve la suerte de poder ir… ESTE ES EL QUE JAMAS OLVIDARE.