lunes, 19 de octubre de 2009

Kailash... La montaña interior


Kailash… La montaña interior.

Dos meses fuera de casa resultó una eternidad, aunque si lo mido en función de las experiencias vividas, puedo concluir que en Tibet el tiempo no se mide por el calendario… se mide por las experiencias y de esas, si me traje muchas. Ya habían pasado varios años, tal vez más de 7, en los que el nombre del “Kailash” había estado resonando en mi mente y con toda mi fuerza de igual manera traté de concretar un programa que me permitiera, con un grupo idóneo, ponerme en contacto directo con un país y una cultura, que a pesar de su valor como sociedad, pudiéramos llamar… “En peligro de extinción”.

Solo al salir del Tibet, en aquel balcón de “Kodary” (Población fronteriza de Nepal con Tibet) que me servía de “Atalaya”, el balcón del “Kailash Tashi Deleck” Guest House, me pude percatar de la vivencia de los días transcurridos en esta remota tierra del mundo. Había dejado hace algunos minutos el “Puente de la amistad” que divide la vida estos dos países (Nepal y Tibet) en dos trozos movidos por ritmos diferentes, culturas diferentes. Fueron dos horas que marcaron definitivamente el cambio entre una vida humilde pero con alegría (Kodary-Nepal) y la otra (Zangmu-Tibet) opulenta pero oprimida y triste. Para mi, entrar y salir de Tibet (Hoy invadido por China), fue una experiencia en la que quedo de manifiesto la opresión de un estado “totalitario” sobre sus países vecinos. Restricciones en los medios de comunicación, Internet, literatura, en la que la menor presencia del Dalai Lama implica el decomiso o la destrucción. Esa mañana en la frontera, superamos el “tapón humano” en las oficinas de migración bajo el más absurdo proceso de corrupción… 30 minutos de derechos ajenos “violados” para nada, para luego pasar horas en el balcón del “Guest House” oyendo en mi I-pod “Good Bye Milky Way”, indiferente al cornetéo, al caos… yo se que se resolverá, siempre se ha resuelto, cada mañana durante horas lo imposible se hace posible en el pueblo de “Kodary”.

El Kailash, para mi fue la materialización de un sueño. Se trataba de visitar un lugar que más allá de este mundo, nos transportaría hacia otra dimensión, se trataba de visitar una montaña que no significaba nada si se veía por fuera, era una montaña que había que visitarla con nuestra presencia interior. Creo que esto no fue muy difícil, desde el momento en que entré a Tibet, la realidad de una China que trata de modificar a pasos agigantados no solo la cultura sino también el ambiente de una tierra que durante muchos años se ha negado a sucumbir a esta barbarie, me obligó a encerrarme en mi mundo y tratar de hacer caso omiso a una serie de hechos que se ivan desarrollando día tras día confirmando lo que ya había escuchado sobre este país de montañas profundas a través de las cuales se llegaba a otra dimensión. Hoy por hoy creo que esas puertas se han cerrado, El Estado Chino creo que está poco interesado en mundos que estén más allá de la economía y el poder político que representa el anexarse un territorio que además de sus privilegios fronterizos es la principal fuente de agua y algunas riquezas minerales de China.

Pero la realidad va más allá, la riqueza de Tibet radica en que su cultura tiene mucho que enseñar a la sociedad actual, enseñarnos como el trabajo justo es la base de un mundo interior rico y proclive en el que cada día el esfuerzo personal es la base de la “supervivencia”… porque Tibet está sobreviviendo. Para mi percatarme de esto no fue muy complicado después de atravesar más de 800 km. por tierra y poder compartir con esos rincones escondidos en los que los años hablaban por si solos de una tierra desvastada a punta de violencia y destrucción. En cada rincón ruinas de lo que había sido una cultura ancestral adaptada a uno de los lugares más difíciles del mundo en los que, un gran desierto a más de 4.500 metros de altura alberga a una de las poblaciones más fuertes y pacificas que nos podamos imaginar. Nómadas que con sus hábitos ancestrales han podido convivir con la paz de estas montañas y la violencia del invasor, manteniendo a pesar de todo su orgullo, su identidad y sobre todo su cultura, esa misma que permite convertir algunos lugares terrenos en “sucursales” del mundo espiritual, como en nuestro caso fue el “Monte Kailash” y el “Lago Manasarovar”, donde nos pudimos percatar que, en efecto, más allá de esa realidad cruda y violenta como lo es la invasión China a este país, un pueblo sigue profundizando sus creencias y visitando a sus Dioses tal como lo hacían hace cientos de miles de años. Girar alrededor de esta hermosa montaña (El Kailash) es como sumergirse en una dimensión en la que desaparece la violencia y en la que el tema de las diferencias culturales o religiosas dan paso a otra dimensión, la dimensión de “La Fe”. Esa misma fe que nos mantiene a todos pensando en que las cosas van a cambiar… tienen que cambiar. Esa misma fe que nos obliga a seguir adelante escalando nuestra… MONTAÑA INTERIOR.

3 comentarios:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

... ...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazon
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesia ...


AFECTUOSAMENTE
ALFREDO AUTIERO




jose
ramon...

Alfredo Autiero dijo...

La luna se refleja como un espejo en la superficie brillante del alma, dándole formas ilusórias como montañas, el mar o la vida.
Solo el alma abre los ojos y la voluntad el camino.

Juan Lorenzo Hernández dijo...

Muchas Gracias. Es un excelente trabajo. Juan Lorenzo Hernández